"He venido a deciros que estoy preparado para luchar y que los socialistas no tenemos miedo porque, si permanecemos unidos, ganaremos unidos"

Javier Fernández llama a la FSA-PSOE a "predicar la pasión por Asturias, por la gente y la pasión por ganar" en el mitin de La Felguera en el que Pedro Sánchez denuncia que "a Rajoy se le recordará por el paro, los impuestos y por Bárcenas"


"He venido a deciros que estoy preparado para luchar, que podéis confiar en mí, que os conozco y que vosotros me conocéis y por eso no tenemos miedo a los que dicen que nos van a derrotar, a los que están pensando ya en victorias que celebrar y en cargos que repartir, y no tenemos miedo porque tenemos la convicción de que, si permanecemos unidos, ganaremos unidos", proclamó entre aplausos Javier Fernández en el mitin de La Felguera. Acompañado por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la alcaldesa de Langreo, María Fernández, el líder de los socialistas asturianos, en una intervención plena de pasión que llevó la emoción a los 1.500 personas congregadas en el Polideportivo de La Felguera, llamó "a predicar la pasión, pasión por Asturias, pasión por la gente y pasión por ganar".

Entre gritos de "presidente, presidente", Javier Fernández reiteró que "nuestro adversario es la derecha pero nosotros somos los adversarios de todos", al tiempo que cargó contra "las dos derechas que hay en Asturias". La derecha que comparó "con la de aquel capitán que embarcaba a la tripulación pero que se quedaba en tierra cuando veía que había riesgo de naufragio", dijo, en referencia, aunque sin citar, a Foro y a Cascos, y también criticó que en el PP de Asturias "haya dos delegaciones, la oficial de Gabino de Lorenzo y la palmera que lleva Mercedes Fernández para cubrir todas las discriminaciones que el Gobierno de Rajoy hace en Asturias".

Junto a la derecha, el secretario general cargó, también sin citarlo, contra Podemos, "los nuevos guardianes de las esencias", a quien acusó de "plantear soluciones mágicas y engañosas y pasar, en seis meses, del impago de la deuda y del asalto a los cielos a la indefinición". A esta formación, que "estigmatiza a sus adversarios" políticos, le recordó que "no puede pretender ser lo que no es porque la izquierda nunca puede negarse a sí misma". En este sentido, Javier Fernández reflexionó sobre el mensaje imperante de "que ya no hay izquierda y derecha, ahora somos los de arriba y lo de abajo", una sentencia que le sirvió para atacar "a los de abajo que se convierten en empresas para pagar menos impuestos, como toda la vida hicieron los de arriba".

Durante su discurso, el líder de la FSA-PSOE reivindicó la esencia del PSOE, "un partido centenario de gente de izquierda", frente "a un partido de laboratorio para capitalizar el cabreo", al tiempo que reivindicó el protagonismo del PSOE en la Transición política.

Javier Fernández, tras defender "la democracia, que es imperfecta, pero es ciudadanía", advirtió que los socialistas "nos enfrentaremos a las fuerzas de la corrupción, que es una gravísima enfermedad social que hace un daño enorme a los partidos". "Nunca hemos necesitado de los tribunales para actuar contra cualquier dirigente que se emboscara detrás del partido para ocultar sus tropelías, somos el único partido que ha establecido una línea clara para la separación de cualquier cargo público cuando se le abre juicio oral", ha añadido, "algo que no han hecho dos alcaldes de Foro, un diputado de IU y no lo hace un concejal del PP de Oviedo que está condenado por un delito repugnante".

Asimismo, Fernández volvió a enarbolar la bandera de la lucha por la desigualdad, reclamar "un Estado fuerte que proteja a los débiles, regulador y provisor de los servicios públicos" y a defender un PSOE que sea "un partido de mayorías" y el paladín del Estado de Bienestar, "que es el patrimonio político de los socialistas". Finalmente, reivindicó la publicación de las balanzas sociales de las comunidades y retó a otras autonomías a comparar lo que se está haciendo en Asturias con el salario social y en contra de la privatización de la sanidad.

Pedro Sánchez, por su parte, inició su intervención apelando a "las raíces" del socialismo en el Principado "y el compromiso con el trabajo duro de los mineros, a los que siempre defenderá el PSOE". Siguiendo la misma línea argumental, el secretario general del PSOE admitió que "me siento muy orgulloso del SOMA, que representa lo mejor de la lucha obrera, la honradez y la ejemplaridad", y elogió a su secretario general, José Luis Alperi, "joven, dinámico y honesto", al tiempo que se comprometió, "cuando los socialistas gobernemos en diciembre, a que Hunosa mantenga su planta en Asturias".

Sánchez se refirió también a los 1.000 días de gobierno socialista en Asturias, de la mano de Javier Fernández, que puso como ejemplo de otra forma de hacer política frente a las de la derecha.

"El PSOE es el partido más feminista de España"
Por otra parte, tras recordar que "el PSOE no va a dar un paso atrás en materia de igualdad", presumió de que "el PSOE es el partido más feminista de España". Pedro Sánchez también reivindicó "la política limpia y decente" y reiteró que "no acepto ninguna lección de Rajoy porque Javier y yo somos políticos limpios y no nos tiembla el pulso en echar a ningún corrupto". Asimismo, considera que "el tiempo de Rajoy acabó. Será recordado por el paro, los impuestos y por Bárcenas", sentenció.

"Construir la España de las oportunuidades para la mayoría, para la clase media y trabajadora" fue, finalmente, uno de los compromisos de futuro de Pedro Sánchez, que también abogo por la derogación de la ley mordaza y la reforma laboral, la subida del salario mínimo, la equiparación de las pensiones que cobran las mujeres con las de los hombres y el final de los desahucios.

Durante su intervención, la alcaldesa de Langreo elogió a Pedro Sánchez al que puso como ejemplo "porque cumplió su promesa de estar poco en Ferraz y mucho en la calle", una reflexión que le sirvió para recordar que "en el PSOE no hemos perdido el pulso con la calle ni el contacto con los ciudadanos".

María Fernández defendió el "proyecto realista" del PSOE "porque nosotros no vamos haciendo promesas que no vamos a cumplir y no vamos a engañar a nadie". Tras reivindicar "12 años de cambio en Langreo, que hemos convertido en un lugar para vivir", la candidata del PSOE a la alcaldía de Langreo reivindicó las esencias socialistas porque "a nuestras siglas nunca se les ha caído la O de obrero" y presumió de los 1.000 días del gobierno socialista de Javier Fernández "que marca las diferencias entre los gobiernos socialistas y los que no lo son".