"Tenemos que compensar el fracaso del Presupuesto y gestionar la prórroga presupuestaria con agilidad y dejando al margen los intereses partidistas"


"En cualquier sistema democrático, cuando un Parlamento rechaza unos presupuestos eso es una derrota del Gobierno y este Gobierno, y de manera especial su presidente, lo reconoce y lo asume". Con estas palabras, el secretario general de la FSA-PSOE afronta la devolución del proyecto de las cuentas para 2014 tras ser rechazadas en la Junta General por todos los partidos de la oposición. A partir de esta situación, Javier Fernández avanzó que el Ejecutivo que preside tendrá que "compensar ese fracaso de la política y de los políticos y gestionar la prórroga presupuestaria con agilidad y grandeza de miras dejando al margen los intereses partidistas y electorales".

El líder de los socialistas asturianos admitió que los asturianos pueden estar "desconcertados y desorientados" por el proceso fallido de negociación del Presupuesto para 2014 que "no es beneficioso para ellos". Para paliar esa situación, Javier Fernández ha dado instrucciones al Gobierno que preside. El primer paso será que la consejera de Hacienda se reúna de inmediato con todos los consejeros para que delimiten la incidencia que va a tener la prórroga en sus consejerías y actúen con rapidez "para aminorar los efectos sobre la economía regional, el empleo y los servicios públicos". Además, Fernández ha reclamado a los consejeros que agilicen los proyectos de ley previstos para presentarlos a debate y aprobación en la Junta "porque vamos a seguir legislando y gobernando".

Javier Fernández, que anunció que el decreto de prórroga presupuestaria será aprobado antes de que acabe el año y que la voluntad del Ejecutivo socialista de Asturias es que los créditos extraordinarios estén listos el próximo mes de febrero, aseguró que "se puede y se debe gobernar con prórroga presupuestaria".

Tras el rechazo al proyecto de Presupuestos de 2014, el secretario general hizo un repaso de la situación creada. Así, Fernández puntualizó que el fracaso de la negociación presupuestaria "no es una responsabilidad única del Gobierno, sino que debe ser compartida" por el resto de grupos parlamentarios. Además, tras advertir de las consecuencias no sólo políticas sino económicas y sociales de que no haya cuentas para el próximo año, el secretario general matizó que el proyecto presupuestario que se presentó en la Junta "está en línea" con el de 2013.

Por tanto, Fernández considera que el motivo fundamental "ha sido la decisión del PSOE de votar en contra de la reforma de la ley electoral". Una decisión de la que asegura que "no me arrepiento" aunque se mostró "convencido de que hubiese habido presupuestos de haber sido aprobada la ley electoral". Sin embargo, Fernández, insistió en que UPyD “es evidente que ha incumplido el pacto” acordado con los socialistas en el que se recogía que la reforma de la ley sólo sería posible con una amplia mayoría que se concretara en aprobación en la Junta General en una mayoría reforzada de más de 23 votos. Fernández se reafirmó en que los socialistas no respaldaron la reforma "porque la seriedad es fundamental en política y no se puede saltar la palabra dada".

En el repaso de la negociación presupuestaria mantenida con los partidos con representación parlamentaria, Fernández reprochó a UPyD que se levantase de la mesa sin iniciar la negociación y de que Ignacio Prendes anunciase una enmienda de totalidad antes incluso de conocer el proyecto de presupuestos, lo que consideró "insólito", además de criticar la influencia de la líder del partido, Rosa Díez, en las decisiones tomadas por su partido en Asturias tras no ser aprobada la reforma electoral.

Respecto a las conversaciones con IU, el líder socialista se mostró convencido de que incluso "de haber aceptado en su integridad sus propuestas fiscales, Asturias estaría igualmente sin Presupuesto" al entender que el resto de los partidos "consideran excesiva" la fiscalidad que plantea la coalición. En cuanto a la negociación con el PP, Fernández lamenta que propusiera "un programa de máximos” en la presión fiscal y que la prueba de su escasa voluntad de acuerdo es que proponía la práctica liquidación del impuesto de patrimonio, un tributo que únicamente no tiene Madrid, aunque el Gobierno de España, puntualizó, le está requiriendo para que lo aplique. Finalmente. con Foro, señaló Fernández, “nunca pensé que pudiésemos llegar a un acuerdo”.

Tras decaer el proyecto de Presupuestos, el presidente del Principado ha pedido “responsabilidad” a los grupos de la oposición y la necesidad de que “arrimemos el hombro” entre todos para la aprobación de los créditos extraordinarios para lo que el Gobierno que preside “pondremos todo lo posible para negociar y acordar”.

Así pues, con la prórroga presupuestaria para el próximo año en el horizonte, Fernández dijo no estar dispuesto a presentar un nuevo proyecto de Presupuestos ni a convocar otras elecciones, las terceras "en una misma legislatura sabiendo que en 2015 vamos a tener una cuarta. No voy a embarcar a los asturianos en ese tipo de aventuras y hacerles pagar esos daños que supondrían cuatro escrutinos. Me parece un desatino y para eso que no cuenten conmigo", concluyó.