Jesús Caldera advierte de que la reforma laboral dejará hasta 21.000 parados más en Asturias este año


El secretario de Ideas y Programas de la Ejecutiva federal del PSOE y vicepresidente de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, ha advertido que el "efecto adicional" de la reforma laboral destruirá 21.000 empleos en Asturias este año. Junto a la diputada del PSOE por Asturias y secretaria de Desarrollo Socioeconómico y Programas de la FSA-PSOE, María Luisa Carcedo, el exministro de Trabajo presentó en Oviedo el informe "Reforma laboral y crisis: efectos sobre la economía española".

En él, economistas solventes mantienen que, debido a la reforma laboral, aumentará en casi 4.000 el número de puestos de trabajo que se perderán en Asturias este año sobre los 16.800 que el Gobierno de Mariano Rajoy ha considerado en su cuadro macroeconómico para 2012. De este modo, según el informe, al terminar el año se podrían alcanzar los 120.000 parados en
nuestra región.

Para Caldera, los efectos de la reforma laboral aprobada por el Gobierno español no son positivos ni en términos sociales -ya que recorta derechos- ni en términos económicos puesto que acentúa la recesión que sufre el país. "Es una reforma procíclica, hecha para despedir, que acentúa la caída de la economía mientras todo el mundo pide a Europa su intervención para estimular el crecimiento económico, es decir, políticas anticíclicas, políticas de estímulo económico", aseguró.

Además, dijo que "representantes de pequeños empresarios nos indican que lo que necesitan las pymes españolas es crédito; que su problema no estaba en el modelo laboral, que ya la legislación española era bastante flexible. Si haces una reforma laboral para despedir aún más gente, la economía va a caer aun más".

Asimismo, denunció Caldera que, desde el punto de vista de los incentivos económicos, "esta reforma está mal diseñada porque intenta favorecer la creación de empleo con un contrato que permite que la empresa reciba cuantiosas ayudas económicas:la mitad de la prestación por desempleo del trabajador, bonificaciones a la Seguridad Social y un crédito fiscal de 3.000 euros por trabajador. Se dan esas ayudas mientras la empresa puede seguir despidiendo a otra parte de la plantilla. No se exige que aumente el empleo. ¿Qué forma de utilizar los recursos de todos los ciudadanos es esta?".

La última Encuesta de presupuestos familiares del Instituto Nacional de Estadística (INE), publicada en el mes de junio, "nos da la razón", aseveró el vicepresidente de la Fundación Ideas. "Por primera vez en España, en los últimos 20 años, el ahorro es negativo. Las familias gastan más de lo que ingresan. Bajan los salarios, aumentan los despidos, baja el consumo, se acentúa la caida económica y esto, al final, es una pescadilla que se muerde la cola".

Por último, recordó que el Gobierno ha reducido la partida destinada a "favorecer el empleo de los que están en desempleo en 1.500 millones de euros este año. Definitivamente, no es la reforma que necesita la sociedad española", sentenció