Los socialistas españoles logran que la Comisión de Desarrollo Regional alargue hasta fin de 2020 el cierre de minas no competitivas

PARLAMENTO EUROPEO

Los eurodiputados socialistas esperan que se vea reflejado en la decisión del Consejo sobre el nuevo Reglamento de ayudas


Los eurodiputados socialistas españoles en el Parlamento Europeo han logrado con sus enmiendas, además de ampliar el plazo de cierre de las minas no competitivas a 31 de diciembre de 2020, garantizar el tránsito a la competitividad de las minas que tengan expectativas de alcanzarla en 2022 y poner de manifiesto la importancia de que Europa cuente con un reserva estratégica de carbón.
 
Esta mañana se ha aprobado el informe de opinión sobre ayudas estatales para facilitar el cierre de las minas de carbón no competitivas en la comisión de Desarrollo Regional del Parlamento Europeo, que se incorporará al informe principal que tramita actualmente en la comisión de Asuntos Económicos.
 
Los diputados socialistas de las regiones mineras, María Muñiz y Antonio Masip (Asturias), Iratxe García Pérez (Castilla León), Inés Ayala (Aragón), Miguel Ángel Martínez  Sergio Gutiérrez (Castilla-La Mancha), el responsable socialista de este informe, Ricardo Cortés Lastra y Teresa Riera, coordinadora de la comisión de Industria, han conseguido que el informe establezca como fecha de cierre para las minas no competitivas el 31 de diciembre de 2020 (la propuesta de la CE es de 2014). Además, han alcanzado el compromiso para que el cierre no llegue a ser efectivo en este plazo si las minas tienen expectativas de ser competitivas en 2022 o en caso de que fuera necesaria su continuidad en aras de cubrir las necesidades energéticas de la Unión Europea.
 
El texto del informe aprobado hoy también incluye las enmiendas de los eurodiputados socialistas tendentes a justificar la actividad de las minas de carbón en algunos Estados miembros a la vista de la escasez de fuentes de energía autóctonas en Europa, al igual que la compatibilidad entre las fuentes de energía fósiles, que en algunos Estados miembros como España sólo cuentan con el carbón, con las energías renovables y la necesidad de que Europa cuente con una reserva estratégica de carbón.
 
La única enmienda que los diputados no han podido sacar adelante en esta comisión parlamentaria, por la oposición de la derecha de la Eurocámara y para la que esperan colaboración por parte del PP en el voto de la comisión de Asuntos Económicos, es la que exige que el carbón importado y comercializado en Europa cumpla con condiciones para su extracción en materia social y medioambiental equivalentes a las de las minas europeas.
 
Los eurodiputados socialistas han valorado de forma muy positiva este primer paso y esperan que se vea reflejado en los posteriores trámites parlamentarios y en la decisión final que adoptará en Consejo sobre el nuevo Reglamento europeo de ayudas públicas al carbón.