"El 26-J no puede quedarse ningún votante del PSOE en casa, hay que salir a votar, decir sí al cambio y poner fin al mal gobierno de Rajoy"

"No pasarán", claman Pedro Sánchez, Javier Fernández y Adriana Lastra en el mitin de La Corredoria, en el que el líder de la FSA-PSOE ha advertido de que "Podemos solo pactaría con un PSOE vencido, al igual que hizo con los pitufos y cenizos de IU"



"Si no queremos cuatro años más de gobierno de Rajoy debemos decir sí al cambio, y el cambio es el PSOE", así ha arrancado Pedro Sánchez el mitin de Oviedo. Ante 1.700 asistentes, a los que tanto el secretario general, como Javier Fernández, Adriana Lastra y Wenceslao López apelaron al orgullo socialista para votar y ganar las elecciones del 26-J al grito de "no pasarán", el líder del PSOE pidió "movilización y orgullo". "No puede quedarse ningún votante del PSOE en casa, hay que salir a votar, decir si al cambio y poner fin al mal gobierno de Rajoy”.


Tras augurar que el PSOE ganará las elecciones "plaza a plaza y voto a voto", Pedro Sánchez ha denunciado que Podemos y la derecha "comparten la misma estrategia y el mismo adversario: el PSOE".

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno ha puesto como ejemplo su visita esta tarde al HUCA para destacar los logros de los gobiernos socialistas con la sanidad pública, una política que contrapuso a la que ha aplicado el Gobierno de Rajoy, "que ha recortado 7.000 millones de euros" a la sanidad pública.

Tras reiterar su promesa de que se someterá a una cuestión de confianza en el plazo de dos años si llega a La Moncloa, cargó contra Rajoy, al asegurar que, para regenerar la vida política española, "debe pasar a la oposición". La batería de críticas contra el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno incluyó acusarle de tener "una política en B, un programa en B y una contabilidad en B", además de reprocharle "haber subido 20.000 millones de euros en impuestos cuando hace cuatro años dijo que no los subiría".

Asimismo, Pedro Sánchez atizó a Pablo Iglesias por "hablar de sillones y haber dicho de todo en los últimos meses, lo último que quería un presidente independiente, pero el presidente del gobierno va a ser votado por lo españoles y me parece que está en este pabellón".

Además de reclamar "orgullo y raza" para ganar el 26-J, enfatizó: "el 2 y el 4 de marzo Iglesias y Rajoy me dijeron que no, pero el 26 de junio los españoles nos van a decir que sí", pronosticó entre vítores. Finalmente, llamó la atención de que ambos dirigentes "no son lo mismo pero comparten la misma forma de entender la democracia: o se hace lo que ellos dicen o no hay acuerdo y la única salida que tiene España a ese bloqueo de los extremos se llama PSOE".

Javier Fernández, por su parte, ha explicado que las elecciones del 26-J significan el "éxito de un presidente en funciones impasible al que no le importa la cadena de corrupción de su partido", "el fracaso de los que no quisieron votar una alternativa de gobierno para decir basta" y, además, "son la consecuencia de dos estrategias: la de los que inyectan miedo a la radicalización de la izquierda y la de los que quieren reducir al PSOE a la mínima expresión electoral para ser ellos los que lideran al conjunto de la izquierda".

"No somos el PASOK, nacimos en el corazón del movimiento obrero"
"Perded toda esperanza porque nosotros no somos el PASOK, nacimos en el corazón mismo del movimiento obrero", ha advertido el secretario general de los socialistas asturianos a PP y Podemos, al tiempo que ha denunciado la maniobra Rajoy, "que sabía que era imposible que el PSOE pactará con él, con un partido corrompido, y esperó sentado a que Podemos boicoteara el otro pacto, que ese sí era posible". Asimismo, cuestionó la voluntad de Podemos de pactar con los socialistas. "Puede pactar contigo un tipo como Iglesias que te arroja a la cara la cal viva", se preguntó. A su juicio, la propuesta del líder de la formación morada "fue la demostración práctica de que solo admitiría un pacto en condiciones de total hegemonía, de que solo pactaría con un partido socialista de usar y tirar, un partido vencido, al igual que hizo con los pitufos y los cenizos de IU".

"Si el Estado se rompe, si se rompe la caja única de la Seguridad Social, qué le dirá Podemos en Asturias a los pensionistas, cómo garantiza la sanidad o la educación universal", dijo en su argumentación contra la propuesta de los independentistas catalanes y el derecho a decidir que respalda el partido de Pablo Iglesias. "Si se acepta la secesión es por puro interés electoral", ha advertido, "y eso no puede hacerse en nombre de la izquierda".

"Escucho a Errejón hablar de la patria y a Iglesias, que parece un subteniente de regulares", dijo en otro momento de su intervención. Y citando a Azaña, replicó: "yo no soy patriota, solo soy español por los cuatros costados".

Además, Javier Fernández, entre aplausos, ha llamado a los socialistas a poner "pasión, emoción, fuerza y coraje" y ha apelado "al orgullo de los socialistas" por la trayectoria y los logros conseguidos en las últimas décadas. "Podemos volver a hacerlo, a construir el futuro, si le echamos coraje". "Podemos, queremos y vamos ganar. No pasarán", arengó.

"Nunca van a acabar con el PSOE"
"Nunca van a acabar con el PSOE", clamó Adriana Lastra al inicio de su intervención. "Podrán impedir que gobernemos en Gijón o en España pero no nos van a arrebatar la confianza de la gente. No van a conseguir pasar y usurpar nuestro lugar porque el PSOE somos todos y todos juntos y unidos les vamos a decir que no van a pasar ni la derecha ni esa otra izquierda que no es izquierda".

"Somos el partido de la siderurgia, de la minería, del sector pesquero, del campo y por eso somos el partido de Asturias", defendió en otro momento de su discurso, que la cabeza de lista de la FSA-PSOE al Congreso finalizó haciendo una declaración de intenciones: "Soy mujer, socialista y asturiana, lo que es sinónimo de lucha, y yo voy a luchar para ganar las elecciones", zanjó.

Por su parte, Wenceslao López llamó a convencer a los indecisos de que "en España hace falta un Gobierno socialista que devuelva los derechos que la derecha ha arrebatado".