María Jesús Álvarez: "La sanidad es un derecho, no un negocio"

"No puede confiar en el sistema público sanitario quien, como Cascos, acude a un centro privado"

La candidata número 1 de la lista del PSOE por la circunscripción occidental, María Jesús Álvarez González, expresó el "firme compromiso" de los socialistas con la sanidad pública frente a "pretensión de las derechas de privatizar los servicios sanitarios". Álvarez hizo hincapié en que para los socialistas la sanidad "es un derecho, no un negocio". Además, aseguró que no implantarán el copago porque "ya estamos pagando la sanidad con nuestros impuestos, no tenemos que pagar dos veces", añadió.

María Jesús Álvarez realizó estas declaraciones después de reunirse con representantes sindicales del hospital comarcal de Jarrio (Coaña). En la citada reunión participaron también los candidatos de la lista por occidente Marcelino Marcos Líndez, Francisco González Méndez y Elsa Pérez García.

Los candidatos socialistas se comprometieron a mantener los dos hospitales comarcales del occidente, Jarrio y Cangas del Narcea, que no están ubicados en estas zonas "por casualidad, sino que son fruto de la implicación de diferentes gobiernos socialistas con la sanidad pública y, especialmente, con la sanidad en el medio rural, en los territorios más alejados del centro", subrayó Álvarez. La candidata recordó que el PP llevó a cabo en los últimos años  una campaña de "desprestigio permanente" contra el hospital de Jarrio "anunciando semana sí y semana también el supuesto recorte de los recursos e incluso su cierre mientras todos asistíamos con preocupación y tristeza a estas declaraciones que sólo pretendían deteriorar la imagen y la confianza que los ciudadanos tenían en el hospital".

Álvarez manifestó que la sanidad pública es, para los socialistas, "una prioridad, un derecho de los ciudadanos. Queremos decirlo aquí, en Jarrio, en el occidente, alto y claro". "Hemos hecho mucho en sanidad, hemos conseguido que todos los hombres y mujeres tengan derecho a un servicio de calidad en igualdad de condiciones, pero tenemos que seguir trabajando en ello porque lo que se ha conseguido puede que no sea para siempre.  La sanidad pública peligra sobre todo cuando tenemos alternativas políticas e ideológicas neoliberales, de derechas, que plantean la sanidad como un negocio, no como un derecho", agregó.

La candidata socialista se refirió a la valoración que realizan los asturianos del sistema público de salud en Asturias: "Es el sistema mejor valorado de las diferentes comunidades autónomas, hasta el punto de que sólo un 9 por ciento de los ciudadanos tiene contratados seguros privados frente al 30 por ciento de Valencia o de Madrid, comunidades gobernadas por el PP. Evidentemente, los ciudadanos de Madrid o de Valencia no se fían de su sanidad pública porque ha sido deteriorada adrede por los gobiernos del PP".

Álvarez aseguró que el PSOE no va a utilizar la sanidad pública para fines privados "como está sucediendo en Cataluña donde se cierran los quirófanos de los hospitales públicos por las tardes y se alquilan a las mutuas". En opinión de la candidata socialista, de esa forma se corre el riesgo de tener dos tipos de sanidad, "una para ricos y otra para pobres" lo que, a su juicio, puede "devolvernos  a la época de la beneficencia o a aquella otra, no tan lejana, en que para afrontar una enfermedad grave era imprescindible vender una vaca o endeudarse, como sabemos muy bien los hombres y mujeres del occidente, del mundo rural".

La número 1 del PSOE por occidente denunció que el Gobierno de Álvarez-Cascos "ha paralizado las obras del  HUCA, que es el hospital de referencia de todos los asturianos" y afirmó que Cascos "no cree en la sanidad pública y lo ha demostrado él mismo acudiendo a un centro privado para hacerse una revisión tras sufrir una indisposición de la que afortunadamente ya se ha repuesto, lo que me alegra sinceramente".