"Hay una pinza de miedo contra el PSOE, el que inyecta el PP contra nuestra radicalización y el que quiere meter Podemos contra nuestra moderación"

Alfonso Guerra, Adriana Lastra y Javier Fernández denuncian que "los socialistas somos el adversario de todos los partidos", critican que Rajoy "ha hecho mucho daño", que Iglesias representa "a la izquierda boba" y que Rivera "temblaba" en el debate




Alfonso Guerra, Javier Fernández y Adriana Lastra han denunciado hoy en el mitin de Mieres la existencia de una pinza contra el PSOE en la carrera electoral del 20-D. El "vais bien", comentario que trasladó Mariano Rajoy a Pablo Iglesias significa, según el secretario general de la FSA-PSOE, "que quería que fueran bien" porque "hay una pinza de miedo, con dos miedos, el miedo que inyecta el PP a nuestra radicalización y el miedo que quiere meter Podemos a nuestra moderación", una teoría que, en su opinión, se sustenta en que "nuestro adversario político es el PP entre todos los partidos, pero nosotros somos el adversario de todos los partidos". Ante esta estrategia, llamó a los socialistas "a defendernos y a luchar contra el miedo".

Cascos y los elogios de la abuela a la nieta casadera
En su discurso, además de apelar "a creer más que nunca y a poner corazón y razón" para ganar las elecciones, Fernández censuró los elogios de Mercedes Fernández a Cascos. "Habló de él como hablaría una abuela de una nieta casadera. Desde el beso de Judas no se había visto nada tan hipócrita, tan cínico y tan lamentable", remachó. Junto a "la mentira" del pacto PP-Foro y el recuerdo a la hostilidad entre ambos partidos antes de su pacto, el líder socialista atacó también a Podemos por haber dado a la derecha el gobierno en Gijón.

Adriana Lastra también se refirió a la pinza. A la vieja pinza de Anguita que, en su opinión, "viene con novedades: tiene un gran apoyo mediático porque la derecha sabe que la mejor garantía para que siga gobernando Rajoy es que Podemos crezca".

Sobre estrategias de pinzas electorales, "además de lo que pasó en Gijón", la cabeza de lista al Congreso pidió recordar "cuando Podemos le ofrecía un pacto de gobierno a Cascos a Ciudadanos y a IU, con tal de que no gobernara el PSOE, y cuando valoraron la posibilidad de apoyar al PP y su disposición a que se repitieran las elecciones en Asturias". "La coalición de la derecha no es solo el engendro de PP-Foro, sino que cuentan en Asturias con Podemos como su apoyo y su mejor aliado".


"De los asturianos y de las comarcas mineras no se ríe nadie"
Una estrategia que, ha denunciado, se extiende a la minería "porque también van a apoyar a la derecha en el cierre del sector". Una posición que choca con la que mantiene el PSOE, "que es el único partido que lleva en su programa el compromiso con la minería. Le decimos a la derecha que lleva cuatro años intentando poner fin a la minería y a vieja izquierda que de los asturianos y de las comarcas mineras no se ríe nadie".

Lastra, además de ironizar y mofarse de las promesas incumplidas de Rajoy, advirtió de que "los socialistas luchamos antes y ahora cuando nos arrinconan y descalificó al PP y a su líder "que miente con una gran sinceridad, agacha la cabeza y no da la cara, a la derecha nueva que nace para apoyar a la vieja derecha y a una vieja izquierda que se hace llamar nueva pero que es tan vieja como la pinza de Anguita".

Alfonso Guerra, por su parte, en un discurso de una hora de duración en el que deleitó al auditorio con su fina ironía y su gracejo andaluz, hizo gala de su fama de buen mitinero. El recuerdo a Marcelo Garcia, "que representa muy bien el modelo de socialismo que se ha vivido en Asturias", lo aderezó con anécdotas del que fue "el primer contacto que tuve en Gijón en los años 60".

Tras elogiar a la persona que "tenía el socialismo dentro de sí", se esforzó en alejar el pesimismo, dijo, que detecta en el ambiente por la influencia de encuestas como la del CIS, cuyos resultados puso en cuestión porque "el sondeo del CIS no es que tuviera cocina es que era un Master Chef completo".

Rajoy, al que acusó de que "ha hecho tanto daño estos cuatro años" fue el objeto preferente de sus críticas e invectivas. Así, se mofó de su ausencia en el último debate electoral. "Hay quien dice que ganó Rajoy cuando Mariano no fue porque estaba ocupado: no sé por qué porque ni era la hora de la siesta ni había partido de la Champions y El Marca lo había leído por la mañana". El debate televisado reveló también a Guerra que Albert Rivera "no es que se moviera mucho, sino que temblaba" y que Pablo Iglesias "pide leer a Kant y da mal el título. Por lo menos, léete la portada", ironizó entre aplausos, que arreciaron cuando dijo que "Pedro Sánchez estuvo hablando como un presidente del gobierno, con solidez, con seriedad".

En otro momento de su discurso, atacó con dureza el cambio de criterio de Rajoy respecto al envío de tropas a Mali a petición de Francia por el ataque terrorista en París. "Una persona consecuente sabe cuando decir sí a la guerra o no a la guerra, pero la derecha boba siempre dice sí y la izquierda boba siempre dice no".

El conflicto de Cataluña, según Guerra "es culpa de Mas y su gente que quieren conservar el poder y el dinero. Anda que lo que se llevó el honorable", zanjó.

"Una mezcla de Adán y de la madre de Tarzán"
Los llamados partidos emergentes tampoco se libraron de los mandobles dialécticos de Guerra porque que son "una mezcla de Adán, porque creen que todo ha empezado con ellos, y de la madre de Tarzán, porque ellos lo saben todo", además de atizar a los"naranjitas", "que parecen todos salidos de la Escuela de Negocios".

Tras pedir solucionar el drama de los refugiados y deslizar su receta de semana laboral de 32 horas porque "el trabajo es escaso y lo tenemos que repartir", arremetió contra la corrupción, en la que, a propósito del caso Bárcenas, implicó a Rajoy. "Don Mariano va a tener que hacer la cena de Navidad en Alcalá Meco porque tiene allí a todos los amigos".

Los pensionistas también merecieron la reflexión del dirigente socialista que, en el caso de Asturias, destacó que "la cuarta parte de los hogares de Asturias se sustentan gracias a la pensión y 6 de cada 10 ayudan a sus familias".

Para finalizar, Guerra aludió a la situación de la minería y de las comarcas mineras y atacó a Rajoy, "que ha hecho todo lo posible por ahogar el sector del carbón". No olvidó llamar a los socialistas "a no resignarse, a seguir en la lucha" y a advertir de que "si la izquierda se queda en casa, ganará la derecha".

Hilario Feito, candidato suplente al Congreso, criticó la política minera del PP y llamó a defender el campus de Mieres.