"Los socialistas estamos en total desacuerdo con la reforma local y nuestra prioridad será derogar la ley"

Elsa Pérez e Ignacio García Palacios denuncian que la ley "genera incertidumbre" en los ayuntamientos y alertan de "las consecuencias" que provocará la próxima entrada en vigor de la norma


La secretaria de Política Municipal de la FSA-PSOE, Elsa Pérez, ha trasladado hoy "la preocupación" de los socialistas ante "las consecuencias" de la próxima entrada en vigor de la reforma local, "una ley de racionalización y sostenibilidad de las administraciones locales que es regresiva que pretende despojar de competencias a los ayuntamientos y que, en el caso de aplicarse, los pondría en una situación de grave incertidumbre".

Pérez, que estuvo acompañada por el presidente de la FACC, Ignacio García Palacios, y los alcaldes socialistas de Llanera y Siero, Gerardo Sanz y Ángel García, Cepi, ha criticado el planteamiento que hace la reforma local según el cual, si un ayuntamiento no puede financiar un servicio, éste pasaría a manos de la comunidad autónoma "y la paradoja es que ni las comunidades se han comprometido a hacerse cargo de estas competencias ni tienen recursos para hacerlo porque la ley no habilita fórmulas para la financiación".

Dada la situación, la secretaria de Política Municipal ha reiterado "el total desacuerdo con esta ley y, si los ciudadanos otorgan la confianza al PSOE el 20-D, la derogación de esta ley será una de las primeras medidas que tome Pedro Sánchez como presidente del Gobierno".

Para Pérez, la intención del PP con la reforma local es "despojar de competencias a los ayuntamientos para debilitar cada vez más lo público y seguir profundizando en el desmantelamiento del Estado de Bienestar. En concreto, denunció que hay 19 prestaciones que ofrecen ahora los ayuntamientos “y que se ponen en riesgo" con la entrada en vigor de la ley de reforma local como, por ejemplo, los servicios de ayuda a domicilio y la teleasistencia.

Ignacio García Palacios, por su parte, lamentó que la reforma local "haya nacido fruto de la mayoría absoluta del PP y sin pasar por el consenso, por lo que es una ley que tiene el rechazo de las administraciones locales". El presidente de la Federación Asturiana de Concejos (FACC) puso como ejemplo del rechazo que más de 3.000 ayuntamientos firmaron el recurso ante el Tribunal Constitucional.

"Una carta no quita una ley", denunció García Palacios respecto a la misiva enviada por el secretario de Estado a los ayuntamientos en las que se propone una moratoria en la prestación de los servicios sociales municipales hasta finales de año, iniciativa que también fue criticada por el alcalde de Llanera. Gerardo Sánz, que pide "que el PP se defina, que sea tan claro y contundente como el PSOE y que se termine con el caos al que se está abocando a los ayuntamientos".

García Palacios considera que, dado la reforma local "genera incertidumbre" , "el gobierno que salga de las urnas el 20-D tendrá que escuchar a las corporaciones locales y consensuar una ley". A su juicio, la ley de reforma local debe respetar la autonomía municipal y la financiación tanto autonómica como local para procurar servicios de proximidad a los ciudadanos.

Finalmente, el presidente de la FACC advierte de que la entrada en vigor de la reforma local "puede desembocar en un desapoderamiento en el que los alcaldes y muchos ayuntamientos pequeños terminarían siendo figuras decorativas sin contenido".