"La Transición no fue un camino planificado porque nadie sabíamos a dónde íbamos, ni siquiera Suárez"

Ramón Jáuregui propone tomar como modelo la Transición para "dar ahora lo mejor de nosotros para superar la crisis y el descrédito de la política"


Medio centenar de paneles de imágenes y textos sobre la prensa de la Transición, entre 1975 y 1978, sirvieron de marco para el debate sobre ese periódico histórico. Una mirada retrospectiva sobre la época que condujo desde el final de la dictadura hasta la democracia que, según Ramón Jáuregui, "no fue un camino planificado porque nadie sabíamos a dónde íbamos, ni siquiera Suárez". El diputado socialista aseguró en el acto de inauguración de la exposición En los albores de la Transición que "Suárez quería una reforma sin ruptura" y que "el gran momento de la ruptura política" se produjo porque los partidos de la izquierda y los nacionalistas elegidos en las elecciones 1977 "le dicen a Suárez que las Cortes deben ser constituyentes".

Pese a la "presión fáctica del terrorismo, con 100 muertos en 1979", recuerda Jáuregui, "hicimos una gran obra en la Transición". Un logro que el número 2 de la candidatura socialista a las elecciones europeas cuestiona que "ahora se critique y que los antisistemas y algunas organizaciones juveniles digan que fue fruto de un momento histórico y que hay que rehacerlo todo". "Se equivocan porque sobre esa base hemos construido una fase de 30 años fantásticos", remachó.

En su defensa de la Transición política, "un punto y aparte histórico en la trágica historia española", Jáuregui pidió tomar como ejemplo ese periodo histórico para "dar lo mejor de nosotros para evitar que se produzca el derrumbe y superar la crisis y el descrédito de la política".

Asimismo, pidió recuperar la "ilusión" de la Transición para conseguir que "España pueda volver a ser un país de primera". "Si hicimos la Transición en condiciones mucho más difíciles, cómo no vamos a ser capaces de hacerlo ahora", una tarea que, en su opinión, "deben liderar los socialistas".

Por su parte, Luisa Carcedo se felicitó de la iniciativa de la Fundación José Barreiro al organizar en la Casa del Pueblo de Oviedo una exposición "de gran actualidad por la coincidencia con el fallecimiento de Suárez". Un político del que cree que "es justo reconocer que fue el que pilotó el tránsito de la dictadura a la democracia". No obstante, la diputada socialista reclamó también protagonismo para el papel jugado por la sociedad española en ese periodo, a quienes definió como "los remeros del barco que pilotaba Suárez". "La Transición no hubiese sido posible sin la sociedad española y su ansia de libertad y de justicia de las que se les había privado durante 40 años". También Carcedo destacó el "papel relevante que jugaron el PSOE y la UGT" en ese periodo político "en el que nuestro partido tuvo siempre una posición equilibrada y sensata".

Para Wenceslao López, la exposición En los albores de la Transición es "una mirada al pasado para valorar una época trascendental", por lo que elogió la iniciativa de la Fundación José Barreiro para "poner en valor un legado para la nuevas generaciones". El secretario general de la AMSO dijo echar en falta "la ilusión a rebosar que teníamos en la Transición, que ahora nos falta y que es necesaria porque un pueblo sin ilusión no tiene futuro". Un futuro, añadió, que "hoy más que nunca está en la UE porque seremos lo que sea la Unión y eso requiere cambiar la mayoría conservadora por una mayoría progresista".

Por último, el director de la Fundación José Barreiro repasó algunos de los episodios históricos que se recogen en la muestra, como los asesinatos de ETA o la matanza de los abogados laboralistas de Atocha. Manuel Fernández de la Cera destacó el valor testimonial de los "cerca de medio centenar de paneles que muestran la extraordinaria dificultad que tuvieron que superar los protagonistas políticos" de ese periodo, tal como se recoge en la prensa de la época y en los boletines de los partidos políticos y los sindicatos.