Javier Fernández presenta un plan de ajuste "equilibrado, ponderado y en sintonía con la naturaleza política del gobierno"

El conjunto de medidas cumple con el objetivo de déficit y preserva la calidad de la sanidad, la educación y los servicios sociales


El presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández, ha presentado esta tarde las líneas generales del plan de ajuste que el Ejecutivo asturiano ha elaborado para cumplir con los recortes impuestos por el Gobierno de España y atender el objetivo de déficit fijado en el 1,5% del Producto Interior Bruto regional.

Fernández ha calificado la propuesta de "equilibrada, ponderada y en sintonía con la naturaleza política del gobierno"; y ha asegurado que cumple con el objetivo de déficit "preservando la calidad de la sanidad, la educación y los servicios sociales".

Las medidas de ajuste afectarán a cuatro áreas de actuación: los ingresos, con medidas fiscales de solidaridad de los ciudadanos que más tienen con los más castigados por la crisis; el control del gasto público y la austeridad; la reestructuración del sector público y la reprogramación de las inversiones, optando por aquéllas de mayor urgencia y las que permitan la recuperación de ingresos.

Las propuestas de ajuste y reformas del Gobierno asturiano se articulan en el Plan Económico- Financiero de Reequilibrio 2012-2014 (PEF), pendiente de aprobación en la próxima reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, aún sin fecha fijada, y en el Plan de Ajuste para evaluar la condicionalidad fiscal de los mecanismos extraordinarios de financiación, vinculado a la ley de endeudamiento de 243,4 millones de euros para saldar la deuda con los proveedores, aprobada en la Junta General del Principado de Asturias el 14 de junio y que al día siguiente contó con el visto bueno del Consejo de Ministros.

Servicios públicos de calidad

El Gobierno del Principado, pese a la difícil coyuntura económica y a los recortes impuestos por el Ejecutivo central, apuesta por blindar los pilares del estado del bienestar y asume la responsabilidad de mostrar que hay alternativas políticas al discurso de demolición de los pilares del Estado de Bienestar.

La apuesta por la enseñanza pública se traduce en varias medidas esenciales:

- Mantenimiento de la ratio de alumnos.
- Preservación de otros derechos educativos como las becas de apoyo a los estudiantes.
- Las tasas universitarias no sufrirán incrementos en la primera matrícula.
- Reestructuración del mapa educativo de Asturias para evitar duplicidades y apostar por una gestión más acorde a las necesidades reales.

El compromiso con la sanidad parte de un principio inequívoco: el dinero destinado a la salud pública es una inversión, no un gasto. El Gobierno del Principado plantea una serie de medidas de aplicación inmediata, pero también estructurales:

- Ahorro del gasto farmacéutico, con la extensión del programa de dispensación de fármacos genéricos, lo que implicaría una rebaja de 16 millones de euros anuales, y la potenciación de la central de compras, que representaría un ahorro de otros 5,2 millones.
- Reducción a una única gerencia por cada una de las 8 áreas sanitarias de Asturias.
- Revisión del mapa de servicios sanitarios.
- Mantenimiento de los hospitales y centros de salud existentes en el Principado.
- Revisión de la atención urgente hospitalaria con el fin de prestar un mejor servicio al ciudadano.
- Reducción de la aportación a los conciertos sanitarios.
- Racionalización de los programas especiales del personal sanitario.


Ajuste progresivo, justo y solidario

El déficit fijado para 2012 es de un 1,5 % del PIB regional, es decir, 345 millones de euros. En Asturias, partíamos de un déficit en 2011 de 843 millones de euros (3,64 % del PIB). Esta diferencia implica que el Gobierno del Principado está obligado a realizar este año un ajuste de 498 millones de euros para cumplir con el déficit establecido y entrar así en la senda de recuperación económica para los próximos años.

Dentro de los límites de su margen de acción, el Gobierno del Principado apuesta por un ajuste progresivo, justo y solidario con los ciudadanos con menos recursos. Las medidas adoptadas afectan tanto a los ingresos públicos como a los gastos, buscan el equilibrio y minimizan el impacto sobre los más desfavorecidos.

En cuanto a los ingresos, se contemplan en el plan medidas tributarias sustentadas en la solidaridad de los ciudadanos con más recursos con los que más sufren los embates de la crisis. Entre estas medidas destacan:

- Modificación en los últimos tramos de la tarifa autonómica del IRPF. Entre 70.000 y 175.000 euros se eleva un punto hasta el 22,5% y para las rentas superiores a los 175.000 el alza es del 1,5 hasta el 25,5%. Esta medida afecta a unos 12.000 asturianos con rentas más altas. La previsión es obtener 12,5 millones de euros más en 2015. (Se recauda dos años más tarde de su aplicación porque las entregas a cuenta se determinan en función de la tarifa establecida por defecto)
- El Impuesto de Patrimonio se incrementa un 10% y se aplica a unos 2.500 ciudadanos. La previsión del incremento de recaudación es de 2 millones de euros en 2013.
- Céntimo sanitario. Se multiplica por dos el tipo de gravamen autonómico actual del Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos, lo que permitirá elevar en unos 7 millones de euros los ingresos en 2013. A los profesionales del transporte, con tarjeta de transportistas, se les devolverá el incremento del gravamen. (Se eleva de 2,4 a 4,8 céntimos por litro de gasolina y de 2 a 4 por litro de gasóleo)
- Reforzamiento de sistemas de control fiscal, lo que permitirá elevar a final de este ejercicio la recaudación en 7,7 millones de euros más. (Entre estas medidas destacan la implantación del sistema de autoliquidaciones del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que liberará carga de trabajo que se destinará a reforzar el control y supervisión del impuesto, y la ampliación del procedimiento sancionador al ámbito de la gestión tributaria)
- Incremento de las tarifas de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en un 25%. Pese a la subida, los precios de las estaciones de ITV en Asturias seguirán estando entre los más bajos de España.

