"Con la reforma de las pensiones se perderá poder adquisitivo en los próximos 10 ó 20 años".

Jesús Caldera alerta de que "con empleos de peor calidad que los que se destruyen la economía española se va encontrar en un callejón sin salida"


El PSOE está preocupado por las políticas del Gobierno de Rajoy en empleo y pensiones. Así lo ha puesto de manifiesto el secretario de Ideas y Programas, Jesús Caldera, que ha acudido a Asturias a pronunciar una conferencia en Mieres sobre Presente y futuro de las pensiones. Sobre este asunto, Caldera ha arremetido contra la reforma de la ley llevada a cabo por el Ejecutivo del PP, en solitario y sin consenso, que "condena irremediablemente a que en los próximos 10 ó 20 años perdamos poder adquisitivo con la fórmula de actualización de las pensiones". José Antonio Alonso, adjunto a la secretaria de Organización de la FSA-PSOE, explicó que la presencia de Caldera en Asturias respondía a la preocupación mostrada en el último comité autonómico por la situación económica de España y Asturias y "por la incidencia que tiene para el empleo y las consecuencias que se derivan de la reforma laboral, así como las perspectivas de las pensiones y el cálculo de su revalorización".

El exministro de Trabajo ha alertado del impacto que tendrá en el consumo, y por tanto en la recuperación económica, si se reduce el gasto de las pensiones, que asciende a más de 100.000 millones de euros anuales, "lo que tendrá un impacto social y económico".

En este sentido, Caldera denuncia que la ley de reforma de las pensiones, "aprobada sin consenso por primera vez, reduce indefectiblemente nuestras pensiones en los próximos 10 ó 20 años porque no hay ninguna posibilidad de que haya ganancia de poder adquisitivo, lo que es un drama y me rebelo contra ello". Entre otras razones, explicó, porque las pensiones españolas "están por debajo de la media europea, por lo que no deberíamos abandonar la experiencia de seguir mejorando el sistema de pensiones como ocurrió entre 2004 y 2010, con subidas de las pensiones mínimas por encima del 40% y, en términos reales, un 24%, mientras que ahora están perdiendo poder adquisitivo".

El exministro criticó la fórmula de actualización de las pensiones, con una subida del 0,25%, mientras los ingresos del sistema de la Seguridad Social no sean superiores a sus gastos, "lo que va a tardar mucho tiempo en conseguirse". Para corregir esta situación, Caldera propone utilizar el fondo de reserva y disponer de recursos suficientes para garantizar un incremento del poder adquisitivo "en los próximos 5 ó 10 años en que, con una inflación moderada, se pudiera seguir incrementando las pensiones según sube el coste de la vida".

Caldera asegura que, "con 1,5 millones más de afiliados el sistema volvería al equilibrio, que no parece imposible que se consiga en los próximos 8 años", por lo que "hay margen para mantener el poder adquisitivo de las pensiones" y haber evitado que "el Gobierno haya roto el dialogo social para condenar a los más débiles". Además, Caldera rechaza el mensaje del Gobierno con las pensiones de que "en el futuro serán más bajas y que los ciudadanos deben buscar fórmulas alternativas para complementar su pensión, quizás es lo que busca con esta ley, pero el sistema privado debe ser complementario, no sustitutivo".

Políticas compensatorias para las regiones del Arco Atlántico

Respecto al impacto que la reforma de las pensiones pueda tener en Asturias, una región con una población envejecida, Caldera admite que el caso del Principado y el de otras regiones del Arco Atlántico "es más delicado que el del resto del país por su situación demográfica, lo que debería hacer reflexionar sobre la necesidad de políticas compensatorias".

Por otra parte, en el intento del PSOE de "corregir los errores que comete el Gobierno de España", el secretario de Ideas y Programas se mostró preocupado por las políticas de empleo, "con unos datos de paro que han mejorado pero no son suficientes", y "con un empleo que tiene una composición peor y de peor calidad que el empleo que se destruye y al que sustituye, lo que es preocupante en términos económicos y sociales, y, de continuar por esta senda, la economía española se va a encontrar en un callejón sin salida".

Tras concluir que esta situación en el empleo es culpa de una reforma laboral que "es errónea e injusta", el exministro invita al Gobierno a reflexionar porque con el empleo que se está generando "no vamos hacia una economía sostenible y deberían tomarse medidas o políticas de acompañamiento de esos salarios con otras medidas, como lo que ha hecho Alemania, con sistemas de formación complementarias y ayudas para viviendas o para el pago de calefacción y complementos salariales". Reflexiones que, a su juicio, no se están haciendo y son necesarias "para que no se sigan ampliando las desigualdades en España, el país de Europa donde más rápidamente están aumentando, lo que va a disparar los costes sociales y económicos y es el riesgo más grave para el crecimiento económico del futuro", como se apunta en el debate que, asegura, ya se está dando en EEUU y en parte de Europa.