N´asturianu

"El mix de la industria que necesitamos es la modernización de los sectores tradicionales y el empuje de los emergentes"

Pedro Sánchez y Javier Fernández proponen un gran pacto de Estado en materia energética durante la constitución del Consejo para la Transición Industrial y Energética


El Consejo para la Transición Industrial y Energética, cuya constitución se aprobó en el congreso extraordinario del pasado mes de julio y se ha puesto en marcha hoy, ha sido considerado como "absolutamente necesario" por el secretario general de la FSA-PSOE, que presidirá el citado Consejo.

En el acto de presentación, que estuvo presidido por Pedro Sánchez, Javier Fernández defendió que "España necesita un núcleo industrial más potente, una industria más flexible, más moderna y con más componente tecnológico". No sólo, explicó, "porque la industria es el sector que mejor absorbe la tecnología y la innovación sino porque, además, tiene una capacidad de arrastre inigualable sobre otros sectores y porque genera empleo de más calidad".

Javier Fernández, pese a admitir que no es posible abordar un cambio inmediato del modelo de crecimiento económico en España y que, por tanto, el Consejo hará también planteamientos a medio y largo plazo, ha diagnosticado que "el mix de la industria que necesitamos ahora es la modernización de los sectores tradicionales y el empuje de los emergentes".

Respecto al debate sobre el coste de la energía, el secretario general de los socialistas asturianos ha recordado que no sólo es "una necesidad" para la industria sino que hay que considerarlo también como un factor que incide en la pobreza energética de los ciudadanos.

Asimismo, Fernández ha llamado la atención sobre la "necesidad ineludible de llegar a un acuerdo sobre los planteamientos energéticos" para resolver lo que denominó el "trilema básico": la garantía de suministro, la sostenibilidad ambiental y el precio asequible de la energía. Un debate que, a su juicio, al afectar a "políticas de Estado, hay que acordarla en un marco amplio, que sería lo más necesario para España". Es decir, Fernández, como también planteó Pedro Sánchez, proponen alcanzar un gran pacto de Estado en materia energía.

En este sentido, Javier Fernández ha denunciado que pese a que en España hay muchas industrias que compiten en mercados globalizados, "adquieren la energía eléctrica en un mercado estrictamente regional y a un precio que es el más caro de Europa".

Contratos del coste de la electricidad a medio y largo plazo
Preguntado por Alcoa, tras recordar que ya había recordado en su día el ministro de Industria de "los riesgos" de una subasta eléctrica para las empresas, ha emplazado al ministro Soria a hacer pública la orden ministerial sobre las condiciones de una nueva subasta eléctrica "y entonces sabríamos si hay garantía de un precio adecuado para Alcoa". No obstante, ha criticado "que se esté ajustando" el coste eléctrico cada año porque "quién va a invertir sin saber el coste para la electricidad en 2015". "Hay que acabar con esta incertidumbre y eso exige reformas en el ámbito eléctrico y que las empresas puedan tener contratos bilaterales a medio y largo plazo", ha planteado.

Finalmente, tras recordar que "no comparto la decisión de Alcoa de plantear el cierre", ha reiterado la necesidad de "resolver que estos asuntos no tengan que verse año a año porque la industria está sometida a una incertidumbre que puede llevar al achatarramiento por falta de confianza en el futuro y por ausencia de inversiones".

Pedro Sánchez, por su parte, que coincidió en calificar como "fundamental" el Consejo para la Transición Industrial y Energética, elogió a Javier Fernández por su "participación, compromiso y liderazgo" en el nuevo organismo.

El nuevo Consejo, cuyos planteamientos serán recogidos en el programa electoral del PSOE, es un organismo, según Sánchez, que servirá también "para construir una alternativa económica distinta a la política cortoplacista del PP". Para el secretario general, "es fundamental situar la reindustrialización en el centro del debate de política económica y diversificar los motores de crecimiento económicos, como el de la industria".

Por último, el secretario general ha aclarado que la resistencia a reducir los costes energéticos en las empresas "explican por qué los trabajadores han visto devaluados sus salarios".