Manifiesto Día Internacional de los Derechos Humanos


El 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Se trataba de una fecha histórica en la que por primera vez se explicitaron los derechos fundamentales de hombres y mujeres con el objetivo de que fueran universalmente garantizados y protegidos.
Sin embargo, pese a los avances alcanzados hasta el momento, 68 años después de aquella votación en la Asamblea General de las Naciones Unidas, es evidente que queda todavía mucho por hacer. Por ello, el PSOE se suma, un año más, este 10 de diciembre del año 2016, al Día Internacional de los Derechos Humanos, que conmemora tan señalada fecha.

Todos y todas los socialistas afrontamos este día con la convicción inquebrantable de que todos los derechos humanos, son universales, inalienables, indivisibles e interdependientes y de que, por tanto, son propiedad de cada uno de los individuos que convivimos en este planeta y de todos al mismo tiempo. Por este motivo, nos sumamos también, con entusiasmo, al lema del Día de los Derechos Humanos propuesto por la Organización de Naciones Unidas para este año: "Defiende hoy los derechos de los demás".

Los derechos humanos nos pertenecen a todos, en todas partes y en todo momento y todos debemos defenderlos. Por tanto, cuando se violan los derechos humanos de cualquier persona, en cualquier parte del mundo, no importan donde se encuentren, se agreden también los derechos humanos de todos. Nuestra condición como seres humanos y nuestros inherentes derechos nos hermanan a todos en una comunidad global, cuyos derechos y bienestar todos debemos defender, proteger y garantizar.

Así, cuando están en peligro los derechos de un refugiado o migrante, una persona perteneciente a una minoría étnica o racial, una persona con discapacidad, una persona LGTBI, una mujer, un niño o niña, o cualquier otra persona en riesgo de ser discriminada y/o perseguida por su defensa de los derechos humanos, todos debemos dar un paso al frente para defenderlos.

En este comienzo del siglo XXI, el PSOE considera que esta necesidad de implicación colectiva para defender los derechos humanos es quizá hoy más urgente que nunca. No solo estamos asistiendo a constantes violaciones de los derechos humanos en muchos rincones de este planeta, sino que también observamos, con profunda preocupación, el crecimiento de mensajes de odio e intolerancia en muchos países, incluidos varios Estados miembros de la Unión Europea. Debemos ser intransigentes con el cumplimiento de los derechos humanos tanto dentro de nuestras fronteras nacionales y europeas, como fuera de ellas.

Asimismo, contemplamos también con malestar, como se ha cuestionado el papel de instituciones multilaterales como las Naciones Unidas, que, a pesar de sus errores, han tenido un papel crucial en el desarrollo de los derechos humanos en el mundo, empezando por la propia aprobación de la Declaración Universal que hoy conmemoramos.

En relación a nuestro país recordamos que la Declaración Universal de los Derechos Humanos es una referencia fundamental para nuestra Constitución Española de 1978. En este sentido, reafirmamos nuestra voluntad de derogar la Ley Mordaza del PP y en su lugar aprobar una nueva norma que refuerce y proteja las personas, y asegure que el marco legislativo facilita el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y reunión pacífica, que están recogidos en los artículos 19 y 20 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Además, el PSOE insiste en la necesidad de revocar la reforma del gobierno del Partido Popular en materia de Jurisdicción Universal, para que España pueda volver a ser referente en la lucha contra la impunidad y la defensa de nuestros ciudadanos y ciudadanas víctimas de una infracción de los derechos humanos fuera de nuestras fronteras.

En definitiva, el PSOE se suma, un año más, al Día Internacional de los Derechos Humanos con su firme compromiso de seguir luchando por estos derechos en España y en cualquier rincón del planeta. Solo así, con la lucha de todos y todas, podremos conseguir que algún día las palabras escritas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos sean de verdad una realidad, un hecho incontestable, para todos los hombres y mujeres de nuestro mundo.