N´asturianu

"El PSOE quiere que el Gobierno de Rajoy colabore con los sindicatos para reconducir los conflictos laborales en vez de utilizar la coerción e intentar meter miedo"

"Entendemos que al Ejecutivo del PP le moleste que haya sindicatos reivindicativos pero lo que le debería molestar es que haya casi 6 millones de parados", denuncia Jesús Gutiérrez



La Federación Socialista Asturiana ha mantenido un encuentro, a petición de UGT y CCOO, que se enmarca en la campaña que los dos sindicatos mayoritarios están llevando a cabo contra las causas abiertas en España contra 300 huelguistas, que suman 120 años de cárcel, de los que 72 expedientes contabilizados son de trabajadores asturianos. Tras la reunión, Jesús Gutiérrez agradeció a los sindicatos que se hubiesen dirigido a la FSA-PSOE para exponer "una preocupación cada vez más creciente con la actitud que está manteniendo el Gobierno del PP con los representantes sindicales en la forma en que se están llevando los conflictos y actuando en un intento de criminalizar de manera generalizada la acción sindical".

A juicio del secretario de organización, las causas abiertas contra sindicalistas y trabajadores suponen "un intento de desactivar el movimiento sindical". Tras aclarar que "no todos los casos de expedientes abiertos son iguales porque somos conscientes de que hay casos de difícil justificación", Gutiérrez denuncia que "en la inmensa mayoría de los que están expuestos a esas condenas hay un intento de encorsetar y limitar la capacidad de los sindicatos para protestar" contra cuestiones, por ejemplo, como el desempleo. En este sentido, cree que "al Gobierno no le debería extrañar que con casi 6 millones de parados los ciudadanos reaccionen pese a que los informes de Interior constatan que no estamos ni en un país ni en una comunidad violenta". "Entendemos que al Gobierno le moleste que haya sindicatos reivindicativos pero lo que le debería molestar es que haya casi 6 millones de parados, por lo que debería hacer otra política laboral y reducir las sentencias entendiendo que si no se movilizaran los trabajadores estaríamos en un país muerto", ha añadido.

Para corregir la estrategia condenatoria contra los trabajadores, Gutiérrez comprometió el apoyo del PSOE para que el Gobierno "suavice y canalice de otra forma el problema, para que colabore más con el movimiento sindical para reconducir los conflictos en vez de utilizar la coerción e intentar maniatar y meter miedo a los sindicatos para que los trabajadores no se manifiesten y dar la sensación de que no está pasando nada".

Para Gutiérrez, recurrir al miedo es regresar a lo que hace años se denominó "la dictadura silenciosa, en la que se pretendía que nadie hiciese ruido y los que lo hiciesen sufriesen las consecuencias". Por tanto, el dirigente socialista llama al Gobierno del PP a que vea a los sindicatos "no como un problema sino como una ayuda porque de la crisis se sale entre todos y no enfrentándose a los sindicatos".

Propuesta de declaración institucional en la Junta
Entre las posibles iniciativas que se pueden adoptar en Asturias contra la política represiva contra los sindicatos, el secretario de organización llama a "explorar" las vías de un posible consenso entre todos los partidos con representación en la Junta General a favor de "una declaración institucional en la que se inste a permitir que se siga ejerciendo la actividad sindical y no se criminalice un derecho democrático".

Gutiérrez acudió a la reunión acompañado por el secretario de administración de la FSA-PSOE, Aquilino Díaz, Por parte de UGT, asistieron a la reunión Justo Rodríguez Braga, secretario general de UGT de Asturias y Mar Celemín, secretaria de acción sindical. Por CCOO, acudieron al encuentro Gilberto García, secretario de acción sindical, y Amable González, secretario de relaciones institucionales.

Rodríguez Braga explicó que la campaña de los sindicatos intenta mostrar "inquietud por la persecución de la libertad sindical" al tiempo que defendió que "no se puede tratar a un trabajador que ha perdido un trabajo como un delincuente, aplicándole el código penal con intransigencia". El líder de UGT informó que hay 14 expedientes abiertos en Asturias que afectan a 41 trabajadores afiliados a UGT por huelga o por el deterioro de bienes públicos, "que están contabilizados de forma exagerada".

Por su parte, Gilberto García ha denunciado que los expedientes abiertos contra trabajadores "no son un calentón del Gobierno sino que tienen un encaje objetivo en el aprovechamiento de la crisis para reestructurar las relaciones con la sociedad atacando el derecho al trabajo y los derechos de los trabajadores". García, que ha acusado al Gobierno de "utilizar el miedo como un Instrumento poderoso y criminalizando las manifestaciones", detalló que hay 32 expedientes abiertos contra trabajadores afiliados a CCOO en Asturias.