El Gobierno de Asturias refuerza la colaboración entre Empleo y Servicios Sociales para impulsar la inserción laboral de los perceptores de la renta básica

El Principado pondrá en marcha este año un proyecto piloto en Grado y Oviedo para probar la utilidad de una medida "con la que pretendemos transformar el programa de salario social en un programa de inserción laboral"




El Consejo de Gobierno ha autorizado hoy la suscripción de un convenio de colaboración entre las consejerías de Empleo y Servicios y Derechos Sociales para impulsar la inserción laboral de los perceptores de la renta básica. El acuerdo, que se articulará a través del servicio público de empleo (Sepepa), recoge medidas para mejorar la inserción sociolaboral de los beneficiarios del salario social, que a finales de 2016 cobraban 20.586 personas en Asturias. En especial, las actuaciones se centrarán en las 14.558 personas perceptoras del salario social básico que son demandantes de empleo.

Las dos consejerías citadas intercambiarán datos de las personas con los que ambos sistemas trabajarán en común. Empleo y Servicios y Derechos Sociales elaborarán protocolos conjuntos, tanto a nivel autonómico como local, que les permitan coordinarse mejor y ganar agilidad y eficacia en los procesos que siguen los beneficiarios del salario social, tanto los titulares como otros miembros de su unidad familiar, una vez hayan firmado su programa personalizado de incorporación social.

En aquellos casos en los que se determine que el empleo debe ser el principal ámbito de actuación, el Sepepa ofrecerá atención específica, diseñando un itinerario personalizado. Previamente, se elaborará un diagnóstico en el que se identificarán las habilidades, competencias, formación, experiencia e intereses de cada uno de los beneficiarios.

El acuerdo prevé la puesta en marcha este año de un proyecto piloto que se desarrollará en los concejos de Grado y Oviedo para probar la utilidad de las medidas y definir los procedimientos de gestión más adecuados. También se ofrecerá formación específica a los profesionales implicados en estas funciones.

La duración del convenio es de un año, prorrogable anualmente hasta un plazo máximo de cuatro. Ésta es una de las iniciativas recogidas en el Acuerdo para la Competitividad Económica y la Sostenibilidad Social (ACESS) con el fin de mejorar la coordinación entre los diferentes departamentos del Principado y avanzar en la inserción sociolaboral de los beneficiarios de la renta mínima.

Paralelamente, Servicios Sociales trabaja también para firmar un acuerdo de intercambio de datos con el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) que favorecerá una gestión más ágil y un mayor control de los trámites relacionados con las prestaciones de empleo nacionales.

El acuerdo de colaboración, según la consejera de Derechos Sociales, "fomenta la coordinación de dos sistemas que trabajan con las mismas personas, lo que supone un salto cualitativo en el trabajo que hacemos con los perceptores del salario social básico". Pilar Varela ha destacado que el convenio con Empleo permitirá ofrecer una estrategia de trabajo de planes personales de incorporación social "con la mayor eficacia y rentabilidad". "En los perceptores que tengan una disposición a ser incorporados a un empleo, ambas consejerías evaluaremos juntos la manera de actuar, con un intercambio de datos, y el Sepepa facilitará un itinerario hacia el empleo". Asimismo, será posible realizar un proceso de formación conjunto desde las dos consejerías "para mejorar las posibilidades de incorporación laboral de los perceptores del salario social básico"

Francisco Blanco Ángel, por su parte, ha destacado que "no podemos consentir que un 75% de las personas perceptoras que están en situación de trabajar queden descolgadas del mundo laboral" a través del convenio entre las citadas consejerías con el que, según el consejero de Empleo, "pretendemos transformar el programa de salario social en un programa de inserción laboral". "Queremos facilitar que este colectivo sea declarado como prioritario en las políticas activas de empleo, que consiste en que con estas personas se trabajará de forma personalizada con estos perceptores con el objetivo de incorporarlos a un itinerario personal de orientación para el empleo para ver cuáles son los complementos formativos que necesitan para mejorar su empleabilidad, y después se les acompaña, con asesoramiento, a la búsqueda de un empleo", ha detallado.