"Desarrollo económico sostenible, sociedad cohesionada y territorio equlibrado"

Javier Fernández repasa el Programa Electoral e invita a los ciudadanos a analizarlo


LA NUEVA AGENDA POLÍTICA:
LA ASTURIAS QUE CREE EN EL PROGRESO

Durante estos quince días los socialistas hemos estado desgranando nuestras propuestas para los asturianos y las asturianas. Lo hemos hecho punto a punto en un programa muy denso. Un programa en el que las propuestas están bien explicadas y bien sostenidas. Invitamos a la ciudadanía a que lo analice, a que lo mire, a que lo lea, y sobre todo a que compare.

Nuestro proyecto político es una batería de respuestas. No hay generalidades ni tópicos ni lugares comunes. Son respuestas y soluciones a los nuevos desafíos a los que nos enfrentamos.

Los cimientos son nuestros valores, la justicia social y el desarrollo sostenible, la extensión de derechos de ciudadanía y la solidez de las instituciones democráticas regidas por la ética e integridad pública.

Y los instrumentos, respuestas eficaces para salir de la crisis, para crear empleo, para consolidar nuestro modelo de bienestar, políticas de cohesión social y sostenibilidad.

Para superar las dificultades de hoy y afrontar con seguridad los retos de mañana, tenemos que consolidar unos servicios públicos sólidos que aseguren las políticas del Estado de Bienestar, planificados con criterios de equidad y accesibilidad social y territorial.

Y garantizar que los tres grandes sistemas de servicios públicos sirvan tanto para nuestros hijos como para nuestros padres y abuelos, significa que vamos a hacer un ejercicio de solidaridad intergeneracional y no vamos a permitir el más mínimo riesgo de deterioro y mucho menos de privatización.

Tenemos la sanidad pública mejor valorada de toda España. La mejor. Así que trabajaremos sin descanso por la sostenibilidad de este sistema de salud y para ello, el mejor camino es la eficiencia en la gestión. Hacer más con menos y aquí nuestros mejores aliados son los profesionales que lo gestionan. Profesionales a los que queremos agradecer su buen hacer, ese día a día que tanto valoran los asturianos y a los que sin duda, daremos mayor protagonismo, todo el protagonismo que se merecen.  

Y no os engañéis, nuestros servicios públicos, no existen porque sí, por casualidad. Son el resultado de un trabajo de muchos años de un gobierno socialista que ha apostado por la igualdad y la equidad, por la libertad, por la defensa de los derechos individuales a la hora de acceder a ellos, por la justicia social. Nuestros servicios públicos son el resultado de un trabajo concienzudo, de décadas de perseverancia, de avanzar pensando en el interés general, a pesar de las dificultades, y es el resultado de la coherencia. Son, en definitiva, el fruto del proyecto socialista en Asturias. Un proyecto que jamás pensó en “Mi Asturias” porque Asturias siempre ha sido nuestra, de todos los que vivimos y trabajamos en ella. Y abierta y hospitalaria, una Asturias amiga de cuantos nos visitan.

Los socialistas asturianos no hemos sucumbido a tentaciones especuladoras, como en otras regiones. Hemos apostado por un modelo económico y productivo en Asturias basado en el sector industrial como pilar. Aún en el proceso de reconversión, modernización e innovación del sector tradicional y de diversificación y apertura a otros nuevos, no hemos tomado atajos.

Hemos sido capaces de afrontar de forma colectiva este difícil, complejo y largo proceso. Los socialistas hemos mantenido con firmeza y serenidad esta apuesta. Ahora, tenemos las condiciones y el espíritu colectivo para consolidar un modelo productivo competitivo.

Uno de los desafíos para el planeta en general y para España en particular es la crisis energética, en su triple vertiente: económica, indispensable para el desarrollo; ambiental, por los riesgos para el cambio climático y del manejo de las nucleares, y social, por las fracturas que su falta de disponibilidad ocasiona para muchas regiones del mundo.

