"Los socialistas planteamos que los pequeños y medianos patrimonios en Asturias, en herencias en línea directa, no tributen por el impuesto de sucesiones y donaciones"

Javier Fernández explica que esta propuesta fiscal, que se incluirá en el programa electoral, pretende "corregir y adaptar un tributo que está generando competencia fiscal entre comunidades"




Javier Fernández ha presentado hoy la propuesta fiscal de la FSA-PSOE, que será recogida en el programa electoral, sobre el impuesto de sucesiones y donaciones. El secretario general anunció que "los socialistas planteamos que los pequeños y medianos patrimonios, en las herencias entre cónyuges o de padres a hijos, no tributen por esta figura impositiva en Asturias".

La modificación tributaria, aclaró, no significa "que el impuesto se va a eliminar, como ocurre en Madrid, pero sí que hay que cambiarlo". Javier Fernández argumentó dos razones para el cambio tributario. Por un lado, explicó, para corregir el denominado error de salto que, en la actualidad, propicia que un hijo que hereda un patrimonio de 150.000 euros no pague pero, en cuanto supera esa cantidad, "debe pagar una cantidad relevante y creemos que eso hay que corregirlo y hay que adaptarlo".

Para Javier Fernández, el cambio en el impuesto se debe también al contexto de fiscalidad existente en España "porque no se puede obviar que ahora existe competencia fiscal y ojalá no existiera". En este sentido, recordó que los socialistas han reclamado al Gobierno de Rajoy que "armonice el tributo para que no existan esas diferencias entre comunidades autónomas". Además, el secretario general explicó que las modificaciones respecto a este tributo afectarán también a la empresa familiar.

Por su parte, el coordinador del programa electoral, Pachi Blanco, ha destacado que la FSA-PSOE es partidaria, desde el punto de vista ideológico, de mantener el impuesto de sucesiones y donaciones "no tanto por su capacidad recaudatoria sino porque contribuye a dar coherencia al sistema fiscal, que defendemos que sea progresivo y equitativo y que no recaiga en las rentas del trabajo". Blanco considera que "es muy importante mantener sucesiones y donaciones porque viene a gravar la riqueza no ganada".

No olvidó criticar "las fuertes presiones a que está sometido este impuesto como consecuencia del proceso de descentralización fiscal, que genera una competencia fiscal a la baja y presiona sobre las competencias reguladoras del impuesto". La propuesta de Asturias en este impuesto, según Blanco, se plasmará también en el programa federal del partido.

Dolores Carcedo, por su parte, concretó que, con la propuesta de modificación en el impuesto de sucesiones, un heredero que reciba un patrimonio de 151.000 euros, por el que ahora paga 18.453 euros, pasaría a pagar solo 76 euros.

En su repaso de la situación actual del impuesto de sucesiones y donaciones en Asturias, la consejera de Hacienda recordó que las herencias hasta 150.000 euros no pagan este tributo, salvo que dispongan de un patrimonio superior a los 402.000 euros, lo que se traduce en que "más del 95% de los herederos en línea directa en Asturias no pagan el impuesto".

Respecto a otras comunidades, detalló, "un hijo que hereda 145.000 euros en metálico pagaría 17.342 euros en Murcia, 16.002 euros en Canarias, 7.930 euros en Galicia, 173 euros en Madrid y no pagaría nada en Asturias", argumentó.

Mejora en el tratamiento fiscal de la vivienda
La propuesta fiscal de la FSA-PSOE incluye también la mejora del tratamiento fiscal de la vivienda. Según la consejera de Hacienda, se flexibilizan los requisitos y, en vez de tener que permanecer la vivienda en el patrimonio del heredero 10 años, tendrá que permanecer solo 5. Además, la aplicación de la deducción máxima de 122.000 euros por heredero se elevará a 200.000 euros.

Dolores Carcedo ha destacado también que la propuesta tributaria contempla la mejora de la fiscalidad para las transmisiones de empresas, que limitará el límite del valor de la empresa.

La consejera eludió cuantificar el recorte que tendrá en los ingresos las propuestas de modificación en el impuesto de sucesiones (cuya recaudación en 2014 ascendió a 124,8 millones de euros) "porque no es un impuesto que se comporte de manera regular en el tiempo".

Preguntado por los periodistas, Javier Fernández descartó que la propuesta fiscal sobre el citado tributo sea electoralista. "Es ahora, un mes antes de las elecciones, cuando hay que presentar el programa electoral y, para los socialistas, es una medida importante por el contexto de competencia fiscal en España y porque hay unos errores que se necesita corregir".