Las medidas de austeridad del Gobierno asturiano se sustentan también en la mejora de la eficiencia en la gestión para que Asturias vuelva a la senda de la recuperación, tras más de una década de disfrutar de unas finanzas saneadas:

- Venta de las delegaciones de Bruselas y Madrid. Los ingresos por las ventas de los edificios propiedad del Principado de Asturias en la capital europea y de España están estimados en 25 millones de euros.
- Venta a sus inquilinos de 63 viviendas con más de 50 años de antigüedad del parque público del Principado, actualmente en régimen de alquiler, y venta de plazas de garaje. Los ingresos estimados por estas ventas ascienden a 1,8 millones en 2013.

Se pondrá en marcha un Plan de Reestructuración del Sector Público Autonómico que contemplará enajenaciones, fusiones, supresiones y otras medidas en estudio con una doble finalidad: reducir el gasto y elevar la eficacia y eficiencia de los entes, empresas mercantiles, fundaciones y organismos autónomos en los que la Administración asturiana participa en mayor o menor proporción.

- Simplificación y redimensionamiento de los instrumentos de promoción económica del Principado.
Análisis de la venta de las participaciones en establecimientos hoteleros (Hotel de La Reconquista de Oviedo y otros).
- Se suprime el Instituto Asturiano de Estadística.
- Se estudia la explotación privada o venta del GITPA (Gestor de Infraestructuras Públicas de Telecomunicaciones del Principado de Asturias).
- Se vende la empresa SEDES.
- Se revisará el objeto social de SERPA (Sociedad de Servicios del Principado de Asturias) para proceder a su redimensionamiento.
- Se mantiene la condición de servicio público de la Radio Televisión del Principado de Asturias (RTPA), con una rebaja sustancial de las aportaciones económicas realizadas hasta la fecha y apostando por un modelo más austero.

En el capítulo de gastos, el ajuste financiero se sustenta también en una racionalización de los corrientes y en la mejora de la eficiencia en la gestión para ofrecer la misma calidad en los servicios públicos con un coste menor.

En este sentido, el Gobierno del Principado ha reducido su estructura de altos cargos con el recorte de 9 a 8 consejerías y de 7 a 2 viceconsejerías, con un ahorro anual de 578.353,62 euros.

Los salarios de los altos cargos del Ejecutivo asturiano son una referencia nacional por su moderación. El presidente del Principado es, con el de Cantabria, el que menor sueldo percibe, mientras que los consejeros, viceconsejeros y directores generales figuran entre los que tienen unas retribuciones más bajas (terceros y quintos).

Esta estrategia se refuerza con la redacción de una Ley del Sector Público, en la que se pondrá techo a los salarios de todos los altos cargos de las diferentes sociedades que integran la administración regional y se regulará el número de representantes en los consejos de administración.

A estas medidas de austeridad se suman otras como la obligación de hacer público el patrimonio de los altos cargos, con el objetivo de impulsar la mayor transparencia sobre las personas que asumen responsabilidades institucionales en el Gobierno del Principado.

Empleo público. El Gobierno del Principado ha asumido el compromiso de mantener las plantillas de funcionarios y personal público que garanticen la prestación de los servicios, principalmente en sanidad, educación y atención social.

El Gobierno de España ha obligado a las comunidades autónomas a elevar la jornada laboral de los empleados públicos de la Administración autonómica (aumento de la jornada lectiva para los profesores de Educación Secundaria de 35 a 37,5 horas semanales y del resto de empleados públicos de la Administración del Principado). Esta decisión forzará a la reducción de la contratación de unas 1.000 personas de un colectivo empleados temporales de casi 10.000.

Este incremento tiene que traducirse en la toma de decisiones para armonizar la calidad y la racionalidad económica de la función pública. Entre ellas, está un mayor protagonismo de los funcionarios y personal laboral y una reducción en los casos necesarios de los trabajadores interinos.

Entre las medidas a adoptar, destacan:

- Congelación de las nuevas ofertas públicas de empleo.
- Incremento del control del absentismo laboral con la modulación del complemento de incapacidad temporal y el reforzamiento de la inspección médica.
- Supresión de los incentivos a la jubilación.
- Revisión de la discrecionalidad de jubilarse más allá de la edad legal de jubilación.
- Revisión de las acciones formativas en horario laboral.
- Desaparición de 42 asesores técnicos docentes.
- Supresión de 44 plazas de liberados institucionales.
- Modificación en las fórmulas de contratación laboral del personal interino de Educación, entre ellas que a partir del próximo curso la duración del contrato será de septiembre a junio.

Ajuste y reprogramación de inversiones. Las medidas de ajuste del Gobierno del Principado apuestan por mantener los equilibrios y huir de las soluciones traumáticas. La reprogramación de las inversiones responde a este espíritu y da prioridad a aquellas que permitan recuperar los ingresos.

Las inversiones previstas para 2012 ascienden a 426 millones de euros.