El desarrollo de las energías renovables, de las técnicas de eficiencia energética constituye una prioridad para los socialistas. No concebimos ninguna política basada en el derroche de ningún tipo, menos el energético. Todas nuestras políticas, las urbanísticas, las de edificación, las de transportes, las de la actividad industrial o las medioambientales, claro, todas están diseñadas pensando en el ahorro energético.

La gestión y uso inteligente del territorio también es una de las principales preocupaciones de los socialistas.

Tenemos que multiplicar el valor del área central asturiana y la forma de hacerlo es integrándolo. Dicho de otra manera, somos vecinos, nos necesitamos. Es absurdo que en esta era de la globalización, vivamos de espaldas gentes que estamos separadas por un puñado de kilómetros. No es hora de rivalidades.

Somos un millón de asturianos que tenemos que vivir y trabajar juntos construyendo un presente y un futuro común para todos. Toda Asturias tiene que caminar de la mano, respetando y disfrutando de la diversidad de los territorios que tenemos pero con igualdad de oportunidades y derechos para todos.

El territorio ha de ser el nexo de unión entre ecología y economía al servicio de la sociedad asturiana.

La gestión del territorio y el medio ambiente en la Asturias del siglo XXI, precisa de la inteligencia necesaria para comprender el potencial de su valor natural, paisajístico y cultural.

La gestión del territorio, la preservación del espectacular paisaje de la franja costera, la función de los bosques y la conservación de la biodiversidad, junto con las políticas de equilibrio territorial y de recuperación de los entornos degradados fueron en las últimas décadas prioridad para los socialistas asturianos.

Apreciar esta tierra exige cuidarla, no explotarla ni especular con ella y eso nos ha costado mucho hasta ahora, ha sido fruto de la perseverancia de gobiernos socialistas, la mayoría de las veces, con la frontal oposición de la derecha asturiana. Pero lo seguiremos haciendo. Es nuestra tierra y es la que, además, dejaremos en  herencia a nuestros nietos.

Pero además de todo esto. Las elecciones del domingo, son elecciones del siglo XXI. No es una obviedad lo que os digo. Lo estamos viendo estos días en las calles, en las plazas, con las tecnologías de la información y la comunicación echando humo, con las redes sociales moviéndose a una velocidad vertiginosa. Estamos ante el comienzo de una nueva época, de una nueva realidad que trae con ella nuevos riesgos sociales, nuevos escenarios a los que también les vamos a dar respuesta desde los valores de la igualdad y de la justicia social.

Vamos a dar respuestas a las exigencias de nuevas formas de participación, nuevas y mejores; a las realidades que nos plantea la inmigración y la diversidad social, las nuevas formas de familia, el acusado envejecimiento de la población, la nueva dualización social (mayores bien protegidos/jóvenes mal protegidos), jóvenes con futuro incierto en un entorno con importantes desafíos ambientales o la competencia con países terceros, entre otros muchos…

A todos estos nuevos retos les hemos dado respuesta. Hemos construido una Nueva Agenda Política que da respuesta a los nuevos desafíos. Ahí está todo el potencial de futuro de nuestro programa electoral. 

Y queremos gestionar todo esto con solidez. De ahí nuestra propuesta de promover un Sistema de Integridad Pública que alcance a Gobierno, Parlamento, Partidos Políticos, Agentes Sociales y Medios de Comunicación y basado en la ética publica. Un sistema que supone una sólida base para generar la necesaria confianza de los ciudadanos en la defensa del interés colectivo a través de las instituciones democráticas y para ser cada vez más eficaces, eficientes y transparentes en la gestión de los recursos públicos. En definitiva, la confianza en el papel de la política.

El principal problema que tenemos encima de la mesa es el desempleo, especialmente el desempleo juvenil, por lo tanto, ésa es nuestra mayor preocupación y será nuestra mayor ocupación. Trabajaremos intensamente para favorecer la creación de empresas, que son quienes crean empleo, para que cuenten con las menores trabas burocráticas, con procesos ágiles, con buenas comunicaciones, como llevamos trabajando todos estos años, con un buen desarrollo de las TIC, es decir, con todo lo que necesita el tejido productivo para crecer y generar empleo y riqueza.

