La FSA-PSOE emplaza al PP a "pedir perdón" por su "recurso de la vergüenza" al matrimonio homosexual

Adriana Lastra se felicita de que el fallo del TC demuestre que la ley impulsada por el Gobierno de Zapatero "es plenamente constitucional"


La secretaria de Política Municipal de la FSA-PSOE, Adriana Lastra, se felicita de que el Tribunal Constitucional haya rechazado el recurso presentado por el PP sobre los matrimonios homosexuales, con lo que el alto tribunal "ha frenado las pretensiones de Rajoy de parar un derecho civil reconocido por el Gobierno socialista de Zapatero". Una vez conocido el fallo, Lastra emplazó al PP, tanto a la formación nacional como al Partido Popular en Asturias, a "pedir perdón" por haber sido "los máximos defensores del recurso de la vergüenza".

Con esta decisión judicial, según Lastra, se demuestra que la ley impulsada en 2005 por el Ejecutivo socialista, que modificó el código civil para permitir el matrimonio del mismo sexo, "es plenamente constitucional". Y, en segundo lugar, el veredicto del Constitucional aclara que el recurso presentado por el PP a esta ley "no tenía ni tiene fundamentos en los que sostenerse".

La secretaria de Política Municipal subraya que, tras el fallo del TC, han salido ganando la libertad, la igualdad y los derechos civiles de los ciudadanos contra "el recurso de la vergüenza que interpuso el PP, con lo que han salido perdiendo la intolerancia y el desprecio". Unos valores, a juicio de Lastra, que "siguen defendiendo la derecha más rancia, Rajoy y el PP" que, ahora, deberían pedir perdón a las más de 20.000 familias que se han constitudo gracias a la ley que permite los matrimonios igualitarios "porque el recurso del PP arrojó sobre los afectados y sus familias la incertidumbre sobre si su matrimonio podría ser legal ".

Citando al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, Lastra celebró que, a partir de ahora, en España "todo el mundo puede vivir con quien quiera, dormir con quien quiera y, ahora también para siempre, casarse con quien quiera". El fallo demuestra, finalmente, que la sociedad española ha avanzado, tal y como ha reconocido el Constitucional con su decisión.