"Se nos va una persona que simbolizaba mucho para los socialistas"

Javier Fernández traslada las condolencias de la FSA-PSOE a la familia de Rafael Fernández


El secretario general de la FSA-PSOE, Javier Fernández, se refirió al presidente de los socialistas asturianos, Rafael Fernández, fallecido hoy 18 de diciembre. Fernández acudió al tanatorio a mostrar las condolencias de los socialistas asturianos a los familiares.

"Era el presidente de la FSA-PSOE, y también el primer presidente de la Comunidad Autónoma. Más allá del nombre, y de la persona, es un símbolo. Defendió la legalidad republicana y sus ideas en la Guerra Civil, estuvo en el exilio, pero cuando volvió tras el fin de la dictadura, nunca miró para atrás con ira".

"Siempre buscó la concordia, era un hombre de consenso, y contribuyó de una manera decisiva a la reconciliación en la Transición, siempre en sintonía con sus ideas, que eran las nuestras, que eran las ideas socialistas, que defendió aquí y en México. Es un día de condolencia no sólo para su familia, sino para los socialistas porque se nos va una persona que simbolizaba mucho para nosotros".

Javier Fernández ya se había referido en Mieres al fallecimiento de Rafael Fernández. Javier Fernández dedicó sus primeras palabras en el acto de clausura del congreso del SOMA-FIA-UGT al presidente de la FSA-PSOE: “Quiero referirme antes que nada a quien hasta ahora ha sido el Presidente de la Federación Socialista Asturiana, Rafael Fernández (...) Porque no solamente estoy hablando de una persona que fue presidente de nuestra organización y que también fue presidente de la autonomía asturiana, sino de un símbolo para todos los socialistas. Un símbolo para los socialistas y para Asturias, porque representa un puente del partido antes y después de la dictadura”.

Javier Fernández señaló que “Rafael Fernández fue un hombre que defendió sus ideas, en la guerra civil”, que “perdió y formó parte de aquella España vencida, de aquella España fuera de España” y que, cuando regresó a España, lo hizo “sin ira, sin rencor” y fue capaz “de tender puentes y de convertirse en un símbolo de reconciliación en Asturias”.