"Sólo el PSOE ofrece la garantía de gobernar anteponiendo los intereses de Asturias"

Javier Fernández tilda de "irresponsable" la actitud del actual Gobierno: "No está defendiendo los intereses de Asturias"

 El candidato socialista a la Presidencia de Asturias, Javier Fernández, aseguró que "si alguien ofrece garantía de que se puede gobernar poniendo los intereses de Asturias por delante de los suyos, ese es el Partido Socialista".

Tras la reunión de trabajo que mantuvo en Gijón con las personas que componen la candidatura socialista a las elecciones del 25 de marzo, "la gente en la que se centran nuestras expectativas y la de muchos hombres y mujeres en Asturias; gente capaz, formada, con ilusión y con un enorme sentido de la responsabilidad", Fernández recordó que "si hoy estamos aquí es justamente por el fracaso rotundo de la derecha asturiana, incapaz de gobernar". Y si la derecha volviera a obtener aritméticamente la mayoría en la Junta General del Principado, dijo, "volveríamos a estar como ahora, sin gobierno. Eso Asturias, con más de 90.000 parados, no se lo puede permitir. Y somos la única salida posible a lo que está ocurriendo".

Asimismo, criticó la actitud del actual Gobierno del Principado, "que ante la incertidumbre del tejido industrial y económico de Asturias, sólo manda alguna carta al Ministerio de Industria cuando tendríamos que tener un gobierno con un presidente a la cabeza que estuviera hablando con los agentes sociales y económicos; y que si las empresas tienen problemas, hablara con los consejos de administración, con los accionistas, con los directivos, con el regulador en materia energética... Pero nada de eso está pasando y me parece absolutamente irresponsable", lamentó.

También hizo referencia el candidato al "fraude electoral" que ha supuesto la reforma laboral: "Rajoy dijo hasta el día antes de las elecciones "no vamos a abaratar el despido". Y luego, hace la reforma del despido, del despido barato y automático, libre y sin causa. Y dice de la reforma que es útil, amplia y profunda, y equilibrada. Amplia y profunda, lo es; útil, me imagino para quién; pero equilibrada... Ese adjetivo que lo retire porque no hay ningún equilibrio de poder en el seno de la empresa donde los trabajadores aparecen más débiles que nunca", concluyó.