"Hay que votar al PSOE el 25-M porque es el único partido que puede parar a Rajoy"

Rubalcaba pide castigar en las urnas las políticas impulsadas por el líder del PP "para que el día 26 de mayo no tenga un cheque en blanco para seguir recortando"


Con el pálpito de que "España no cambiará hasta que cambie Europa", los socialistas encaran las elecciones europeas del 25-M convencidos de que "el PSOE es el único partido que puede parar a Rajoy". Ante unos comicios "excepcionales, los más importantes de los últimos años", Alfredo Pérez Rubalcaba llamó a votar a las candidaturas socialistas "si no queréis", dijo, "que el día 26 Rajoy tenga un cheque en blanco para seguir recortando".

Ante más de un millar de personas, el secretario general del PSOE cargó en su mitin en Oviedo contra las políticas "equivocadas" de Merkel y de la derecha europea e instó a cambiar el rumbo de una crisis en la que ha abogado porque el norte ayude al sur de Europa. "O el sur de Europa sale de la crisis o es Europa la que está en peligro", advirtió. Una llamada a la solidaridad que, en su opinión, "sólo vendrá de la mano de los socialistas porque necesitamos la solidaridad de los socialistas en Europa para salir de la crisis".

En una Europa que denominó "de las 4 eses: socialismo, sur, solidaridad y Schulz", el líder de los socialistas llamó a votar para frenar la entrada de la extrema derecha en el Parlamento Europeo.

Durante su discurso, Rubalcaba arremetió contra "el tanden Rajoy-Cañete". Al presidente del Gobierno le advirtió que "si quiere un plebiscito sobre sus políticas, los socialistas estamos dispuestos a ello y a votar no a sus políticas". Para Cañete, dijo, "tengo una mala noticia: va a tener que contarlo todo en el Parlamento Europeo sobre sus negocietes privados", además de advertirle que "lo tiene muy difícil" para ser Comisario europeo .

Rubalcaba, que repartió elogios entre Antonio Masip, María Muñiz y Jonás Fernández, volvió a destacar la valía de Javier Fernández, al que calificó como "la mejor cabeza del socialismo español".

El secretario general de la FSA-PSOE pidió que "antes de que ganemos a la derecha española" en las próximas elecciones generales "tenemos que ganar a la derecha europea porque la economía no se cambia desde un solo país y España no cambiará hasta que cambie Europa".

Tras constatar "las diferencias profundas" del PSOE con la derecha española y europea, Javier Fernández reclamó el voto para el PSOE "más que para castigar a Rajoy para decidir a quién le damos el poder para influir en nuestra vida desde la presidencia de Europa".

En su retrato de la Europa que defienden los socialistas, Fernández abogó por "construir una ciudadanía europea, que significa estar más protegido que nadie en el mundo de los poderes económicos y de los odios nacionales". Además, reclamó recuperar la igualdad "en el corazón de Europa, porque la democracia es la primera víctima de la desigualdad que han creado en la Unión Europea las políticas de la derecha". Una desigualdad "que haría sonrojarse a los padres de la UE". También cargó contra Merkel por "dogmática y arrogante" y, finalmente, concluyó que "hay muchas cosas que cambiar en Europa y sólo lo podemos hacer los socialistas".

María Muñiz, por su parte, inició su discurso arremetiendo contra la derecha europea que "nos está robando Europa a golpe de medidas de austeridad". La candidata al Parlamento Europeo, que pidió rechazar el 25-M "la Europa de la calculadora y del sufrimiento de la gente", puso en valor su gestión como eurodiputada y la de Antonio Masip para contribuir a frenar la amenaza de deslocalización de Tenneco. Además, criticó al Gobierno de Rajoy por su política pesquera en las cuotas de la xarda o en la minería del carbón "por no aprovechar la oportunidad para buscar la viabilidad del sector sino que ya ha adelantado la reducción de ayudas prevista para 2017 a 2013".

Jonás Fernández reclamó en su discurso "un plan de estímulo económico en Europa en vez de más recortes" y reiteró la necesidad de "un gobierno de izquierda en Europa que aumente el Presupuesto y proponga un nuevo Plan Marshall". No olvidó reclamar "un gobierno fuerte que ponga coto al capital” al frente del cual reclamó a Martin Schulz y que contribuya a "acabar con la troika y con los hombres de negro porque Europa necesita hombres de rojo", cerró entre aplausos.

Finalmemte, Wenceslao López, secretario general de la AMSO, criticó la visión de la derecha sobre Europa, "a la que sólo le interesa la Europa de los mercaderes" y defendió que debe cambiar para que sea "más de los ciudadanos y menos de los gobiernos por eso es urgente cambiarlas, hacer una Europa más democrática, participativa y social, y el camino es el PSOE".