Fallecimiento de Pedro González-Quirós Corujo

Lugar y fecha del evento

Día: 15 septiembre, 2021

Foto: AMSO-PSOE Candidatura Municipal 1979. De Izquierda a derecha: Marisol Lillo Díaz, Wenceslao López Martínez, Pedro Gonzales-Quirós Corujo, Jesús Rodríguez Cima, José Amado Mallada Álvarez y Faustino Díaz Camblor. Fuente: “Asturias” (19-03-1979)

El pasado día 1 de setiembre de 2021, falleció en su casa de Valsera en el concejo de Las Regueras, a los 87 años de edad, Pedro Gonzalez-Quirós Corujo, cuya biografia puede verse pulsando en el link incluido en su nombre.

Intervino en la constitución del primer vestigio documental de lo que sería posteriormente la Fundación José Barreiro. El 2 de octubre de 1976 firmó como Vicesecretario la solicitud de creación de un Centro de Estudios Sociales (CES), los firmantes de la misma, definidos como Junta de Gobierno provisional fueron:

  • Juan Luis Rodríguez-Vigil Rubio (Presidente)
  • Elías Díaz García (Vicepresidente)
  • José Rosales Fernández (Secretario General)
  • Pedro González-Quirós Corujo (Vicesecretario)
  • Avelino Cadavieco Fernández (Tesorero)
  • Armando Torrent Ruiz (Vocal)
  • Vicente Montes Penadés (Vocal)
  • Bernardo Fernández Pérez (Vocal)

Formó parte de la primera corporación democrática del Ayuntamiento de Oviedo (1979-83) como concejal socialista, fue número 2 en la lista encabezada por Wenceslao López.

Papeleta Oviedo
Papeleta de la Candidatura Municipal de Oviedo 1979

La Fundación José Barreiro, se suma al pesar por su fallecimiento trasladando a su familia, viuda, hijos y amigos su sincero pésame; reproduciendo a continuación el emotivo articulo de despedida que le dedicó nuestro patrono, el ex presidente del Principado de Asturias Juan Luis Rodríguez-Vigil Rubio, el pasado día 3 de setiembre en el diario La Nueva España

Pedro Quirós, sabiduría, sencillez y bondad

Un gran problema nacional

Por Juan Luis Rodríguez - Vígil Rubio

Cuando me llegó la noticia de la muerte de Pedro Quirós, que me impactó, pese a saber que estaba mal de salud, la tristeza me hizo recordar el extraordinario personaje que era, su vitalidad, la inusual síntesis de sabiduría, sencillez, elegancia y bondad que lo caracterizaba.

A lo largo de mi vida he conocido, he tenido que tratar con multitud de médicos para infinidad de cuestiones. Pienso que no equivoco el juicio si afirmo que, entre todos ellos, Pedro Quirós fue uno de los más sabios y humanos que he conocido.

Fue un psiquiatra de gran nivel. Bien formado y notablemente informado. Era buen conocedor de los más modernos, sensatos y eficaces criterios terapéuticos en un área tan compleja y difícil como de suyo lo es la enfermedad mental.

Ya en los años setenta del pasado siglo, Pedro Quirós Corujo consiguió ser por oposición uno de los primeros jefes de servicio de Psiquiatría que hubo en España en el sistema hospitalario de la Seguridad Social y, consecuentemente, la Ciudad Sanitaria Nuestra Señora de Covadonga, de la Seguridad Social de Oviedo, tuvo la suerte de poder ofrecer de forma pionera tratamientos psiquiátricos a los pacientes ingresados en la misma, algo excepcional en el sistema sanitario de la Seguridad Social de entonces.

Como jefe de servicio de Psiquiatría consiguió articular un equipo muy plural, de altísimo nivel, que dirigió con elegancia y notable sabiduría, y afectividad, algo bastante insólito en la España de los años setenta.

También sé, por boca de muchos de sus pacientes, de su humanidad y de su bondad, además de su buen criterio médico.

Pedro Quirós era un hombre sabio, cuyos conocimientos excedían con mucho de la medicina. Sabia de cientos de cosas, y como sabía mucho y era especialmente generoso de sus saberes, enseñaba también mucho.

Yo he aprendido muchas cosas de Pedro Quirós, que le agradeceré siempre.

De su sabiduría y de su bondad tengo pruebas inolvidables y numerosas. Sabía de animales, de pesca y caza, de la tierra, sus características y calidades, del cultivo de la manzana, de los bosques, los ríos, los embalses, etc., etc., y sobre todo conocida muy bien a las personas. Pertenecía a la mejor y larga saga de los liberales ilustrados de Asturias, a fuer de demócrata de convicciones sociales muy marcadas y acendradas, en base a las cuales aceptó ser concejal por el Partido Socialista en la primeras, difíciles, elecciones democráticas a los ayuntamientos, en tiempos en los que era obligado hacer esfuerzos de verdad (y no de boquilla) para conseguir que iniciara su camino la Transición española a la democracia, que hoy algunos que no vivieron aquel período y aquellas circunstancias creen que fue un tránsito fácil, pero que estaba preñado de riesgos y amenazas de sangre.

Como persona bienintencionada, liberal, afable y nada sectaria, a Pedro le pasó como a gran parte de los muchos intelectuales que se acercaron al PSOE en aquellos años: No disfrutó precisamente de la militancia política, cosa lógica y perfectamente inteligible para quienes saben lo difícil, sectario, arduo y antipático que suele ser el mundo político por dentro. Dio de sí lo mejor y volvió a su quehacer profesional, donde siguió haciendo el bien conforme a sus inveteradas convicciones, las propias de un espíritu abierto a los valores humanos realmente importantes: la solidaridad, la amistad y el sentido de la compasión y el afecto a su familia.

En fin, se nos ha ido un gran médico asturiano y una aún mejor persona.

A su familia, a su viuda e hijos, alguna de las cuales sigue su trayectoria profesional y todos su categoría personal, mi más sentido pésame.

Creo que a estas alturas, al amigo se le puede recordar bien con el verso hermoso de Jorge Guillén, que yo le aplico:

La vida bien vivida y entendida,

si se resuelve ya serenamente,

no nos deja sabor del todo amargo,

Se va oyendo un rumor: la vida es fuente

Deja una respuesta

Lugar y fecha del evento

Día: 15 septiembre, 2021
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin