La FSA-PSOE exige al Gobierno del PP que acepte las excepciones de Asturias a la normativa de purines

El secretario de Desarrollo del Medio Rural, Alejandro Calvo, asegura que "los socialistas asturianos compartimos la preocupación de los ganaderos"



La Federación Socialista Asturiana comparte la preocupación de los ganaderos asturianos por la aplicación de la normativa de purines. El secretario de Desarrollo del Medio Rural, Alejandro Calvo, exige la inmediata aceptación de las condiciones planteadas por el Gobierno de Asturias en la reunión convocada para el 31 de enero por el Fondo Español de Garantía Agraria, dependiente del Ministerio de Agricultura, en la que se debatirán las excepciones planteadas por las comunidades, entre ellas Asturias.

Calvo recuerda que fue el Gobierno de Mariano Rajoy el que aprobó el Real Decreto 980/2017, de 10 de noviembre, que modifica el Real Decreto 1078/2014, de 19 de diciembre, por el que se establecen las normas de la condicionalidad que deben cumplir los beneficiarios que reciban pagos directos, determinadas primas anuales de desarrollo rural, y que restringe la aplicación de purín mediante sistemas de plato, abanico y cañones, así como que los estiércoles sólidos deberán enterrarse después de su aplicación en el menor plazo de tiempo posible.

Esta medida, dirigida a reducción de emisiones contaminantes de la ganadería, fundamentalmente de porcino, en Asturias, según Alejandro Calvo, "no debería tener incidencia ya que no existe un problema real por este tipo de emisiones". En Asturias, ha explicado, los abonos orgánicos están formados por purines y estiércoles mayoritariamente procedentes de pequeñas explotaciones de ganado bovino, siendo prácticamente inexistentes los de ganado porcino, "por lo que la contribución de la ganadería de Asturias a la contaminación del medio ambiente por los purines es menor en comparación con otras comunidades".

Asimismo, el secretario de Desarrollo del Medio Rural recuerda que el Gobierno de Asturias ya solicitó al Ministerio de Agricultura, el pasado mes de diciembre, una moratoria de dos años para esta normativa, "sin que haya recibido respuesta".

Por otra parte, atendiendo a las características específicas de Asturas, Calvo señala que el Principado propone establecer excepciones a la prohibición del uso de sistemas plato o abanico y cañones en la aplicación de purines en base a criterios como la pendiente de los recintos, el tamaño de las fincas, la temperatura o cuando tenga lugar un tratamiento posterior, mediante enterramiento con arado de vertedera o cultivador, en un plazo determinado tras la aplicación.

En cuanto a la obligación del enterramiento de los estiércoles sólidos en el menor plazo de tiempo posible después de su aplicación, las excepciones en Asturias serían en los tipos de cultivo mediante siembra directa o mínimo laboreo, en los pastos, los cultivos permanentes y cuando la aportación del estiércol sólido se realice en cobertera con el cultivo ya instalado.