"Los ayuntamientos del PP recurren al barullo contra el Plan Concertado para tapar sus propias vergüenzas"


Alcaldes socialistas y portavoces municipales, reunidos en la sede de la FSA-PSOE, fueron advertidos sobre el peligro que se cierne sobre los servicios sociales municipales en el caso de que sea aprobada la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración, un anteproyecto de reforma local que "preocupa" en la Federación Socialista Asturiana, según la secretaria de Política Municipal, Adriana Lastra, porque "lo que pretende el Gobierno de Rajoy es eliminar los servicios municipales en los 71 ayuntamientos asturianos de menos de 20.000 habitantes y hacer un drástico recorte en los de las grandes ciudades". Una predicción compartida por la consejera de Bienestar Social, Esther Díaz, que junto con los alcaldes de Llanes, Navia y Corvera y el presidente de la FACC advirtieron de "la quiebra absoluta de la prestación de servicios sociales" al tiempo que anunció "un 2014 muy duro".

Tanto la consejera como el resto de portavoces socialistas rechazaron las críticas de los ayuntamientos del PP al Plan Concertadol y animaron a los municipios de la derecha "a dejan de tapar sus vergüenzas y recurrir a la estrategia del barullo y poner de ejemplo al Gobierno de Asturias frente al Gobierno de Rajoy para que incremente las partidas que se destinan a las personas que más lo necesitan".

En este sentido, Adriana Lastra denunció que "los recortes del Gobierno de Rajoy en bienestar social en Asturias en los dos últimos años ascienden a 14 millones de euros: 11 millones en dependencia, 1.300.800 euros en teleasistencia y una reducción del 70% (1.800.500 euros) en el Plan Concertado". Una responsabilidad que atribuyó "al Gobierno de Rajoy, con la complicidad del PP de Asturias y de Foro Asturias que abandonaron a los que más lo necesitan" Lastra contrapuso este ajuste del PP al "compromiso" del Gobierno del Principado, que ha incrementado en 600.000 euros las partidas destinadas a servicios sociales.

Esther Díaz denunció también que las críticas de los ayuntamientos del PP al Plan Concertado sólo pretenden "hacer ruido para ver si se olvida lo que se está cerniendo para 2014, con una ley que puede suponer la quiebra absoluta de la prestación de los servicios sociales" y que, en su opinión, "afectará a la supresión de unos 200.000 empleos en el personal municipal en toda España".

Además, la consejera recogió el guante para formalizar "lo antes posible" la firma del Plan Concertado que le reclamaron los alcaldes, que están sufriendo problemas de tesorería al estar adelantando fondos para estas prestaciones sociales desde hace ya cuatro meses.

La alcaldesa de Llanes, junto con los alcaldes de Corvera y Navia y el resto de los regidores socialistas, cerraron filas contra los recortes sociales. Dolores Álvarez Campillo cargó contra los ataques de la derecha, atribuyendo "su postura de montar jaleo a una táctica de mal pagador". Por su parte, el alcalde de Corvera, José Luis Vega, tildó de "atraco a mano armada" la reforma local que proyecta el PP y que, "de salir adelante, los ayuntamientos no tendremos ayudas sociales en 2014 ni para atender las ayudas de emergencia". Por su parte, el alcalde de Navia, Ignacio García Palacios, advirtió que el recorte supone "un ataque frontal contra los más desfavorecidos".

Por último, el presidente de la Federación Asturiana de Concejos, Antonio de Luis Solar, reiteró que la reforma local significa "un riesgo para las políticas de bienestar social municipal" y llamó la atención al Ejecutivo del PP para que siga el ejemplo de "refuerzo" del Gobierno de Asturias y no se empecine "en el recorte y el retroceso de las políticas sociales".