"La Unión Europea debe tener un sistema permanente para la adopción de refugiados"

Jonás Fernández denuncia, tras su visita a los campos de refugiados en la frontera entre Serbia y Hungria, que "la situación es atroz"



El eurodiputado asturiano Jonás Fernández, tras su viaje este fin de semana a los campos de refugiados en la frontera entre Serbia y Hungría para conocer in situ la situación, se ha mostrado conforme con la decisión del Parlamento Europeo de respaldar la propuesta de la Comisión Europea para adoptar una política europea de adopción de refugiados, "que ahora mismo no existe". La adopción de un sistema para acoger a 160.000 refugiados en los países de la UE, "que probablemente se quede corta", según Fernández, debe concluir en la aprobación de "un instrumento permanente para la adopción de refugiados, un sistema organizado para repartir a los refugiados en cuotas por países con financiación europea".

"La situación de los refugiados es atroz, la cosa más parecida al infierno junto con las propias guerras", ha alertado el eurodiputado socialista tras su visita a los campos de refugiados, donde ha comprobado que entre las víctimas de este drama humanitario "hay mujeres embarazadas y muchas familias con bebés".

El europarlamentario socialista ha denunciado, respecto a la instalación de concertinas, que "el Gobierno húngaro está usando a presos para esa construcción", además de cargar contra la práctica de las mafias "sacándoles dinero a los refugiados". Una situación que le lleva a afirmar que "la recepción que están teniendo en Hungría no puede ser peor".

"En Serbia hay un campamento oficial que está razonablemente bien para lo que nos hemos encontrado en Hungría, donde los refugiados son llevados a campos vallados, con concertinas y con una fuerte vigilancia policial que impide que la prensa se acerque", ha explicado Fernández. "La oleada de gente es increíble y la sensibilidad con la que son recibidos en Hungría no puede ser peor". Asimismo, el eurodiputado asturiano se queja de que las autoridades húngaras "están gastándose la financiación que les ha dado la Comisión Europea en campañas de publicidad contra los inmigrantes y contra los refugiados".