En la situación actual, generar empleo para la gente joven nos exige más y por ello planteamos una agenda personalizada para el empleo de nuestra juventud. Medidas específicas, puentes entre nuestros jóvenes y nuestras empresas así como medidas para facilitar las posibilidades de autoempleo y apoyo a los emprendedores.

Y generar empleo también es fundamental para construir un pacto demográfico.
Casi la tercera parte de la población que vive en Asturias es mayor de 65 años. Aunque para un elevado número de personas existe una razonable expectativa de un considerable periodo de años de buena calidad de vida, a medida que van apareciendo limitaciones físicas y mentales, estas personas van necesitando apoyos o ayudas en distinto grado o de diferente tipo para mantener su autonomía.

Lograr que se puedan proporcionar estos apoyos a la vez que se mantiene la autonomía, independencia y respeto a la intimidad y privacidad personal es un enorme y nuevo desafío de la sociedad actual. Tradicionalmente estos apoyos los proporcionaban las mujeres que renunciaba a su vida social o laboral para dispensar el soporte familiar que garantizaba el bienestar a hijos y abuelos. Además las encuestas realizadas a personas mayores sobre sus preferencias residenciales ante la aparición de limitaciones físicas o mentales, mayoritariamente (en torno al 90%) prefieren permanecer en su hogar.

Esta realidad requiere, por un lado, facilitar la incorporación de las mujeres al mercado laboral, por otro, facilitar la conciliación y la corresponsabilidad y por ello tendremos todas las plazas públicas de escuelas infantiles de 0 a 3 años que se necesiten, y al mismo tiempo, desarrollaremos completamente la Ley de Dependencia y abordaremos cambios en la estructura residencial, en los servicios asistenciales, en el diseño de la ciudad y el concepto de movilidad.

Hablamos de adaptar las políticas de urbanismo y vivienda a las nuevas realidades demográfica, energética y ambiental. Por eso contemplamos un ambicioso plan de vivienda sostenible con el objetivo de avanzar en el derecho de todos los ciudadanos a una vivienda digna, accesible y apta para las necesidades de cada etapa vital.

Viviendas para los jóvenes y para los mayores: promocionando el alquiler asequible, desarrollando la vivienda protegida, incorporando al mercado de alquiler las viviendas vacías, ofreciendo un servicio de gestión mediadora entre dueño y arrendatario, impulsando la rehabilitación y utilizando todas las posibilidades de la domótica para adaptar las viviendas de las personas de avanzada edad acompañándolas de servicios y equipamientos comunes.

Los socialistas asturianos tenemos una obsesión: respetar el futuro de la juventud. Ninguna medida que pongamos en marcha condicionará ese futuro de nuestros jóvenes. Si hablamos tanto de sostenibilidad es porque nuestra forma de gobernar tiene una idea básica: gestionar el presente diseñando un futuro de esperanza para los jóvenes. 

Y en ese mañana que también es hoy, la educación es un pilar fundamental. Nos hemos puesto un reto: conseguir en el 2020 que el 85% de los jóvenes tengan formación en segundo grado y el 40% formación universitaria. 

Eso significa, evitar el abandono escolar y mejorar la calidad de la educación. Y ahí está todo el plan de desarrollo de centros plurilingües, del programa de Escuela 2.0, del desarrollo de las dobles titulaciones en la universidad, de los puentes entre la Formación profesional y la universitaria, de la puesta en marcha del Centro de Supercomputación de Asturias en el campus de Mieres o el impulso a los clusters de Energía, Medio Ambiente y Cambio Climático.

Y también, como en el caso de la sanidad, tenemos un compromiso claro de mejorar las condiciones laborales de los profesionales de la educación, en todos los aspectos, en la promoción profesional, en las convocatorias de oferta de empleo público, en la conciliación de la vida laboral y familiar o en la situación de los mayores de 55 años.

El enfoque que los socialistas asturianos hacemos en el siglo XXI de todas estas políticas se desarrolla, como os decía, en nuestro programa, un programa para la Asturias que cree en el progreso. Un programa político para progresar en un desarrollo económico sostenible, una sociedad cohesionada y un territorio equilibrado.