El Gobierno de Asturias busca un acuerdo con Aragón y Castilla y León para rechazar el cierre de las térmicas y defender la supervivencia de la minería

El presidente Javier Fernández se reunirá en febrero con Javier Lambán y Juan Vicente Herrera para cerrar un planteamiento conjunto



El presidente del Principado, Javier Fernández, se reunirá durante las próximas semanas con los jefes de gobierno de Aragón y Castilla y León para abordar la situación de la minería y de las centrales térmicas. El encuentro forma parte del abanico de iniciativas que desplegará el Ejecutivo autonómico para afrontar ambas cuestiones y que hoy ha sido analizado por el Consejo de Gobierno.

La empresa Iberdrola anunció el 10 de noviembre el cierre de las centrales térmicas de Lada, en Langreo, y de Velilla del Río Carrión, en Palencia. Esta decisión suscitó el rechazo tanto del Gobierno de Asturias como del de Castilla y León. Por su parte, el Ejecutivo aragonés también está en contra de la clausura de la central turolense de Andorra, prevista por Endesa para 2020.

El Principado considera que 2018 será un año clave para diseñar el proceso de transición energética en España. A juicio del Ejecutivo asturiano, la progresiva reducción de emisiones de carbono, relacionadas con el calentamiento global, no debe hacerse de manera apresurada y sin reparar en las consecuencias que conllevaría un cierre precipitado de las térmicas. Además de los empleos directos –Lada da trabajo a unas 90 personas-, hay que sumar los indirectos (por ejemplo, los de las empresas de transporte); las repercusiones sobre la actividad de El Musel, que tiene en el tráfico de graneles una de sus principales actividades, y el previsible incremento del precio de la energía, importante para las industrias electrointensivas asentadas en Asturias.

Junto con la transición energética, este ejercicio será también decisivo para las explotaciones mineras, ya que conforme a la Decisión 2010/787 del Consejo Europeo el 31 de diciembre de este año deben estar cerradas todas las explotaciones deficitarias. En esta categoría entra la compañía pública Hunosa, con una plantilla de 1.300 personas. Bruselas impone, además, otra condición que dificulta la supervivencia del sector: las empresas rentables están obligadas a devolver las ayudas que hayan recibido. Para evitar que esta decisión aboque al cierre a las compañías que puedan continuar su actividad, el Gobierno de Asturias ha reclamado al Ministerio de Energía que solicite más flexibilidad a las autoridades comunitarias a la hora de proceder al reintegro de los fondos.

Posiciones comunes
Los gobiernos de Asturias, Castilla y León y Aragón comparten criterios básicos respecto a la transición energética y la minería. La reunión de los presidentes está pensada para acordar un planteamiento conjunto que será trasladado al Ejecutivo estatal y las instancias de la Unión Europea (UE).

La reunión con Aragón y Castilla y León no ha sido la única acción abordada esta mañana. Además de apostar por mantener la interlocución con los sindicatos, las empresas, los ayuntamientos de las comarcas mineras y las fuerzas políticas, el Consejo de Gobierno también ha respaldado los planes del consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, quien ya ha confirmado su asistencia a varias reuniones en Bruselas previstas para los días 26 y 27 de febrero.

El Ejecutivo ha decidido darle a estas cuestiones la mayor prioridad política. El 11 de diciembre ya participó en Estrasburgo, representado por la directora general de Minería y Energía, Belarmina Díaz, en el lanzamiento de la Plataforma de las Regiones Mineras en Transición (Coal regions in transition platform), en la que están implicadas 41 regiones carboneras de 12 Estados de la UE. En ese encuentro, el Principado defendió que el proceso de transición hacia lo que se denomina energía limpia (clean energy) ha de hacerse de manera progresiva, equilibrada, no traumática y de modo que favorezca la innovación. En esa reunión también se acordó la creación de dos grupos:

El primero, de Economía post carbón y transformación estructural, enfocado a la búsqueda de nuevas actividades, proyectos y estrategias para impulsar la diversificación de las comarcas carboneras.

El segundo, de Eco innovación y tecnologías de carbón avanzadas, dedicado a la exploración de proyectos y estrategias para mejorar la calidad del aire y reducir la emisión de gases de efecto invernadero

El consejero Isaac Pola asistirá a las primeras reuniones de ambos grupos los citados días 26 y 27 de febrero. Para esas mismas fechas se está organizando también un encuentro con el Parlamento Europeo.