"La prueba de que Rajoy no quiere regenerar nada es el pacto de la vergüenza, el pacto de la Gürtel que ha alcanzado el PP con Cascos"

Javier Fernández advierte a PP y Foro que, "si no recuerdan su pasado enfrentamiento, los socialistas recordaremos y nos avergonzaremos por ellos" y Pedro Sánchez ataca "el fracaso" de Rajoy y llama a Podemos a sumarse al pacto contra el yihadismo


Los socialistas han atacado con dureza el pacto electoral entre el PP y Foro en el mitin celebrado esta tarde en Avilés. Tanto el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como el líder de la FSA-PSOE, Javier Fernández, han criticado "el pacto de vergüenza y de la Gürtel" y denunciado que "la derecha asturiana ha perdido la vergüenza y la gente le ha perdido el respeto". Además, el acto político ha servido de marco para criticar las políticas de Rajoy y ofrecer un cambio el 20-D de la mano de un gobierno socialista, sin olvidar la llamada del secretario general a Podemos para que se sume al pacto antiyihadista.

"La prueba del algodón de que Rajoy no quiere regenerar nada es el pacto de la vergüenza, el pacto de la Gürtel que ha alcanzado el PP en Asturias con Cascos", ha señalado Sánchez en su intervención, continuando así con las aceradas críticas que Javier Fernández ha dedicado al acuerdo de las derechas asturianas, una iniciativa política que contrapuso a la actitud de los socialistas, "porque nuestra política no pasa por mentir ni engañar ni aparentar lo que no somos".

En este sentido, recordó la llegada de Álvarez-Cascos a la política asturiana, "que se llenó de pactos por atrás y del nefando pacto del duernu", que "venía a redimir a Asturias". Y, recordó también cuando Cascos decía que "Rajoy era el enemigo de Asturias, Montoro un mentiroso compulsivo y Pastor iba a prostituir la variante de Pajares". Y que tras enfrentarse Foro y PP "como hooligans, con matonismo político (…) ahora se ponen de acuerdo". Tras la entente cordiale, Fernández ha advertido que "si la derecha asturiana ya no recuerda, nosotros recordaremos y que, si no tiene vergüenza, nosotros nos avergonzaremos por ellos". "Y no puede haber regeneración porque no hay vergüenza", remachó.

Durante su intervención, el líder de la FSA-PSOE reivindicó que "la política de los socialistas es sentirnos cerca de la angustia de la gente por la que estamos en ella, generar confianza, reconciliar a los ciudadanos con las instituciones y presentar un programa electoral realista, sensato y bien trabado, un proyecto de cambio y un candidato que va a por todas y que va a ser el presidente del Gobierno de España".

Las tres heridas de España
Tras esta declaración de intenciones, Javier Fernández defendió las propuestas reformistas del PSOE "para sanar las tres heridas de España, la de la corrupción, la de la nación y la de la economía". Asimismo, citó entre los retos futuros conseguir que España siga siendo un país industrial, corregir la desigualdad en la escuela, "donde se enseñe a los niños a tener conciencia fiscal" y apostar por una sociedad laica. Una sociedad, según Fernández, "que seguimos necesitando a Europa, que ahora está inventándose a sí misma y mientras tanto hay cientos de miles de personas que están dispuestos a morir por entrar en Europa, pero una Europa que tiene que ser la era final del nacionalismo, que quede en despojos y en barreduras".

No olvido en su discurso reivindicar el derecho al aborto, un estado federal en España y agitar la bandera de la igualdad porque "no vamos a cambiar un discurso centrado en la igualdad por un discurso centrado en la diferencia".

Pedro Sánchez, tras augurar que "el 20-D vamos a ganar a la derecha, vamos a ganar al PP", hizo un guiño a la comarca avilesina y a Asturias al explicitar su compromiso, en caso de gobernar ,"con la reindustrialización de Asturias y con la defensa de ArcelorMittal".

Citó también el líder socialista como hechos a imitar la apertura de dos nuevos hospitales públicos en Asturias, el mantenimiento del salario social y la próxima ley que impulsará el Gobierno del Principado para combatir la desigualdad salarial de las mujeres.

La buena política
La negación de la nueva y la buena política le sirvió para reivindicar "la buena política, que es lo que necesita España" y para criticar la decisión de Podemos de no apoyar el pacto contra el yihadismo. "Podemos, con tal de no estar unido al resto, es capaz de desmarcarse de un pacto contra el terrorismo yihadista, que es un acuerdo abierto y les esperamos para que se unan con todos los demócratas".

A renglón seguido centró sus críticas en Rajoy, "el ejemplo de la peor de las políticas", según Sánchez, al que acusó de "mentir para llegar al poder. Ha mentido estos cuatro años y aspira a perpetuarse en el poder mintiendo a los españoles". Tras señalar que el presidente del Gobierno y Mas "son dos caras de la misma moneda porque que utilizan la confrontación como moneda electoral", ridiculizó el pensamiento político de Rajoy: "así que si, como dice, una taza es una taza y un vaso es un vaso; "usted es un fracaso", zanjó.

Para finalizar, Pedro Sánchez reclamó el apoyo para el PSOE el 20-D porque "no habrá cambio si no ganamos" y advirtió de que "si no concentramos todo el voto de la izquierda en el único partido que puede ganar al PP, seguirá gobernando Mariano Rajoy y España necesita más izquierda y no la suma de las derechas". Con el cambio de los socialistas, anunció que se derogará la LOMCE, la Ley Mordaza, la reforma laboral, se bajará el IVA cultural, se recuperará el derecho al aborto, se universalizará la educación de 0 a 18 años, se recuperará la tarjeta sanitaria, “que los jóvenes sean la generación recuperada, un futuro por la dependencia y un futuro para las mujeres con una ley para combatir la desigualdad salarial, así como crear un ingreso mínimo vital y recuperar el subsidio del desempleo para los mayores de 52 años".

Adriana Lastra, que acabó su discurso recordando a Pedro Sánchez que las y los socialistas son "tu ejercito para llevarte a la Moncloa", en el que Javier Fernández, dijo, es "el capitán del frente Norte", reivindicó al PSOE porque "nuestra huella está en lo mejor de esta España en los últimos 35 años". Tras acusar a Rajoy de que "con cuatro años de mayoría absolutista se ha acelerado el deterioro de nuestras normas de convivencia", enfatizó el "esfuerzo heroico para defender el Estado de Bienestar, que resiste solo por la labor de las instituciones gobernadas por los socialistas".

Para Lastra, las políticas del PP en el gobierno solo han servido para "sacar de la agenda política a las mujeres y expoliar los derechos de los trabajadores". Y tras reivindicar "compromiso e ideología" en el PSOE retó "a quien dice que no hay izquierda ni derecha a que comparen las matrículas universitarias en Madrid o Asturias, que le diga a un madrileño sin recursos si sabe lo que es el salario social que cobran miles de asturianos desde hace años o que pase una semana ingresado en un hospital público murciano y en uno asturiano y que compare".

Mariví Monteserín, por su parte, que inició su intervención diciéndole a Pedro Sánchez que "necesitamos que llegues a la Moncloa porque vivimos tiempos difíciles", contrapuso la transformación de los gobiernos socialistas, desde el primero de Felipe González hace 33 años, con el gobierno de Rajoy, que "ha ido a por los más débiles", con "cuatro años especialmente duros para Avilés, que ha desaparecido del mapa de todos los ministerios". La alcaldesa de Avilés concluyó reclamando a Pedro Sánchez la necesidad de "modificar el sistema de subasta y apostar por políticas industriales porque Rajoy es un peligro para toda la comarca avilesina".