Manifiesto día internacional de las personas mayores

Este año 2012 ha sido declarado por la UE como «Año europeo del envejecimiento activo y de la solidaridad intergeneracional» con el objetivo no sólo de sensibilizar a los ciudadanos europeos acerca de la contribución que las personas mayores pueden aportar a la sociedad, sino también de animar a los responsables políticos y las personas interesadas a actuar a fin de crear mejores oportunidades para el envejecimiento activo y fortalecer la solidaridad intergeneracional.

Efectivamente, hoy, las personas mayores expresan una clarísima voluntad de autonomía, como manifiesta el hecho de que un 87% desea vivir en su casa el mayor tiempo posible. Pero, a la vez, desean mantener relaciones familiares intensas, fruto de esto y de la gran solidaridad intergeneracional que demuestran, un 70 % contribuyen al cuidado de sus nietas y nietos.

Queremos manifestar nuestro firme compromiso con el envejecimiento activo de nuestros mayores, facilitando su participación activa en la sociedad, para lo que seguiremos promoviendo políticas que persigan un mayor protagonismo de las personas mayores, el desarrollo de espacios de participación social y política, y actuaciones que permitan su participación solidaria sin alejarles, por motivos de edad, de la dinámica social.

Hoy, en España hay más de 8 millones de personas mayores que cobran una pensión media de 827 euros mensuales. Los Gobiernos socialistas han sido determinantes para garantizar el sistema de pensiones en España. En primer lugar, mediante un incremento de las cuantías de las pensiones mínimas sin precedentes en la historia de la democracia española y que se ha mantenido constante a lo largo de las dos últimas legislaturas socialistas, logrando la reducción de cinco puntos porcentuales en la tasa de pobreza entre las personas mayores. Es verdad que la posición económica de los mayores ha mejorado en los últimos años, pero a pesar de ello, la tasa de riesgo de pobreza es superior en cuatro puntos a la media de los españoles. Hoy, el 21,7% de los mayores presentan ese riesgo y, con la crisis, este porcentaje está creciendo.

El hecho de vivir más tiempo y mejor debe ser considerado como un logro del Estado del Bienestar -impulsado por el Partido Socialista- y no como un problema. La jubilación debe ser considerada una etapa más del ciclo vital. Una etapa en la que los jubilados se sientan y sean tenidos como los protagonistas de su propia evolución existencial. Para ello es necesario que este protagonismo sea reconocido y auspiciado tanto en su esfera interna como en la externa, algo que nuestro partido viene promoviendo hace años a través del Grupo Federal de Mayores.

Por otro lado, cada vez más personas mayores están adquiriendo un protagonismo inesperado por su decisiva aportación social: no solo por su frecuente papel de abuelos cuidadores, sino porque sus pensiones se convierten en fuente principal de ingresos de muchos hogares, en los que conviven con sus hijos y/o nietos desempleados. En el primer trimestre de 2012 había 422.600 hogares (un 21,7% más que en el mismo periodo del año anterior) en los que la persona de referencia era jubilada o pensionista y convivía al menos con una persona en paro.

Trabajaremos junto a las organizaciones de mayores y el conjunto de la sociedad en la elaboración de estrategias que tenga por objetivo la erradicación de los prejuicios y discriminación por razón de edad.

Ante esta situación, agravada por la crisis, el Partido Socialista quiere denunciar las medidas adoptadas por el Gobierno de Rajoy que han supuesto un ataque brutal, sin precedentes, a las personas mayores:

- El Gobierno del PP saca pecho por haber subido un 1% las pensiones pero no explica que, al día siguiente, les suben los impuestos a los pensionistas a través del IRPF, lo que supone una reducción de su poder adquisitivo.

- Por primera vez, los pensionistas tienen que pagar por sus medicamentos, que antes recibían de manera gratuita, generándose un riesgo de perjuicio a su salud.

- La paralización y los recortes aplicados en la Ley de dependencia decididos por el Gobierno del PP están dejando desprotegidos a los dependientes y a sus familias, sobre todo, a las personas mayores.

- La dotación del Programa de Vacaciones para Mayores del IMSERSO se ha reducido un 25%. Un programa del que no sólo se benefician las personas mayores sino que, además, genera importantes retornos económicos y de empleo en las zonas turísticas beneficiadas, contribuyendo a ocupar hoteles y negocios en temporadas de baja ocupación.

- Drástica reducción del programa de teleasistencia domiciliaria de 32 a 2 millones, que permite a las personas mayores y/o discapacitadas que viven solas y en situación de riesgo, entrar en contacto verbal con un centro de atención especializada.

Para el Partido Socialista envejecer debe ser un sinónimo de actividad, salud, satisfacción y calidad de vida. Por todo ello, instamos al Gobierno a desarrollar, fomentar y difundir un concepto de las personas mayores ajustado a los derechos que les corresponden como parte integrante de la ciudadanía, sin discriminaciones ni desigualdades de trato.