"Los socialistas nos oponemos radicalmente a una reforma fiscal que quita dinero a los pobres para dárselo a los ricos"

Luisa Carcedo, Marivín Monteserín y Antonio Trevín critican al Gobierno de Rajoy por actuar como "un Robin Hood a la derecha, a la inversa"



Los diputados nacionales del PSOE por Asturias han iniciado con la reforma fiscal una ronda de ruedas de prensa en las que se abordarán asuntos incluidos en el modelo de oposición ciudadana que los socialistas han comenzado a poner en práctica en el Congreso. En el caso de la reforma fiscal, el PSOE, según Antonio Trevín, "hará una radical oposición a la reforma fiscal que ha planteado el Gobierno".

"El drama de la reforma es que muestra un Robin Hood a la derecha que quita dinero a los pobres para dárselo a los ricos", resumió Luisa Carcedo el espírirtu de una reforma puesta en marcha para "que los ciudadanos que tienen obligación de pagar más impuestos dejen de pagar, las clases medias se quedan más o menos como están y las clases con menos de 12.000 euros estarán al margen, pero es que ya sufrieron un aumento de impuestos indirectos y la incorporación de copagos sanitarios, a la dependencia y disminución de las becas".

El PSOE, explicó Trevín, defiende una reforma fiscal en la que haya un reparto equitativo de las cargas y beneficios entre los ciudadanos y que intente dinamizar la economía de un país, "objetivos que no se cumplen con esta reforma fiscal".

Los diputados socialistas asturianos han mostrado su rechazo a una reforma "que aspira a disminuir parte de los impuestos que el PP subió en 50 ocasiones en los últimos dos años y medio". En el reparto de impuestos, Trevín denuncia que "no es equitativo" y ha criticado que "el 1% de los españoles con más rentas se ahorrarán el 30% de sus impuestos; el 10% con más rentas se ahorrarán el 60% mientras que el 30% que tienen menos rentas no se ahorrarán ni un euro".

En el caso de los beneficios, según Trevín, la reforma fiscal "tampoco es equitativa porque la mayoría de la población sufre recortes en los servicios de sanidad, educación y dependencia". Al contrario, denuncia los beneficios que obtienen las grandes corporaciones empresariales, "que se ahorrarán 3.000 millones de euros en impuestos, la misma cantidad con la que se benefician los contribuyentes con rentas superiores a los 60.000 euros, pero que no benefician a las pymes, que no se ahorran impuestos".

Carcedo, por su parte, argumentó que "España es uno de los países de la zona euro con menos gasto público, que supone el 50% del PIB en la zona euro, mientras que en España no llega al 43%, con un descenso brusco en los últimos años".

Además, la diputada explico que "la presión fiscal en España está nueve puntos por debajo de la zona euro" por lo que, en su opinión, plantear una reforma fiscal con rebaja de impuestos "únicamente tiene tintes electorales".

Por último, Carcedo denuncia que, en un momento en el que en España hay "mucha pobreza y una situación dramática en muchas familias", los socialistas "nos oponemos radicalmente a una reforma fiscal que sólo beneficia a las rentas altas y perjudica a los que ganan menos de 12.000 euros al año. Ese es el drama, que se desvían rentas de los que menos tienen a los contribuyentes que más tienen".

Finalmente Mariví Monteserín, reiteró que "no es una hipérbole decir que la reforma fiscal supone un Robin Hood a la inversa" al tiempo que denuncia que "el PP quiere bajar ahora los impuestos que antes había subido".