La FSA-PSOE apoya la huelga contra "la ley de educación más injusta de la democracia"


La Secretaría de Educación y Cultura de la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE) considera que las políticas del PP, también la educativa, han estado orientadas, desde la toma de posesión del Gobierno, a erosionar lo público. Existe un intento deliberado de debilitamiento y descrédito del sector público educativo para proceder a su desmantelamiento y sustitución progresiva por el sector privado, como se viene haciendo en la comunidad de Madrid.

Si hubiese que elaborar un listado de los daños originados a la Educación y a la población por el actual Gobierno del PP con sus recortes sobre recortes: Restricciones en los Presupuestos Generales del Estado del 2012, 2013 y anteproyecto de 2014, leyes en vías de tramitación como la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local (LRSAL), Real Decreto por el que se modifican las condiciones de acceso a becas y ayudas al estudio y otros, nos queda un escenario donde la discriminación y exclusión de los más desfavorecidos de la sociedad es evidente.

La Secretaría de Educación y Cultura y la Organización Sectorial de Educación consideran que Rajoy, con sus recortes, y Wert, con su Ley (suya y de toda la derecha más vorazmente neoliberal) están poniendo en subasta al mejor postor el sistema público de prestaciones sociales y en este caso de educación. El desmantelamiento y el retroceso que supondrá la LOMCE (la denominaremos LONCE, Ley de la NO Calidad Educativa) no tiene precedentes: vinculación de éxito escolar y medios económicos (consagra el principio de desigualdad de oportunidades, es decir, menos recursos para los que menos tienen y más necesitan), potenciación de lo privado y concertado frente a lo público, evaluaciones externas que pretenden cuestionar el trabajo de los docentes, el funcionamiento de los centros y del propio sistema, además de establecer un sistema de ranking y descrédito de la enseñanza pública (la única que acoge todo el alumnado sin excepciones ni exclusiones), procesos selectivos a lo largo de toda la escolarización creando una doble o triple red dentro del propio sistema que garantice las exigencias del mercado:"malos" (mano de obra barata);"regulares" (mano de obra medianamente cualificada); y "buenos" (muy pocos que accederán a la universidad - los filtros para impedirlo serán las reválidas, los sistemas de acceso que establezcan las universidades, la escasez de becas, el incremento del coste de matrículas,....).

Se trata de que el sistema educativo contribuya a crear una pequeña casta muy cualificada (vinculada a las clases más acomodadas) y otra gran clase baja y media baja empobrecida (la clase media y media alta se ha reducido drásticamente en los últimos años) dispuesta a trabajar por lo mínimo y sin ningún tipo de garantías ni derechos (reforma laboral que precariza el empleo, permite los despidos a la carta y sin limitaciones -embarazadas, accidentados laborales, enfermos, mayores, .… -, incremento de la jornada laboral y disminución de los salarios, de las vacaciones, de las jubilaciones, ....).

Esto representa la LONCE, la Ley de la NO Calidad Educativa para todos y para todas. No es solo una Ley de Educación, es un instrumento al servicio de una concepción del mundo, donde solo caben en condiciones óptimas unos pocos; es una concepción de la sociedad dividida en una minoría, poseedora del poder económico y por tanto político (la soberanía de los pueblos/estados/naciones/países – endeudados- está hoy en manos de las grandes corporaciones financieras) y una mayoría con escasos medios de subsistencia (la brecha entre ricos y pobres en España es la mayor de Europa y sigue aumentando); la LONCE es también una concepción del individuo, de la persona, considerada no como ciudadano/a que debe de ser formado para participar y construir sociedades libres, justas, equitativas, solidarias y sobre todo más igualitarias e interculturales (cada día son más los episodios de racismo y xenofobia que se producen aquí y en los países más desarrollados de nuestro entorno), sino como súbdito.

La LONCE supone, en el ámbito de las ideas y de los hechos, un retroceso de 40 años respecto del trabajo, del esfuerzo y del sacrificio de decenas de miles de hombres y mujeres, dedicados a construir, desde la educación, una escuela mejor, una ciudadanía formada y una sociedad más desarrollada y democrática.

La jornada de huelga del día 24 es absolutamente necesaria, es imprescindible, pero nos es suficiente. Al día siguiente y al siguiente y al siguiente, hay que seguir denunciando y oponiéndose a la, probablemente, ley de educación más injusta de la democracia española. En ese camino esperamos encontraros a todos y todas.

Esperamos que el día, 24 de octubre, padres y madres, alumnado y todos los docentes y no docentes, que creemos en un sistema público de educación, justo, solidario y equitativo, nos unamos a la Plataforma por la defensa de la Escuela Pública de este país. Nos jugamos el futuro del mismo y de las generaciones que nos sucederán (hijos, nietos,..).

Apoyamos sin reservas la jornada del día 24 de octubre y a nuestros compañeros y compañeras de la Plataforma por la Defensa de la Escuela Públicas. Nos sobran razones para decir NO, defendamos nuestros derechos, defendamos la Escuela Pública.