"La Eurocámara ha dado una clara señal a los gobiernos europeos para ampliar las ayudas al carbón"

Los socialistas españoles en el Parlamento Europeo celebran la aprobación del informe que pide ampliar hasta 2018 las subvenciones a minas no competitivas

 
Los socialistas españoles en el Parlamento Europeo han celebrado la aprobación por abrumadora mayoría del informe que pide la ampliación de las ayudas a las minas de carbón no competitivas hasta el año 2018 frente al 2014 propuesto por la Comisión Europea.
 
A pesar de que en las comisiones parlamentarias de Industria y de Desarrollo Regional, los eurodiputados socialistas habían conseguido posponer a 2020 el fin de las ayudas, "somos conscientes de que lo fundamental en la votación de hoy es mandar una señal clara al Consejo y Comisión sobre la necesidad de ampliar el plazo de ayudas, creando un marco estable para la industria del carbón", ha explicado María Muñiz.
 
Gracias a las enmiendas socialistas, se ha logrado que el cierre efectivo de las minas no se produzca en 2018 si se han convertido en competitivas en este periodo o las necesidades energéticas de la Unión exigen su continuidad. Además, se ha logrado que se flexibilice el descenso de las ayudas concedidas para el cierre, eliminando el 33% anual empresa por empresa que proponía la Comisión.
 
Otro logro socialista en este informe ha sido que en el articulado se incluyan en las ayudas los costes referidos a la investigación y a las inversiones en tecnología para reducir el efecto contaminante del carbón; este tipo de ayudas para el carbón limpio podrán extenderse más allá del plazo fijado por el reglamento.
 
Los socialistas también han conseguido que se reconozca la importancia de que exista una producción mínima de carbón sin límite temporal en aras a la suficiencia energética en la Unión Europea, la escasez de de fuentes autóctonas en Europa, la importancia del carbón como fuente fósil autóctona y su compatibilidad con las fuentes de energía no fósiles.
 
"El mensaje de la Eurocámara es claro en favor del carbón europeo y en contra de las reducción drástica propuesto por la Comisión Europea, que confrontaba a las zonas mineras a graves problemas económicos y sociales y toda la UE a más dependencia energética del exterior", ha subrayado María Muñiz.