"Las derechas política y económica quieren hacer de los funcionarios públicos los chivos expiatorios de la crisis"


El candidato socialista a la Presidencia del Principado, Javier Fernández, se comprometió a gobernar después del día 25, con "la eficacia como principio y la legalidad como límite", una administración "transparente" en la que los gestores trabajen "en colaboración, cooperación y diálogo, que es lo que no ha existido estos meses", con la sociedad y con los empleados públicos; trabajadores a los que, en su opinión, las "derechas políticas y económicas quieren hacer los chivos expiatorios de la crisis".

Por ello, quiso expresar su compromiso con la "extraordinariamente importante" estabilidad institucional en Asturias, la renovación de las instituciones y la puesta en marcha de la administración después de los meses de "incapacidad, incompetencia, inacción y parálisis administrativa" a los que ha sido sometida por el Gobierno de Álvarez-Cascos.

Asimismo, animó a los servidores públicos "porque sé que lo están pasando mal, ellos han padecido en primera línea este desgobierno y ven cómo tratan de inocular en la conciencia política de la gente que los empleados públicos son burócratas e inoperantes".

Fernández, que afeó esta posición, advirtió que lo que tratan con ello es de desprestigiar al Estado, a la función pública, "para sustituirla por lo que llaman sociedad civil pero que deberían llamar por su nombre, sociedad mercantil: quieren mercantilizar muchos servicios públicos esenciales como la sanidad y la educación, algo que nosotros no vamos a permitir", sentenció.

El candidato, que hizo estas declaraciones en la visita a Cangas de Onís, una de las paradas en su programa "seis78" con el que se propone recorrer los 78 concejos asturianos, llamó al conjunto de la ciudadanía a "no recaer" el día 25 en la misma "enfermedad" que aqueja a Asturias:  "Si bien las recaídas son muy malas en las enfermedades, son mucho peores en la política", afirmó.

Previamente, Javier Fernández visitó los concejos de Sariego, Nava, Piloña y Parres. "Quiero transmitirle a la gente de toda Asturias lo que nos estamos jugando: que haya gobierno", concluyó.