"Pedimos el voto para crear empleo con derechos, para reconstruir el Estado de Bienestar y para echar al amigo de Bárcenas de La Moncloa el 20-D"

Pedro Sánchez pide a Albert Rivera que "piense un poco más en las ciudadanas" y reprocha a Pablo Igleias que "renuncie a ganar a la derecha y lo único que quiere es dañar al PSOE"


Pedro Sánchez llenó de razones su discurso en el mitin celebrado hoy en Gijón para votar al PSOE el próximo 20 de diciembre. "Mientras Ciudadanos pide el voto para gobernar con el PP y Podemos lo pide para ganar el PSOE, nosotros", enfatizó el candidato socialista, "pedimos el voto para crear empleo con derechos, para reconstruir el Estado de Bienestar y para echar al amigo de Bárcenas de La Moncloa el 20-D", clamó al final de su intervención ante las 2.600 personas que abarrotaron el pabellón gijonés de La Tejerona.

El líder socialista lamentó la estrategia política de Pablo Iglesias y confesó sentir "pena de ver a una persona de izquierdas que ha renunciado a ganar a la derecha y que lo único que quiere es dañar al PSOE". Igualmente reprochó al líder de Ciudadanos "que apuntale y defienda como el PP los copagos y la reforma laboral, con su vuelta de tuerca que es el contrato único, con lo que tendrás 20 años menos, pero eres del PP", remachó.

Sánchez recordó a Marcelo García, el histórico dirigente socialista asturiano fallecido el pasado miércoles. Entre aplausos, elogió "la vida de un gran socialista como Marcelo, que pemanecerá en la memoria de todos", una figura política que tambíén mereció el reconocimiento de José Luis Rodríguez Zapatero, Javier Fernández, Adriana Lastra y José María Pérez, el resto de intervinientes en el mitin.

En el discurso del candidato socialista hubo elogios a Zapatero, "el presidente de la igualdad", reconoció, y también duras criticas para Ciudadanos por su propuesta de retirar el agravante para los violentos por violencia de género, "un pensamiento reaccionario", advirtió, "que siempre tendrá al PSOE enfrente. Pido a Ciudadanos y a Rivera que piensen un poco más en las ciudadanas", dijo entre vítores del auditorio, al que prometió que, con un nuevo gobierno socialista, "volverá a haber un gobierno paritario en España".

Por lo demás, ante el nuevo escándalo de corrupción de dos exdiputados denunció que "Rajoy diga que es normal cuando la corrupción del PP no conoce límites ni fronteras y ahora exporta corrupción". Una posición que contrasta, dijo, con el PSOE, "el partido más transparente de España" y con el "gobierno limpio" que prometió encabezar.

Rajoy fue objeto de duras críticas en distintos momentos del discurso del líder socialista. Así, tras acusarle de que "ha gobernado solo y frente a todos", le culpó de "paralizar la ley de dependencia, que me comprometo a recuperar". Además, al grito de "al suelo que viene Rajoy, refutó el anuncio de bajada de impuestos del PP. "Los que dicen que van a bajar los impuestos, mienten, como hicieron en 2011", ha añadido.

Finalmente, enumeró los asuntos que llevaría a sus primeros consejos de ministros: "apostar por la industria, entre ella la industria de Asturias, un plan contra la pobreza infantil, un pacto de Estado por la educación, un pacto contra la violencia de género y una ponencia para reformar la Constitución".

Zapatero elogia a Marcelo García y a Javier Fernández
José Luis Rodríguez Zapatero, que aclamado al grito de "presidente, presidente", comenzó su intención augurando que "estas elecciones las va a ganar Pedro Sánchez", repartió elogios a los socialistas asturianos, que personalizó en el fallecido Marcelo García y en Javier Fernández, "un socialista entero, de una pieza, de profundas convicciones. Me siento orgullosísimo de que tengáis un presidente como Javier Fernández", enfatizó.

El PP, en cambio, mereció las ironías del expresidente, que confesó haberse sentido "contento cuando vi a Rajoy ir a la boda de un dirigente del PP vasco. Casi siempre han llegado tarde, pero han llegado", se felicitó.

Ciudadanos también mereció los reproches de Zapatero por su posición sobre la violencia de género. "O no saben o es que tienen una mentalidad lamentablemente machista", al igual que censuró su propuesta del contrato único, "una propuesta laboral que el PP dejó en el cajón". “Cuanto más hablan más me parece que están sacando el programa que el PP dejó en el cajón hace 10 años", ha añadido.
"Entiendo que Pablo Iglesias, con ese nombre, quiera ser como la marca, pero que no se equivoque, que la denominación de origen del socialismo la tiene y la ha tenido el PSOE", dijo censurando al líder de Podemos, formación a la que acusó de que "ya han cambiado dos veces el programa". De Rajoy, dijo que "de lo que más sabe es de fútbol, pues que se dedique a eso". En cambió, pidió apoyar a Pedro Sánchez, "que defenderá con dignidad y orgullo el Gobierno de España".

Por su parte, Adriana Lastra, en un discurso muy emotivo y apelando al orgullo socialista, advirtió, frente a los ataques del resto de partidos, que "la derecha lleva 136 años intentando liquidar al PSOE y aquí estamos en pie".

"La nueva pinza mediática trata de acallar al PSOE"
"La nueva pinza mediática, política y tuitera intenta acallarnos pero no lo va a tener fácil", exclamó la candidata socialista al Congreso por Asturias, "porque lo que hace este partido es levantarse, la cabeza alta, el puño arriba y 200.000 compañeros saliendo a las calles a explicar lo que hace esta derecha". Podemos, por su parte, fue acusado por Lastra de "no querer ganar a la derecha sino de usurpar al PSOE" al tiempo que reprochó que este partido de utilizar la vieja política con "la difamación, la calumnia y la mentira". “Osan llamarnos casta, pues yo vengo de una casta de campesinos. Vengo de la mejor casta posible, de la de Marcelo, de Pablo García, de Maricuela, de la del Pablo Iglesias de verdad", replicó antes de elogiar a Zapatero "por hacernos más libres e iguales".

"La mentira de PP y Foro"
"En las elecciones más difíciles y dramáticas desde la Transición", según Javier Fernández, el pacto PP-Foro en Asturias fue puesto como ejemplo de mala práctica política porque los foristas han pasado, dijo, "de acusar ayer a Rajoy de ser el mayor enemigo de Asturias (…) y hoy ese partido tiene un acuerdo explicito con el PP. Un acuerdo explícito en Madrid para el gobierno de España e implícito con Podemos en Gijon para el gobierno municipal".

En este sentido, acusó a la derecha con su pacto de "mentir, y cuando se miente por método en qué pantano se convierte la política", se preguntó. "Han ido tan lejos en la mentira que ya no pueden volver". Además de alertar de que "lo que sí tiene que extrañarnos es que pacte con la izquierda. Hay que recordarlo y denunciarlo". "Ahora sabemos que Foro y PP la misma cosa es", zanjó.

Por último, José María Pérez denunció también el pacto que ha aupado a Foro Asturias a la alcaldía de Gijón, "donde se votó cambio pero no se produjo porque quienes pusieron una línea roja para separarse de la derecha les pusieron un semáforo en verde para que se mantuvieran en el gobierno de esta ciudad. Que en España no ocurra lo mismo", deseó.