"Lo auténticamente dañino para España es la reforma laboral, no la huelga"


Javier Fernández no sólo reiteró hoy su posición combativa con la reforma "antilaboral" aprobada por el Gobierno de Rajoy. El candidato socialista a la Presidencia del Principado también aprobó la huelga general que "legítimamente" han convocado los sindicatos el día 29. "Cuando desde el PP dicen que es muy dañina para la economía española, yo les digo que lo auténticamente dañino para la economía, para los trabajadores y para la sociedad española es la reforma laboral", clamó. Y por esa razón, dijo, "los sindicatos van a dar respuesta a esa reforma en la calle. Y el día 25, nosotros debemos de dar respuesta a esa y a otras reformas en las urnas".

En el mitin celebrado esta mañana en Avilés, Javier Fernández, acompañado por el Lehendakari Patxi López, reivindicó la defensa del estado de bienestar y la resistencia de los ciudadanos a las "malas ideas" que desde la derecha quieren inocular "en sus conciencias: que el crecimiento es incompatible con la justicia social. No lo podemos permitir".

También incidió en el "desgobierno" de los últimos meses. Porque "Cascos venía a mandar, pero no democráticamente sino absolutamente". Sobre el recurrente argumento de la supuesta trama entre el PSOE y el PP, Javier Fernández aseguró que se trata de un discurso "adulterado adrede, no está paranoico, es su trinchera para ocultar la incapacidad". Por eso, añadió, "no hay que mandarlo al psiquiatra, sino fuera del gobierno de Asturias".

Patxi López, que precedió a Fernández en el turno de palabra, también alegó en su intervención contra la reforma laboral que, además de abaratar el despido y romper el equilibrio entre empresario y trabajador, persigue "aniquilar la fuerza sindical, dejarlos sin capacidad porque a la derecha no le gustan los sindicatos", sentenció.

Asimismo, se mostró muy crítico con Álvarez-Cascos, "que no quiso nunca gobernar, vino a mandar el solito y como no pudo mandar, rompió la baraja de forma irresponsable".

El día 25, concluyó el lehendakari, "está en juego la igualdad, la justicia social y el progreso. Está en juego que Asturias no se estanque y haga frente a la crisis sosteniendo las políticas sociales con el mejor presidente que Asturias pueda tener".