"El PSOE pide la retirada de la ley de reforma local con la que Rajoy pretende sacar a concurso la gestión de nuestros pueblos"

Zarrías anuncia una enmienda a la totalidad, movilizaciones y un recurso de inconstitucionalidad al anteproyecto de ley


La reforma de la administración local es "un total y absoluto sinsentido" por lo que el PSOE exige "retirar una ley" que, en opinión del secretario de Política Municipal, supone "una pretensión del Gobierno de Rajoy de sacar a concurso la gestión de nuestros pueblos". Gaspar Zarrías, que se reunió con alcaldes y portavoces municipales del PSOE en Asturias, alertó además de los recortes en el empleo que tendrá el anteproyecto de ley. Zarrías cuantificó en 200.000 el número de trabajadores de la función pública local en peligro de perder su empleo en España al desaparecer servicios municipales.

El máximo responsable federal de la política municipal exige al PP retirar una ley que cuenta con el "rechazo claro y contundente" de la FEMP. Los socialistas exigen que se cambie la propuesta y anuncian desde una enmienda de totalidad a movilizaciones y un recurso de inconstitucionalidad a un anteproyecto de reforma local que, según Zarrías, supone "un cambio radical en el modelo" de prestación de servicios con el que el PSOE "está radicalmente en contra" porque supone una privatización de los servicios municipales.

Zarrías criticó la ley local que pretende imponer el Gobierno del PP porque supondría "la desaparición de muchos servicios, no sólo de los sociales", sino también porque esas prestaciones serán "más caras y de menor calidad". El secretario de Política Municipal del PSOE rechaza asimismo que el Gobierno de Rajoy trate de justificar la reforma "por el despilfarro de los ayuntamientos, cuando están haciendo encajes de bolillos" y argumenta que sólo el 1% de la deuda pública de las administraciones corresponde a la gran mayoría de los 8.116 municipios de España.

Los efectos de la reforma local que impulsa el Gobierno serían tales, a juicio de Zarrias, que "el 80% de los ayuntamientos de España quedarían como meras oficinas administrativas". Y, en el caso de Asturias, los efectos "serían más sangrantes por la tipología rural del Principado", donde 47 municipios tienen menos de 5.000 habitantes.

La secretaria de Política Municipal de la FSA-PSOE, Adriana Lastra, reiteró que la reforma propiciará "que haya ciudadanos de primera y de segunda y que se haga caja con los servicios públicos municipales". Para frenar esta reforma, aseguró que la FSA-PSOE acudirá con una posición unánime a la reunión de la FACC del próximo 16 de marzo. Un encuentro para el que Lastra reclamó consenso de los alcaldes, aunque barrunta que el PP de Asturias "va a decir que no porque ya presentó mociones a favor de la reforma en algunos ayuntamientos y porque son alumnos aventajados de Rajoy".

Por último, el presidente de la FACC se reafirmó en sus críticas a una ley de la administración local que "no resuelve problemas sino que crea otros nuevos, vaciando de contenido los entes locales y poniendo en serio peligro los servicios municipales, por lo que solicito el rechazo de los alcaldes asturianos".