Día Internacional de las Personas con Discapacidad

3 de diciembre

SEGUIMOS AVANZANDO


Todos los años, el 3 de diciembre, desde el Partido Socialista y las organizaciones de la discapacidad nos hacemos eco de la celebración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Es necesario que un día al año reflexionemos sobre el trabajo que se viene haciendo desde las instituciones y la sociedad civil organizada y pongamos en valor los logros conseguidos año tras año. Es necesario que centremos la atención en las personas con discapacidad, demos visibilidad a los temas que les preocupan y les otorguemos el protagonismo necesario.

Paso a paso, con decisión y determinación se van conquistando derechos, alcanzando objetivos, promulgando leyes, adoptando medidas, que hacen de nuestro país uno de los más avanzados en legislación en materia de protección de los derechos de las personas con discapacidad. Aunque se repite con frecuencia y puede sonar a tópico, es una constatada realidad, que todos juntos, cooperando desde el ámbito político y social, hemos conseguido que la discapacidad ocupe un lugar destacado en la agenda política en nuestro país.

El compromiso por el bienestar de los ciudadanos nos anima a continuar trabajando para seguir avanzando hacia una sociedad con mayor equidad y sin discriminación, en la que la discapacidad ocupa un espacio normalizado.

Es importante reconocer el buen trabajo realizado, que nos orientará y estimulará en nuestra labor futura. Por eso, el Día Internacional de las Personas con Discapacidad es una oportunidad para destacar los principales logros del año.

La Presidencia Española de la UE se cerró con balance positivo, no sólo se impulsaron compromisos y políticas a favor de la discapacidad en la agenda política europea, si no que también es una de las prioridades para las posteriores presidencias belga y húngara. Ese reconocimiento público de las políticas a favor de la discapacidad se ha conseguido, entre otras acciones, a través de la Capitalidad Europea de la Accesibilidad, y debemos destacar con orgullo que de toda Europa entre las cuatro finalistas se encuentren dos ciudades españolas, Ávila y Barcelona.

Los avances en nuestro país en materia de discapacidad son un ejemplo para Europa y hay dos hechos, entre otros, que son resultado de las políticas que los socialistas estamos llevando a cabo desde muy diversos ámbitos, en momentos de dificultades merece poner de relieve que en España, la contratación de las personas con discapacidad ha aumentado un 19,1% en el último año y, por otro lado, no menos importante, el haber alcanzado el 97% de escolarización de menores con discapacidad en nuestro sistema educativo.

En estos momentos nuestro principal reto legislativo es la incorporación formal a nuestro ordenamiento jurídico de la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad lo que obligará a modificar determinadas leyes en materia de sanidad, discapacidad, empleo, igualdad de oportunidades entre otras, todas ellas respaldas por el Consejo Nacional de la Discapacidad, como así se recoge en el anteproyecto de ley aprobado el pasado 23 de julio por el Consejo de Ministros, y que una vez convertido en proyecto de ley iniciará su tramitación parlamentaria próximamente.

Nos preocupan y nos ocupan todos los ciudadanos, su bienestar. La Nueva Agenda Social y el calendario legislativo prioritario anunciado por el gobierno representan los instrumentos idóneos para seguir el camino iniciado. La Ley Integral de Igualdad de Trato, un compromiso electoral del PSOE, ley de máxima importancia en la que se viene trabajando desde hace tiempo, vendrá a reforzar más el trabajo de los socialistas por la igualdad. Estableciendo mecanismos que garanticen la no discriminación cualquiera que sea su origen, por nacimiento, raza, sexo, opinión, edad o discapacidad.

Seguir avanzando, consolidar lo conseguido, es la mejor manera de asegurar nuestro estado del bienestar. Es una tarea de todos, de los políticos, de la sociedad civil y de los ciudadanos en general, defender y proteger los logros alcanzados con el compromiso y el esfuerzo compartido.