"No habría que discutir la singularidad constitucional del cupo vasco y navarro sino que esa singularidad se convirtiera en privilegio"

Javier Fernández defiende la prestación de servicios públicos de igual calidad en todas las comunidades


En el marco de la propuesta del PSOE de la reforma de la Constitución para cerrar el modelo territorial hay que tener en cuenta, según el secretario general de la FSA-PSOE, su incidencia en el sistema de financiación. En ese escenario, Javier Fernández considera el concierto vasco y el convenio navarro como dos singularidades de la Constitución que, en su opinión, "deben permanecer como tales después de la reforma" de la Carta Magna.

En ese debate, Fernández asegura que "yo no discutiría el cupo vasco sino el calculo del cupo que da unos recursos a esas dos comunidades forales muy superiores a los del sistema general porque no se calcula bien y porque no contribuye a los mecanismos de solidaridad del sistema de financiación (el fondo de solidaridad y el fondo de suficiencia) y sólo contribuye al fondo de compensación interterritorial". Por tanto, el líder de los socialistas asturianos sostiene que "no habría que discutir la singularidad constitucional sino que esa singularidad se convirtiera en privilegio, que se puede y se debe discutir".

En su reflexión sobre el modelo territorial, Fernández es partidarios de un sistema de financiación de las comunidades autónomas "que garantice una prestación de los servicios públicos esenciales de igual calidad en todo el territorio".Un sistema, explica, al que deben contribuir todos los ingresos que se recauden en cada territorio. Así pues, el secretario general cree que para garantizar que todos los españoles tengan el mismo nivel de servicios básicos de calidad, "en el cálculo del cupo y del concierto navarro deben incluirse esos mecanismos de solidaridad y determinarse objetiva y correctamente cuál debe ser la contribución de esos territorios al sostenimiento de las competencias que sigue manteniendo el Estado en esas comunidades".

Finalmente, Fernández reitera que en el debate sobre el modelo de Estado "es irrenunciable que el nivel de prestación de los servicios públicos sea de idéntica calidad en todo el territorio, un asunto importante porque en España hay desequilibrios muy grandes".