Manifiesto por el Día Internacional de la tolerancia cero contra la mutilación genital femenina



La Mutilación Genital Femenina (MGF), es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas, refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada, y constituye una forma extrema de discriminación de la mujer. Es practicada casi siempre en menores y constituye una violación de los derechos de niños y niñas.

Aunque se concentra principalmente en 29 países de África y de Oriente Medio, la ablación es un problema universal y se practica en algunos países de Asia y América Latina. Además, persiste también en las poblaciones emigrantes que viven en Europa Occidental, en Norte América, Australia y Nueva Zelanda.

Millones de niñas en todo el mundo están amenazadas por la Mutilación Genital Femenina, a pesar de que desde hace varias décadas innumerables organismos, asociaciones e instituciones se esfuerzan para ponerle fin a dicha práctica. En los países donde se concentra, más de 125 millones de niñas y mujeres han sufrido la ablación. En el mundo hay unos 140 millones de mujeres y niñas que sufren las consecuencias de la MGF. Se calcula que en África se han sometido a MGF aproximadamente 92 millones de niñas de 10 años o más.

Es inaceptable que este ataque a los derechos humanos siga afectando la vida y el futuro de tantas niñas y mujeres, es una afrenta a la dignidad humana, una agresión a la salud y un impedimento para el bienestar de las familias, las comunidades y los países. La MGF no aporta ningún beneficio a la salud de las mujeres y niñas, sino que la perjudica de formas muy variadas. Como implica la resección y daño del tejido genital femenino normal y sano, interfiere con la función natural del organismo femenino.

En nuestro país son cada vez más los casos de ablación a los que nos enfrentamos, no en suelo español, pero sí mediante viajes que se realizan a países donde la ablación es más generalizada y aceptada por su población. Por todo lo anterior:

Manifestamos:
La necesidad de poner en marcha planes tanto regionales como nacionales que vayan encaminados a la concienciación y erradicación de esta práctica, tanto en nuestro país como en los países de origen. Así mismo, vemos necesario dotar de financiación dichos planes que serán siempre consensuados con las asociaciones y organismo que trabajan para erradicar la
MGF.

Implementar en todo el territorio nacional un protocolo de actuación de marcado carácter preventivo que proteja a las niñas que residan en el territorio español y que corran riesgo de ser sometidas a este flagelo.

Consideramos imprescindible que dichos planes cuenten con mediadores con mujeres y hombres de las poblaciones afectadas, ya que ha quedado demostrado por el trabajo en distintos municipios de España que de esta forma ese trabajo cuenta con un mayor grado de eficacia y aceptación.

Es imperativo luchar con todos los mecanismos legales contra esta aberrante práctica que ataca contra los derechos humanos y la dignidad de millones de mujeres en todo el mundo.

Mostramos nuestro rechazo a la gravedad de las consecuencias que la MGF ocasiona en la salud física y mental de las mujeres y niñas a las que se les practica.

Consideramos que es una forma de violencia de género facilitada por estructuras patriarcales y sexistas, y debe como tal ser incluida en el Plan Nacional Contra la Violencia de Género que desde el Partido Socialista y Juventudes Socialistas de España venimos exigiendo desde hace varios años.

Debemos entre todas y todos poner fin a la mutilación genital femenina en una generación y aproximarnos a un mundo en el que los derechos humanos de todas las mujeres, niñas y adolescentes sean plenamente respetados, su salud esté protegida, y estas puedan contribuir en mayor medida a nuestro futuro común.