"Si no hay eficiencia económica, no puede haber justicia social"

Javier Fernández cree que el país está en situación de volver a crecer y defiende la reforma laboral para generar contratos


El secretario general de la FSA-PSOE, Javier Fernández, defendió ante el Comité Autonómico de los socialistas asturianos la eficiencia económica como paso necesario para la existencia de justicia social. "Si no hay eficiencia económica, no puede haber justicia social. Es necesario razonar económicamente para poder redistribuir, para poder tener algo que redistribuir", señaló. Por este motivo, abogó por "un pacto con la realidad social y política que tenemos", para trasladar mensajes de "confianza a los mercados, aunque los mercados no nos generen ninguna confianza a nosotros". "La política se está jugando en el terreno del mal menor, y lo fundamental es tener credibilidad económica", aseguró.

"Todos sabemos quiénes son los responsables de la crisis, y la gente nos pide que sean ellos los que paguen las consecuencias", aseguró. "Nos gustaría ser justicieros, pero sobre todo hay que ser racionales y eficientes". Entre los mensajes de confianza que el Gobierno está lanzando, Fernández destacó la reestructuración del sector financiero, el planteamiento sobre el futuro de las pensiones, "porque, por suerte, va a haber cada vez más personas mayores no activas, y asegurar sus pensiones es algo que preocupa a todos los gobiernos, no sólo al de España", o la reforma del mercado laboral, que "no ha tenido que ver con el aumento del desempleo", pero que "ahora que estamos en situación de volver a crecer, se necesita lubricar el sistema para que los empresarios se decidan a contratar". Javier Fernández aseguró que el Gobierno socialista ha planteado una propuesta equilibrada. "No defendemos lo que quieren los empresarios, y para comprobarlo sólo hay que ver lo que dice el decreto".

El primer secretario de los socialistas asturianos repasó la política económica del PSOE y del PP en el Gobierno, para desterrar la idea, machacada desde la derecha, de una supuesta ineficacia del PSOE, y de un supuesto milagro económico del PP, "de un país salvado por las políticas liberalizadoras, las reformas estructurales y las bajadas de impuestos de José María Aznar". Fernández rebatió esas afirmaciones. "En 1996 no estábamos en recesión, lo habíamos estado pero un año antes España ya crecía", recordó. "El Banco de España ya había bajado los tipos de interés, y las tasas de desempleo comenzaban a disminuir". "Entramos en el euro con unos tipos de interés bajos que favorecían la exportación, con un crédito abundante y barato, y con la transferencia de fondos europeos estructurales y de cohesión, que no existían hasta que los consiguió Felipe González y que se comenzaron a recibir en 1996", explicó Javier Fernández, que también rescató los 25.000 millones de euros que el Gobierno del PP obtuvo privatizando empresas públicas, "a costa del patrimonio público de todos los españoles".

"El Gobierno del PP no se manchó con ninguna reforma estructural, ni de la administración, ni del mercado de trabajo, ni del sector energético, y sus bajadas de impuestos beneficiaron escandalosamente a los poderosos", aseguró Fernández. "En 2004, la presión fiscal en España era superior a la que se encontraron en 1996", recordó. "No podemos permitir que hablen de un supuesto milagro que no se produjo, y que parezca que ahora van a aplicar una fórmula que nunca aplicaron". Por este motivo, defendió la actuación del Gobierno socialista contra la crisis, y reivindicó para éste el crédito y la solvencia. "Es importante que los gobierno tengan credibilidad económica, aunque suponga tomar medidas muy duras", señaló.

Javier Fernández trasladó, al comienzo de su intervención, el "apoyo y la solidaridad" de los socialistas asturianos a las personas que padecieron las consecuencias del temporal de lluvia en Asturias. "Que tengan claro que van a ser tratados igual que los ciudadanos de cualquier otro territorio porque esa es la voluntad expresa y manifiesta del Gobierno de España", aseguró, y explicó que habrá ayudas para el ámbito agrario, "que necesitan ser evaluadas y definir cuál es el instrumento político con el que se abordan".

Javier Fernández también reconoció el gesto del alcalde de Parres, Manuel Millán, "que renuncia a la alcaldía por unas razones personales, que conocíamos y comprendemos".