Álvaro Cuesta exige a la Iglesia una respuesta clara contra los abusos sexuales

El diputado asturiano señala que "no valen hipocresías ni paños calientes porque son delitos repugnantes"


El diputado socialista por Asturias, presidente de la Comisión de Justicia y secretario de Libertades Públicas y Derechos de Ciudadanía del PSOE, Álvaro Cuesta, criticó la actitud de la Iglesia Católica ante los escándalos sexuales de algunos religiosos implicados en casos de pederastia ocurridos recientemente en España y en diversos países. Y así lo ha manifestado en una pregunta formulada hoy al Gobierno en el Pleno del Congreso, en la que se  ha interesado por las medidas que está adoptando el Gobierno contra este tipo de delitos.

Cuesta ha exigido a los responsables eclesiásticos "una respuesta contundente" contra los abusos sexuales de menores porque "en esta materia no valen hipocresías ni paños calientes como las formuladas por algún destacado miembro de la Santa Sede o de la Conferencia Episcopal. No son de recibo palabras como las de Monseñor Cañizares cuando responde que nos atacan para que no se hable de Dios", ha señalado.

El responsable socialista ha resaltado que una de las preocupaciones que recorren Europa son las agresiones y los delitos contra  la libertad sexual y, especialmente, contra  los menores. Así, se ha referido a una comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo en la que se afirma que "entre un 10 y un 20% de los niños europeos corren el riesgo de ser objeto de agresiones sexuales".

Además, ha hecho hincapié en que hechos como los escándalos sexuales de algunas de las Diócesis, seminarios o congregaciones de la Iglesia Católica, los casos de pederastia ocurridos en Irlanda, Austria, Alemania, Holanda, Italia, Estados Unidos o el último registrado en España, concretamente en Gran Canaria, donde se han producido casos de pederastia, "son delitos repugnantes a los que los Estados debemos dar una respuesta contundente".
 
El parlamentario socialista ha aseverado que "el tema es una prioridad en la Unión Europea y  también ha destacado las medidas puestas en marcha en España para atajar delitos de este tipo, como el Plan de Derechos Humanos, la reforma del Código Penal y la Proposición no de Ley aprobada por este Congreso, en junio de 2008, en materia de delitos contra la libertad sexual. Delitos en los que "el bien a proteger adquiere una dimensión especial", ha añadido.

"A los que descalifican las leyes de un parlamento democrático, a ellos les digo con sus mismas palabras, que en estos temas, cualquier comprensión, por tibia que sea, es una licencia para violar", ha concluido.
 
 Por su parte, el Ministro de Justicia, Francisco Caamaño, también se ha referido a las medidas que el Gobierno ha tomado en el marco de la Presidencia de la Unión Europea para luchar contra la pederastia y la explotación sexual de menores. Así, ha explicado que España ha promovido la celebración de una conferencia internacional sobre la protección del menor en los sistemas judiciales europeos.

Caamaño ha hecho alusión a la reforma del Código Penal, que actualmente se tramita en el Congreso y ha recordado que contempla una "nueva y más precisa regulación de los delitos sexuales, especialmente cuando las víctimas son menores de edad" y ha remarcado que "el Gobierno está trabajando con un compromiso firme contra esta clase de delitos".

El Ministro de Justicia ha asegurado que en esta reforma se dedica un capítulo específico a los delitos de agresión sexual cometidos contra menores de 13 años, se tipifican conductas relacionadas con la captación y aprovechamiento de menores para espectáculos públicos, el ejercicio de la prostitución y se regula también el delito de trata de personas.
   
Además, ha indicado que la libertad vigilada para delincuentes de difícil rehabilitación hará que exista un seguimiento posterior de su conducta tras su puesta en libertad, una vez cumplida la pena de prisión, una medida que  permitirá "proteger a las víctimas".