"Si Zapatero quiso y pudo fomentar el consumo de carbón nacional, Rajoy también puede hacerlo, pero no sabemos si va a querer"

Jesús Gutiérrez advierte de que la decisión "depende de la voluntad política" del Gobierno del PP y recuerda que el informe de Competencia señala que hay un cupo del 15% para la generación con carbón nacional en las térmicas


La Federación Socialista Asturiana considera que la decisión final del Gobierno de Rajoy para favorecer medidas que incentiven el consumo de carbón nacional "depende de su voluntad política". "Si Zapatero quiso y pudo fomentar el consumo de carbón nacional, Rajoy también puede hacerlo, pero no sabemos si va a querer". "Nos encontramos ante esa gran incógnita", señala el secretario de Organización de la FSA-PSOE, que denuncia que "desde que Rajoy se hizo cargo del Gobierno de España, todas sus decisiones en materia de minería dañaron gravemente a este sector y a las comarcas mineras".

Jesús Gutiérrez apela a la voluntad política del Gobierno del PP para saber "si Rajoy da muestras de querer defender el sector". "Quiero creer que en esta ocasión, en vísperas de elecciones generales, el Gobierno y el PP van a querer arañar todos los votos posibles y, por tanto, tomen una decisión positiva, aunque sea por una vez, hacia las comarcas mineras y pongan en marcha el mecanismo de quema de carbón nacional que tanto necesitamos", ha reclamado.

Respecto al informe de Competencia, Gutiérrez apunta que la propia CNMC recoge que "se puede generar energía eléctrica en las térmicas con carbón nacional, siempre y cuando el Gobierno así lo decida, en un porcentaje del 15%". En este sentido, advierte contra los discursos que apuntan a que "el carbón nacional es el que contamina y que no lo hace el de importación, cuando no se puede hablar más que de carbón".

Finalmente, Gutiérrez recuerda que en el momento que Zapatero aprobó en 2009 el Real decreto de garantía de suministro "no solo tuvo que luchar contra Bruselas, sino contra Galicia, que había recurrido ante el Tribunal Supremo para defender el consumo de carbón de importación en las centrales de As Pontes y Meirama, además de hacer frente al lobby del sector eléctrico, en el que no estaba EDP, que también recurrió al Supremo". Por tanto, cree que el Gobierno de Rajoy debería hacer lo mismo que en su día hizo el de Zapatero: "salvar todos los obstáculos hasta dotar al sector, como entonces, de un decreto de garantía de suministro".