"No debemos esconder la cabeza: los informes técnicos recomiendan la incineración"

Alcaldes y portavoces socialistas de la Comarca del Caudal apoyan la planta de valorización energética


Los alcaldes y portavoces socialistas en los Ayuntamientos de la Comarca del Caudal han mostrado su apoyo a la construcción de una incineradora para la gestión de los residuos sólidos urbanos. Tras una reunión con Jesús Gutiérrez, secretario de Organización, y Adriana Lastra, secretaria de Política Municipal de la FSA-PSOE, los alcaldes de Aller, Riosa y Morcín, el teniente alcalde de Mieres (que disculpó la ausencia del alcalde, de baja médica) y el portavoz socialista en Lena se posicionaron a favor de la planta de valorización energética con rotundidad.

Víctor Manuel Fuentes, portavoz del Grupo Municipal Socialista en Lena, explicó que "no tiene sentido diferir en el tiempo una decisión que hay que tomar". Fuentes aseguró que hay concejos, como el de Lena, que también deben mejorar los métodos complementarios de gestión, como el reciclaje.

Gabriel Pérez Villalta, alcalde de Aller, recordó que "antes tirábamos la basura en una hondonada del monte, era un problema local". "La creación de COGERSA fue un salto cualitativo y al principio también generó protestas", aseguró Villata, que pidió dar otro paso hacia la incineración. "Va a ser más ecológico que lo actual, y los que viven cerca del vertedero lo prefieren".

José Antonio Muñiz, alcalde de Riosa, aseguró que "los ayuntamientos no debemos esconder la cabeza y mirar hacia otro lado en la gestión de residuos, y la incineradora es la mejor solución, apoyada por informes técnicos".

Jesús Álvarez Barbao, alcalde de Morcín, valoró de forma positiva que "se apueste firmemente de una vez por esto". "COGERSA viene dando datos técnicos que apuntaban que era necesaria una solución, porque los plazos para la colmatación del actual vertedero no van más allá de 2015".

Roberto Rodríguez, teniente alcalde de Mieres, explicó que no tiene sentido "hablar de emisiones y proponer a la vez que se quemen los residuos en una central térmica". "Las emisiones iban a ser igual, pero el efecto más peligroso por no estar adecuadas", dijo Rodríguez. "Siempre va a haber un porcentaje de materia orgánica que hay que quemar, e incluso los países a la cabeza del reciclaje tienen incineradoras".