Javier Fernández propone un plan a los agentes sociales y económicos para mejorar la educación y la formación

El candidato socialista recuerda ante la comunidad asturiana de Uruguay la capacidad de los emigrantes para convertir la crisis en oportunidad.


Javier Fernández visitó a la comunidad asturiana residente en Uruguay. Tras conocer las instalaciones del centro asturiano de la capital, el candidato socialista a la Presidencia del Principado participó en un acto político que acogió el Club Español de Montevideo. Ante los presentes Fernández recordó a los emigrantes españoles que "se vinieron a las Américas a ganarse el pan, a mandarlo a Asturias, a sus familias. Las trajeron, las crearon aquí, y fueron capaces de crear una comunidad asturiana fuera de Asturias, una comunidad de gente honesta, trabajadora, sensata y solidaria". "El cariño, la identidad, las raíces la fuerza de Asturias, esa manera que tenemos de ser nosotros mismos allá donde estemos. El estar en Asturias y estar a la vez en Montevideo, eso es el milagro de la asturianía".  

Javier Fernández expuso su interés por mejorar las oportunidades de los jóvenes: "Lo que propongo a los agentes sociales y económicos es un plan para la mejora de la educación y la formación, porque son dos cosas distintas. Se habla mucho de formación, pero hay que hablar de educación. De educar para que comprendan el mundo y de formar para que sepan competir en él", explicó.

Fernández aseguró a los presentes que Asturias saldrá de ella en el pelotón de cabeza de las autonomías convirtiendo la crisis en oportunidad: "Los socialistas no creemos en la magia. Creemos que hay que trabajar, que hay que generar riqueza y que esa es la manera  de luego poder redistribuirla, y tener empleo y estos sistemas de bienestar. Y eso es lo que todos tenemos que tener claro para poder convertir la crisis en oportunidad. Y seguramente ese mensaje no podría calar mejor en ninguna parte que aquí porque es lo que hicisteis vosotros,  y los que vinieron antes que vosotros, convertir su crisis en oportunidad. Porque llegaron con las manos vacías, llegaron empujados por la necesidad, algunos llegaron vencidos en una guerra, y no se pusieron a llorar por el agua derramada, ni se pusieron de rodillas, se pusieron a trabajar. Y sí, sentían añoranza de su tierra, añoranza de Asturias, añoranza de su vida anterior, pero eso no les impidió ser lo que sois vosotros: ciudadanos integrados y comprometidos con vuestro nuevo país".