"El PSOE es la única fuerza que ha planteado un proyecto político serio para Asturias"

Fernández asegura que la derecha no tiene más idea que la de gobernar la región como un cortijo y que su tendencia fraticida le impide ofrecer estabilidad institucional


Javier Fernández eligió el Oriente de Asturias, concretamente Llanes, para celebrar su segundo mitin de campaña, después de arrancarla el viernes con un acto político en el Occidente, en Luarca. El candidato socialista recordó precisamente que el hecho de comenzar por estos dos puntos de la región simboliza también la apuesta del PSOE por las alas de la comunidad y refuerza su compromiso de poner en marcha una nueva generación de políticas de reequilibrio territorial.

Fernández subrayó que el PSOE es la única fuerza política que puede garantizar la estabilidad institucional que Asturias necesita para encarar la recuperación económica y también que es la única organización que ha planteado un proyecto político serio para Asturias. Recordó además la apuesta de los socialistas por el Estado del Bienestar y su mantenimiento frente a otras opciones, como la del PP, que apuestan por modelos privatizadores de los servicios públicos, y, en el caso de la candidata popular en Asturias, por el modelo de Esperanza Aguirre en Madrid.

“Quiero deciros hoy por qué hay que votar al Partido Socialista y a sus candidatos. Y la primera idea es que nada se puede construir si no hay cimientos, nadie puede hacer una casa (...) si no hay una cimentación. Y no hay proyecto político que se pueda levantar sobre la inestabilidad institucional. Eso es básico para construir algo. Y cuando nos referimos a las derechas estamos hablando de un partido fraticida que se rompe, que tiene una tendencia congénita a fracturarse, a dividirse, que se ha dividido ahora en la oposición, pero que lo hizo hace unos años en el poder y que seguramente se volverá a unir por intereses si sumaran mayoría.  Y no hay proyecto político que se pueda construir sobre eso, sobre esa inestabilidad y esa tendencia fraticida.

Y nosotros los socialistas queremos plantear a la sociedad que tenemos un partido que no es nuestro, es una organización sensata, cohesionada, transparente, disciplinada, que está al servicio de Asturias. Y tenemos proyecto. Tenemos un proyecto para crecer, para generar empleo, para la equidad, y para la igualdad. Y enfrente no hay nada. La derecha no tiene programa (...) su único programa es gobernar Asturias como un cortijo (...)”, señaló el candidato socialista.

"Que digan qué van a hacer, porque no dicen nada"
Fernández, que compartió mitin con la alcaldesa de Llanes y candidata municipal, Dolores Álvarez Campillo, y con José Balmori, miembro de la candidatura autonómica, recordó que la derecha quiere que el campo de juego de las elecciones del 22 de mayo sea el nacional y no el autonómico y el municipal y plantea que la cita electoral sea un plebiscito sobre Zapatero. El candidato socialista a la Presidencia de Asturias destacó que  ya han transcurrido más de 30 años de autonomía y exigió a la derecha que “no traten a lo hombres y mujeres de Asturias como si fueran menores de edad”

“Sabemos lo que se puede hacer desde la autonomía (...)Tenemos un proyecto, un plan, y queremos pactarlo, acordarlo, y todas esas energías de Asturias, esas energías sociales, proyectarlas en la dirección de la recuperación económica y la generación de empleo que es lo que nos preocupa (... ) Ésa es responsabilidad nuestra aquí, en la autonomía, y la suya (la de la derecha) también. Eso es lo que le estamos diciendo nosotros, que planteen un proyecto para Asturias, qué digan qué van a hacer, pero lo único que escuchamos de ellos es que esto es un plebiscito a Zapatero. No, ahora estamos votando por la autonomía, para ver quien gobierna en Asturias y quien tiene la confianza para gobernar en los ayuntamientos asturianos”, señaló el candidato socialista.

Fernández recordó que los socialistas tienen una trayectoria, la de un camino que empezó ya Rafael Fenández y luego Pedro de Silva, y Juan Luis Rodríguez-Vigil y Antonio Trevín y Vicente Álvarez Areces. “Y cada uno tendrá opinión de cada nombre, pero con sus características, con su personalidad, con su impronta, todos supeditaron su gobierno a los intereses generales de los ciudadanos y al interés colectivo de un proyecto, que era el proyecto del Partido Socialista Obrero Español”.

Análisis de fortalezas y debilidades
El candidato socialista se refirió a que todos conocemos las causas de esta crisis económica, generada por unas ideas, las de la derecha, y volvió a incidir en que sólo el PSOE tiene un proyecto político serio para Asturias, que surge también del análisis de las fortalezas y debilidades de la comunidad autónoma.

“Tenemos debilidades sí. Para hacer un proyecto político hay que reconocerlas: tenemos una tasa de actividad baja, tenemos las empresas demasiado atomizadas, sí, un problema demográfico serio (...) Pero también tenemos nuestra potencialidad: un sistema educativo a la cabeza de España, tradición industrial y también empresas modernas que están exportando, una cultura de pactos con agentes económicos y sociales, unas economías de aglomeración en el centro de Asturias, 800.000 personas que viven en él, allí donde van los servicios avanzados a la industria, a las actividades exportadoras, que van a arrastrar al conjunto de la comunidad. Lo tenemos y sabemos articularlo y proyectarlo hacia el futuro.

¿Cuándo hablan ellos (la derecha) de estas cosas, dónde lo tienen, cómo lo dicen? Eso es lo que quiero transmitiros, tenemos proyecto y sabemos hacerlo y no estamos aquí para ganar unas elecciones por 4 años y luego volver con otra cosa a ver que se nos ocurre para volver a gobernar. No. Estamos haciendo otro camino (...) Tenemos que abrir otro camino donde no sobra nadie, no sobra nadie más que los caciques. Tenemos que llegar a pactos con otras fuerzas políticas para algunos de los problemas más preocupantes que tiene Asturias, abordarlos sin demagogias, como es el problema del envejecimiento, el problema demográfico (...) De eso hay que hablar y de eso es justamente de lo que no escuchamos absolutamente nada (a la derecha). Nada (...)”, planteó.