N´asturianu

"La democracia es la primera víctima de la desigualdad"

Javier Fernández aboga por reforzar los derechos sociales y se muestra "orgulloso de la buena gestión de los servicios públicos" que hace el Gobierno de Asturias


Javier Fernández ha defendido, en la jornada sobre desigualdad y empleo organizada por la FSA-PSOE, la necesidad de fortalecer el Estado social como dique contra la desigualdad y ha advertido de que "la democracia es la primera víctima de la desigualdad".

El secretario general de los socialistas asturianos ha negado durante su intervención en el taller Combate la desigualdad que un Estado pueda ser de Derecho sino es un Estado social y ha apostado por una democracia que no sólo ofrezca derechos formales. "A la democracia no hay que echarle sólo alas sino las raíces de los derechos sociales", ha indicado. En este punto, Fernández cree que "o existen derechos sociales o extrema desigualdad" y que los ciudadanos no se sienten comprometidos con las instituciones si no tienen igualdad. "Se puede tener democracia o extrema desigualdad; las dos cosas no", ha resumido.

Tras alertar de que España "es el país de Europa donde la crisis está generando más desigualdad", ha advertido del crecimiento de la industria del lujo y de la alimentación a bajo precio, paradigmas de la desigualdad, por lo que, concluyó: "si tenemos extrema desigualdad, está claro que nuestros adversarios son los que promueven o los que se benefician de la desigualdad".

"Evitar que la desigualdad estalle como una bomba"
Para cambiar el rumbo y evitar que la desigualdad "estalle como una bomba de relojería en la próxima generación", Fernández apuesta "por la provisión colectiva de los servicios sociales y por la reducción de las desigualdades en renta y riqueza".

Convencido de que hay que apostar por la redistribución, a través del Estado de Bienestar, el líder socialista reiteró su llamada a las clases medias para "preservarlo y defenderlo". Para llevar a la práctica la propuesta fiscal de los socialistas "para cambiar la economía, generar recursos y tener un eficiente estado social", ha asegurado, "necesitamos ganar a la derecha europea y avanzar en la construcción de Europa". Una Unión Europea en la que considera que "no es posible mantener la unión monetaria sin unión fiscal".

En el combate contra la desigualdad, Javier Fernández ha reconocido que la tarea de su Gobierno de la que más orgulloso se siente es "la buena gestión de los servicios públicos". "Me enorgullece presidir una comunidad que sobresale por su sanidad, su educación y sus servicios sociales más que por cumplir el déficit", ha añadido.

Presupuesto por "obligación ética"
Tras felicitarse porque "hemos convertido al Principado en una muralla contra la desigualdad", Fernández puso en valor el acuerdo del proyecto de Presupuestos de 2015, "como una obligación ética", con unas cuentas autonómicas que destinan el 67% en gasto social "para combatir la desigualdad". Además, el secretario general da importancia a un acuerdo "en el que el Gobierno regional ha antepuesto los intereses de los asturianos a los cálculos electorales partidistas".

Durante su intervención, Javier Fernández se refirió también a la crisis y la fórmula elegida para afrontar la crisis que, a su juicio, "son el motor de la centrifugación política, la del voto y la territorial, que hoy vive España".

Fernández, que ha defendido que "a la recesión económica se le superpone hoy la recesión democrática", recordó que su predicción de que la prolongación de la crisis sería un terreno abonado para populismos y salvapatrias "se ha cumplido".

En su análisis sobre las causas que han provocado la crisis, Javier Fernández ha defendido la posición del PSOE en la relación entre los mercados y el Estado. "Queremos un estado regulador. Estado y mercado, las dos cosas, pero impidiendo que el mercado haga del Estado el chico de los recados", ha explicado.