"Podemos ya no quiere que se hable de Venezuela ni de Grecia, cambian cada mes de posición"

Felipe González denuncia que "cobrar por asesorar a los gobiernos de Chaves y Maduro es incompatible con representar dignamente los intereses de España" al tiempo que llama a votar al PSOE "para evitar otros cuatro años de Rajoy detrás del plasma"


Felipe González ha arremetido en Oviedo contra Rajoy, Podemos y Ciudadanos. En un mitin en el que no ha perdido ocasión de homenajear a Marcelo García y su "lealtad de piedra", así como recordar sus vivencias políticas en Asturias ("tengo a Asturias en las tripas", dijo), el líder socialista ha confesado su apoyo a Pedro Sánchez. "Me tiene a su plena disposición para lo que quiera porque no se puede alargar este ciclo negativo", ha dicho el expresidente, que ha reclamado el voto para que el PSOE sea la primera fuerza el 20-D.

Junto a Rajoy, Podemos ha sido el centro de sus críticas. Felipe González, tras reclamar "la libertad de los presos políticos en Venezuela para antes de Navidad", ha utilizado la situación del país suramericano para cargar contra los dirigentes de Podemos, a los que ha tildado de "oportunistas", porque "se han olvidado de su codependencia y no quieren que se hable de Venezuela ni de Grecia", dijo, "y no acepto que cambien cada mes de posición, es falta de dignidad".

"Tengo en mi cartera el informe que hicieron algunos dirigentes de Podemos para el Gobierno de Venezuela con descalificaciones sobre mí. La literatura que me daban allí venía de aquí", ha añadido.

Asimismo, González ha denunciado que dirigentes de Podemos "cobraban por asesorar a los gobiernos de Chaves y Maduro, ésa era su fuente de financiación, y eso es incompatible con representar dignamente los intereses de España y a los españoles". Incluso ha recordado que muchos dirigentes de la formación morada "son becarios de mi política educativa, pero no se me ocurre que lo agradezcan, solo que reconozcan la realidad".

Por otra parte, González ha demandado un cambio político en España para evitar "otros cuatro años de Rajoy detrás del plasma recortando la sanidad, la educación, los derechos sociales y las libertades".

Entre los reproches a la política del Gobierno del PP en los últimos cuatro años, recordó que "pagamos 15.000 millones de euros más, pese a que dicen que van a bajar los impuestos", al tiempo que denunció que "tenemos 34.000 millones menos en la caja de las pensiones porque la mitad se la han pulido" y reclama "recuperar la dignidad del trabajo".

Respecto al problema territorial de Cataluña, González cree que para resolver el problema, "sin sacar pecho de lata imperial, hace 500 años que España es lo que es y una panda de oportunistas no pueden venir a romper esa realidad que nos une en un espacio público de ciudadanía compartida".

Además de atizar al Gobierno del PP porque "estamos ausentes de Europa" y a Raoy por "estar bajo la falda de Merkel", Felipe González ha retado a los populares demostrar que "han presentado una sola ley en 35 años que haya aumentado la solidaridad y el espacio de libertades de los españoles".

Finalmente, el expresidente ha apelado al voto socialista "pero no para ganar por un voto sino por 500.000 votos", sin hacer caso de los sondeos electorales "porque he ganado y he perdido bastantes elecciones contra las encuestas y porque una cosa es la opinión pública y otra la opinión publicada".

"Me quedé asombrado de que Rivera diga que yo defiendo el contrato único. Qué es lo que le pasa en éso, en la violencia de género y en la propuesta de supresión del Senado", ha criticado del líder de Ciudadanos.

"La pinza está funcionando"
"La pinza está funcionando", alertó González en un momento de su discurso. Una estrategia política en la que "el Anguita de entonces, como los Iglesias, Monederos y Errejones de ahora decían que yo estaba haciendo política neoliberal". "Vas bien Pablo, vas bien, no hace falta más explicación", zanjó.

Javier Fernández, por su parte, defendió al PSOE "frente a la incuria de Rajoy, la nada de Rivera y al populismo de Iglesias". El secretario general de la FSA-PSOE ha reivindicado que "los socialistas no somos un partido nuevo que esconde su ideología, un partido de laboratorio para capitalizar el cabreo, somos un partido centenario de izquierda, somos el partido que simboliza el ascensor social, somos los que en el 82 llevamos el sueño ilustrado de una España moderna".

Asimismo, pidió recordar el pasado y la encrucijada que se solventó con la llegada de Felipe González al Gobierno, "y ahora estamos en otras encrucijadas", como el paro, la crisis territorial, etc, razón por la que cree que "los socialistas tenemos la obligación de ganar las elecciones y vamos a ganarlas".

La intervención de Adriana Lastra comenzó con un recuerdo a dos históricos del PSOE como Pablo García y Maricuela y una llamada de reconocimiento "a toda la buena casta del PSOE en Asturias".

Durante su discurso, la cabeza de lista al Congreso cargó contra "la derecha pop, la derecha de siempre pero más jóvenes, nacidos para apuntalar a la derecha en el gobierno y que no cree ni en los trabajadores ni en los sindicatos". A la nueva izquierda, que es "tan vieja como la de Anguita", le recordó la acusación de Ada Colau "llamándonos criminales a los socialistas. No le parecíamos criminales cuando nos pidió apoyo para ser alcaldesa de Barcelona y se lo dimos porque, frente a la derecha, la izquierda, y ellos solo pretenden usurpar el lugar del PSOE, atacarnos para permitir que gobiernen otros antes que el PSOE; lo hicieron y lo quieren volver a hacer".


Wenceslao López ha denunciado los recortes del Gobierno del PP, "que ha quebrado el Estado de Bienestar conseguido por los socialistas" y ha afirmado que "el PSOE es el único capaz de gobernar en la adversidad y de recuperar la mayoría social".