N´asturianu

"La consolidación del Estado de Bienestar en el Principado es un patrimonio común de todos los asturianos"

Javier Fernández reivindica el compromiso ideológico con las pensiones "frente a quienes sólo las ven como un problema de caja"


Javier Fernández volvió a reclamar, durante el encuentro con mayores celebrado en Lugones, la publicación de las balanzas sociales para demostrar, dijo, "que Asturias estaría entre las mejores comunidades". Un logro que el secretario general de la FSA-PSOE considera "el resultado de años en los que los gobiernos de Asturias se han preocupado de consolidar el Estado de Bienestar, que no es el logro de ningún presidente ni de ningún partido sino un patrimonio común de todos los asturianos que hemos sido capaces de construir". Un patrimonio social, defendió Fernández, "que me comprometí a proteger porque la calidad de nuestros servicios públicos es la joya de la corona de la sociedad asturiana y yo no quiero que se malbarate".

Por otra parte, las personas mayores que acudieron a la Casa de Cultura de Lugones a escuchar la intervención del secretario general de la FSA-PSOE pudieron oír a Javier Fernández reivindicar el "éxito social" que, a su juicio, supone "que Asturias esté entre las zonas europeas con mayor esperanza de vida".

Tras reconocer "el serio declive demográfico" en Asturias, el líder de los socialistas se felicitó de que, por primera vez, el Gobierno del Principado "esté abordando el pacto demográfico desde una visión global".

Pese a admitir que "es malo que tengamos una descompensación demográfica", Javier Fernández valoró positivamente que "ahora tengamos una vejez mejor y no tenemos que arrepentirnos de que nuestro sistema sociosanitario haya mejorado la calidad de vida de nuestros mayores sino que hemos de celebrarlo como un triunfo colectivo, que no es de ningún gobierno y del que nadie puede adueñarse".

Pese a los logros sociales conseguidos, el líder de los socialistas asturianos admitió que "esto tiene marcha atrás y se pueden dar peores condiciones para la mayoría". En este sentido, alertó de que los avances en el Estado de Bienestar pueden retroceder "y ahora tenemos la sensación de que nuestros hijos van a tener que trabajar como esclavos y a competir sin compasión, y eso nosotros no lo queremos".

La izquierda y la derecha
Para evitar "el riesgo de un fracaso colectivo", el secretario general pidió ver como "una obligación ética el empeño en la protección del Estado de Bienestar". Una defensa que, en su opinión, se debe hacer desde la reivindicación de la ideología. "Sigamos hablando de izquierda y derecha", reclamó, "frente a los que quieren otras distinciones y frente a los que quieren hablar de los de abajo y los de arriba pese a que hay mucha gente de los de abajo que comparten los valores morales de los de arriba y se convierten en sociedades jurídicas a efectos fiscales, que es algo que siempre hicieron los de arriba".

Para Fernández, los socialistas deben tener un compromiso ideológico con las pensiones, la sanidad, la educación o los servicios sociales. "Si se consideran las pensiones como un mecanismo de solidaridad intergeneracional y un derecho inalienable, defenderé su continuidad pero, si reduzco el problema de las pensiones a un problema de caja, estaré defiendiéndolas con un criterio distinto". Un enfoque, denunció, que se aplica en la Union Europea, "donde han estado dando órdenes quienes reducen el Estado de Bienestar a un problema de caja y entienden que los servicios sociales son un derroche y un lujo que no nos podemos permitir en tiempos de crisis". Una argumentación que considera "muy mentirosa", y puso como ejemplo a los países centroeuropeos "que dedican más porcentaje de su riqueza al gasto público que el que dedicamos nosotros".

Para demostrar el distinto enfoque que los partidos dan a las políticas sociales, el secretario general de la FSA-PSOE comparó "el aumento del 53% de las pensiones mínimas en España entre 2004 y 2011, con gobiernos socialistas, frente al 5,5% de incremento, con gobiernos del PP, entre 2011 y 2015".

Además, se enorgulleció de que, en Asturias, "pese a nuestras dificultades presupuestarias, siempre hemos mantenido nuestro compromiso con las inversiones sociales". Fruto de este esfuerzo, "Asturias es la segunda comunidad del régimen general, tras Castilla y León, con mejores servicios sociales". Asimismo se felicitó de que el gasto en servicios sociales por habitante en Asturias, 354 euros, "suponga 55 euros por habitante más que la media estatal". Un porcentaje por encima de la media que también tiene Asturias en plazas residenciales para mayores, así como mejores indicadores en la cobertura de ayuda a domicilio y en la red de servicios de proximidad. Un rosario de datos que, según Fernández, demuestran que "no hemos retrocedido y hemos resistido". "Debemos estar orgullosos porque nos hemos empeñado en conservar este gran patrimonio colectivo que en otras comunidades se está desmoronando. Hemos aguantado los ataques", se felicitó.

Durante el encuentro con mayores, la consejera de Bienestar Social, Graciela Blanco, señaló que "el Gobierno del Principado aporta casi 26 millones de euros a los planes concertados frente a los 800.000 euros que destina el Gobierno de España, que ha recortado su aportación presupuestaria en un 70%" por lo que, a la luz de los datos, "se ve quién apuesta por la inversión social".

Por su parte, el candidato del PSOE a la alcaldía de Siero, Ángel García, Cepi, se comprometió a señalar como prioridades en el concejo los servicios básicos de agua y saneamiento, "ser solidarios con la zona rural, elegir democráticamente a los alcaldes de barrio y dar prioridad al empleo".

Al encuentro con mayores celebrado en Lugones asistieron representantes de 9 hogares de pensionistas de Siero, cinco asociaciones de vecinos, tres asociaciones de mujeres, 10 alcaldes de barrio y la presidenta de la FAMPA.