"Hay engaño y complicidad entre el Gobierno y la empresa para desmantelar la fábrica de Trubia"


La reducción a menos de la mitad del empleo en la fábrica de armas de Trubia con el ERE de extinción planteado por General Dynamics para 289 trabajadores es rechazado de plano por los socialistas asturianos. Para combatir esta decisión, el grupo socialista en el Congreso ha presentado una proposición no de ley en el Congreso y la ejecutiva y el grupo municipal del PSOE en Oviedo solicitan la celebración de un pleno extraordinario en el ayuntamiento ovetense en el que se rechace los planes para la fábrica de Trubia.

Antonio Trevín, María Luisa Carcedo, Wenceslao López y Alfredo Carreño mostraron su más enérgico rechazo a los despidos en Trubia. Una iniciativa que Trevín denuncia que tiene su origen en "la fiebre privatizadora propiciada por el Gobierno de Aznar y que es posible gracias a un instrumento como la reforma laboral impulsada por el Gobierno de Rajoy". Unos antecedentes, añade, "a los que ahora se une el engaño y la complicidad del Gobierno del PP y la empresa que, antes de acabar el proceso de integración de las fábricas de Trubia y la Vega, acaba con 312 trabajadores menos y una disminución de la producción industrial de armamento".

El diputado nacional socialista denuncia también que "el Gobierno y Santa Bárbara Sistemas, con objetivos compartidos y papeles repartidos, siguen la misma hoja de ruta para el desmantelamiento del sector del armamento en Asturias". Con la presentación del ERE, Trevín señala que el Gobierno "pretende dejar en dos fabriquinas lo que eran dos centros de referencia de producción de armamento en España y Europa".

Para intentar frenar la destrucción de empleo en Trubia, Trevín ha anunciado que los socialistas han presentado una proposición no de ley con la intención de que sea debatida este mes en la Comisión de Defensa del Congreso. Una iniciativa con la que se pretende anular el proceso de despidos puesto en marcha por la empresa y con la que también se reclama que el Gobierno que incentive el diálogo con sindicatos y empresa para "mantener el máximo empleo posible en la empresa". Además, la proposición también denuncia que "el Gobierno debe cumplir la palabra dada" en la fábrica de armas de Trubia.

Por su parte, el portavoz municipal del PSOE en Oviedo, anunció que tanto el grupo como la ejecutiva local de la AMSO solicitarán el lunes al resto de los grupos municipales que se sumen a la petición de convocar un pleno extraordinario en el ayuntamiento en el que se rechace de plano los planes del Gobierno del PP y de la empresa de destruir empleo en la fábrica de Trubia. Alfredo Carreño considera que "el PP y alcalde de Oviedo no puede volver a fallar a los trabajadores de Trubia y es insuficiente, ante los despidos anunciados, declarar que se siente engañado por la empresa". Así pues, Carreño emplaza a Caunedo a "ponerse al frente contra esta agresión a Oviedo sino quiere ser recordado como el alcalde que permitió el cierre de La Vega y puso la alfombra a roja al PP para desmantelar la fábrica de Trubia".