«Hemos dado estabilidad a la Junta, pero no teníamos poder para más»

17 DE JUNIO

Entrevista a Jesús Gutiérrez, secretario de Organización de la FSA-PSOE, en La Voz de Asturias


La Voz de Asturias. Raúl Álvarez.

Al día siguiente de acordar con el PP el reparto de los puestos de la Mesa de la Junta General, a la dirección de los socialistas asturianos le tocaba ayer explicar esa decisión a quienes no la comprendían entre sus bases y sus votantes. Extraña el apoyo a un candidato popular, pero el secretario de Organización de la FSA, Jesús Gutiérrez, insiste en que se trató de la elección correcta para garantizar la pluralidad en las instituciones. Es, en todo caso, un gesto arriesgado ante la opinión pública.

El secretario general de UGT, que no es cualquiera, asegura que no comprende el voto del PSOE. ¿Cómo puede explicárselo?
Justo Rodríguez Braga tuvo una magnífica relación con Vicente Álvarez Areces y seguro que también la tendrá con el próximo presidente, porque es una persona de talante abierto. Ojalá se lo contagie a Francisco Álvarez-Cascos. Fue su cerrazón lo que dio al traste con las negociaciones. Cree que tiene una mayoría absoluta y actúa con una prepotencia que, si no es buena en ningún caso, todavía es peor cuando se está en minoría. Si no cambia, no va a poder gobernar porque, para pactar, quien más tiene también es quien más tiene que ceder. Siempre hay que dar un plus al que menos tiene.

¿Actúa el PSOE a la defensiva?
Según la composición de fuerzas en la Junta, teníamos dos opciones: o Foro presidía la Cámara y además colocaba otros dos miembros en la Mesa, o nosotros compartíamos la presidencia con otra formación. Y la siguiente era el PP. Habíamos defendido que era irrenunciable que quien gobernara no tuviera además en sus manos el Parlamento. La Mesa es clave para el control al Gobierno. Preferíamos que en ella hubiera tres grupos y le hemos dado estabilidad.

¿Tenían preparado un plan por si PP y Foro no se ponían de acuerdo?
No. Hasta el martes por la noche dábamos por descontado que el acuerdo llegaría. Era lo lógico, pero se rompió porque Cascos ha traído un ambiente irrespirable. Entonces, como la fuerza con más escaños no daba estabilidad al Parlamento, decidimos actuar en consecuencia. Buscamos consensos, y le pido al señor Cascos que él también los busque. Con quien pueda, y en especial con el PP. Si no los consigue, el coste de la falta de gobernabilidad será muy alto para todos los asturianos.

El PSOE tenía más opciones. Si hubiera presentado un candidato, habría podido forzar ese entendimiento entre PP y Foro.
Qué más quisiéramos que tener ese poder. Aquí hablamos de la incapacidad de la derecha, mayoritaria en la Junta, para lograr acuerdos, y no es adecuado trasladar esa responsabilidad al PSOE. Lo que nos encomendaron las urnas es la oposición. Claro que hubiera preferido un presidente socialista, pero tenemos la experiencia de Gijón. La dirección nacional del PP obligó a la negociación y al acuerdo con Foro, a costa de un mal trago para Pilar Fernández Pardo. Vienen del mismo tronco y tienen los mismos intereses. Y en la Junta no habríamos tenido más éxito. El PP no puede permitírselo justo antes de las elecciones generales.

¿Se da cuenta de lo raro que es ver a PP y PSOE votarse?
Hemos dado estabilidad, sólo eso. La derecha tiene ahora un caudal de escaños y de apoyo popular mayores que nunca. Los tira por la borda por la soberbia de Cascos y el enfado del PP. No es culpa nuestra.

Con su elección, han enfadado mucho a IU.
También nosotros nos enfadamos mucho con el pacto de La Jirafa. El PSOE se quedó fuera de la Mesa cuando tenía 20 escaños, que son más que cuatro.

Hace 20 años. ¿Por qué ahora ni siquiera intentaron una candidatura con su aliado más natural?
No podíamos. El PP nos dijo por activa y por pasiva que no iba a permitir que la izquierda presidiera la Junta. Tenía instrucciones. Si IU sumara ocho escaños, o nosotros 19, no lo discutiríamos. Con una mayoría suficiente de la izquierda todo habría sido distinto, pero hemos perdido seis escaños.

¿Cómo quedan las relaciones con IU, después de este desencuentro, que se suma a los de Oviedo y los concejos del Suroccidente donde no se respetó el acuerdo local?
Teníamos un pacto municipal, pero también nos dijeron que no formarían un gobierno con nosotros. Hablan de Cangas del Narcea, porque les interesa, pero se olvidan de su incumplimiento en Degaña. Y no se lo estoy reprochando a su dirección regional, que se esforzó por cumplir. Además, si el pacto era local, ¿por qué, a cambio de qué contraprestación, debíamos regalarles un puesto en la Mesa?

¿Mantienen que no presentará candidato a la investidura?
Eso sería estrellarnos. Cómo vamos a gobernar mejor nosotros con 15 escaños que la derecha con 26. Los ciudadanos nos han mandado a la oposición y nosotros nos hemos enterado. No nos vamos a presentar, y lo hemos ratificado en el comité autonómico, por unanimidad y después de cuatro horas y media de análisis.

Su entendimiento con el PP, aunque sea esporádico, sirve a Foro para resucitar la existencia de un pacto para repartirse Asturias. ¿Cómo lo contrarrestarán?
Es una intoxicación como las que Cascos acostumbra a hacer. Ya perdemos por dos a cero, en Gijón y en la Junta, y repito que no vamos a presentar candidato, así que alguien debería explicar dónde está el acuerdo.

¿Cree que ganarán ante la opinión pública?
Lo estamos explicando. No tenemos ningún acuerdo con el PP. En la Junta, cada uno por sus razones, seguro que coincidiremos alguna vez. Y seguro que nos ocurrirá con Foro. También IU va a coincidir con ellos incluso más de lo que imaginamos.