Manifiesto del PSOE por el Día Mundial del Sida 2015



El PSOE se suma un año más a la conmemoración en todo el mundo del 1 de diciembre, Día Mundial del SIDA. Una conmemoración impulsada por Naciones Unidas para recordar, sensibilizar y actuar ante la epidemia global causada por la infección por VIH. Según el último informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), 36,9 millones de personas viven con el VIH en todo el mundo, 2 millones de personas contrajeron la infección por el VIH y 1,2 millones de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida durante el último año. En 2015 se calcula que 15,8 millones de personas han tenido acceso a tratamiento antirretroviral en todo el mundo. En nuestro país son alrededor de 150.000 las personas que viven con el VIH, con una tasa de cerca de 3.000 nuevos diagnósticos anuales, y entre 20.000 y 30.000 las personas con VIH sin diagnosticar.

En el último informe de ONUSIDA "Una Respuesta Rápida para poner fin al sida para el 2030" el organismo internacional identifica 35 países que han de adoptar la Respuesta Rápida, los cuales, juntos, suman el 90 % de las nuevas infecciones por el VIH. Centrándose en la localización, la población y en los programas que ofrezcan el mayor impacto, se obtendrán grandes beneficios para el año 2030: se evitarán 21 millones de muertes relacionadas con el sida, 28 millones de infecciones por el VIH y 5,9 millones de infecciones en niños hasta el año 2030.

Entre los objetivos a cumplir para el año 2020, se incluye el objetivo 90-90-90, que busca asegurar que el 90 % de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico, que el 90 % de las personas que saben que tienen la infección estén en tratamiento, y la supresión de la carga viral del 90 % de quienes están en tratamiento.

Por tanto, podemos afirmar que estamos más cerca que nunca de posibilitar un control efectivo de la infección en los próximos cinco años si los gobiernos y los organismos internacionales responden adecuadamente a las prioridades, necesidades y retos de esta enfermedad en los próximos años.

El Partido Socialista quiere estar a la altura de este reto histórico, tras estos cuatro años de gobierno del PP que han supuesto un grave retroceso en las políticas relacionadas con el VIH y el Sida en nuestro país. Para ello, hemos asumido importantes compromisos en esta materia en nuestro programa electoral, atendiendo a las demandas y necesidades propuestas por las organizaciones de VIH y sida españolas. Este compromiso implica queimpulsaremos un amplio consenso político en torno a las políticas de VIH, el sida, las hepatitis víricas y otras ITS que promueva un marco estable y continuado de intervención como política de Estado.

Además adquirimos el compromiso de desarrollar una Estrategia Nacional que incluya la respuesta al VIH, las hepatitis víricas y las Infecciones de Transmisión Sexual y que contemple al menos líneas estratégicas como la prevención de la transmisión, el diagnóstico precoz, la integración social y laboral de las personas afectadas, la lucha contra el estigma y la discriminación, la mejora de su calidad de vida, y el refuerzo del capital social de las ONG y otros actores en la respuesta al VIH, teniendo como prioridad la situación de los colectivos más vulnerables a la infección.

Nos comprometemos a recuperar la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida para poder asumir el liderazgo y la coordinación de las políticas de prevención, asistencia, cooperación internacional e investigación relacionadas con el VIH, el sida y otras ITS, consignando en los Presupuestos Generales los recursos económicos destinados para su funcionamiento y actividad.

Impulsaremos la investigación tanto en el ámbito clínico, como epidemiológico, preventivo y psicosocial. Este impulso se desarrollará desde varias perspectivas: dotación de recursos, mejora en los déficits de gestión que impiden el aprovechamiento óptimo de recursos, así como la recuperación de iniciativas público privadas claves en la respuesta investigadora en el ámbito social y sanitario en España, tales como la fundación FIPSE.

Consideramos fundamental avanzar en la lucha contra la discriminación, el estigma y el prejuicio, para lo que promoveremos la eliminación de todas aquellas actitudes, normas y prácticas que generen estigma, discriminación y/o trato diferente por motivos de enfermedad, en los ámbitos laboral, social, escolar y económico. Asimismo, impulsaremos el estudio y revisión de las actuales limitaciones por motivos de enfermedad en el acceso al empleo y los servicios y modificaremos aquellas normativas que no se adecuen a las necesidades de salud actuales, y que en el ámbito del VIH pasa por la modificación de la categorización de esta infección de infecto-contagiosa a infecto-transmisible.

Ampliaremos la protección contra la discriminación por motivo de enfermedad, a la familia y al entorno de la persona afectada, al tiempo que impulsaremos medidas sobre la importancia de un uso adecuado del lenguaje, por parte de los medios de comunicación, para evitar que se generen connotaciones negativas y una estigmatización social por motivos de salud, por parte de la sociedad y de la opinión pública. Además, pondremos en marcha el Pacto Social contra la Discriminación de las personas con VIH elaborado por el anterior gobierno socialista con la colaboración de múltiples actores y lo extenderemos y adaptaremos para que dé cobertura a las personas que padecen hepatitis víricas.

En el Día Mundial del Sida, las mujeres y los hombres socialistas, queremos recordar a quienes han fallecido a causa del sida, reiteramos nuestro compromiso con las personas afectadas y alentamos y apoyamos a quienes desde las organizaciones sociales o desde sus tareas profesionales, trabajan y dedican sus vidas a dar una respuesta que reduzca o elimine el impacto de esta epidemia y a garantizar los derechos humanos, el apoyo y la atención de las personas que viven con el VIH.

1 de diciembre de 2015